Presidente electo de la cámara de representantes de Brasil festejo con fiesta clandestina

El diputado Arthur Lira, alineado con el presidente Jair Bolsonaro, fue elegido como el nuevo presidente de la Cámara de Diputados de Brasil.

El diputado Arthur Lira, alineado con el presidente Jair Bolsonaro, fue elegido como el nuevo presidente de la Cámara de Diputados de Brasil y celebró su nominación con una fiesta para 300 personas en Brasilia, sin barbijo y en medio de medidas estaduales de distanciamiento social, luego de haber prometido trabajar contra la pandemia y la búsqueda de vacunas. Ayer también ganó el otro aliado de Bolsonaro, el senador Rodrigo Pacheco. Él es del partido Demócratas, que se ha fortalecido en las instancias electorales más recientes, en gran parte por la caída de los tradicionales Partido de la Social Democracia Brasileña y Movimiento Democrático Brasileño. Demócratas ocupaba hasta ahora la presidencia de Diputados, de la mano de Rodrigo Maia.

«A partir de ahora la vida es dura», dijo en un discurso Lira, quien estaba acompañado por decenas de legisladores y ministros del Gobierno de Bolsonaro, entre ellos el general Luiz Eduardo Ramos, titular de la cartera de Gobierno, según M24Digital. Del Partido Progresista del estado nordestino de Alagoas, Lira fue filmado en la fiesta sin barbijo y rodeado de personas sin protección contra la pandemia, según reveló la Agencia Estado, que publicó los videos de la celebración.

Estaba presente también Roberto Jefferson, presidente del conservador Partido Trabalhista Brasileño (PTB), aliado del presidente Bolsonaro que fue condenado por robar en 2004 cuatro millones de reales (hoy 800.000 dólares) de su propia fuerza, supuestamente destinados a costear ilegalmente campañas, en el llamado escándalo del «mensalao», según Estado. Lira fue elegido con 302 votos como el candidato de Bolsonaro y del espacio denominado Centrao -pequeños partidos de derechas que son oficialistas desde hace 25 años- derrotando a la oposición y alejando la chance de impeachment del presidente por su actuación en la crisis sanitaria.

Las elecciones no sólo le brindan tranquilidad a Bolsonaro con respecto al juicio político, sino que también implican la salida de las presidencias de las cámaras de políticos que se han enfrentado al mandatario, que los ha acusado de frenar las reformas gubernamentales. A su vez, el centrão comparte la agenda económica liberal del gobierno y en otras ocasiones ha demostrado que puede negociar su apoyo a iniciativas que no comparte a cambio de que sean impulsadas otras que sí le interesan.

Lira fue acusado de «ser un dictador en la primera medida de su gestión» por parte de la presidenta del opositor Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann, porque usó un artilugio para retirar de la mesa de conducción de la cámara baja a los partidos de izquierda y otros que se opusieron a su candidatura, un asunto que puede llegar a judicializarse. Lira señaló una irregularidad administrativa para anular la formación de un bloque de partidos opositores que ocuparía cargos en la Mesa Directiva de la cámara baja. Argumentó que la formación se inscribió seis minutos después del plazo reglamentario, y si bien la oposición reconoció este punto, consideró que la medida es un “acto autoritario”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat