Políticas públicas para aumentar la contribución de los agricultores familiares al desarrollo sostenible

Lo dijo el director general de la FAO, José Graziano Da Silva.

0 135

Los agricultores familiares necesitan políticas públicas y marcos jurídicos propicios que «les permitan adaptarse y prosperar en el cambiante entorno actual» y maximizar su contribución al desarrollo sostenible, aseguró el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

Graziano da Silva participó en el lanzamiento del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar, coincidiendo con un Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible celebrado en Nueva York.

El evento contó con la participación de los responsables de la FAO y del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), que lideran la implementación del Decenio, así como de representantes de Costa Rica y Francia, La Vía Campesina, el Foro Rural Mundial y la Organización Mundial de Agricultores, entre otros grupos.

«Necesitamos reformar nuestros sistemas alimentarios y vincular las actividades del Decenio de la Agricultura Familiar con el Decenio de Acción sobre la Nutrición. Los campesinos familiares son los que producen alimentos saludables. Pueden salvarnos de la epidemia de obesidad, y los necesitamos para contar con dietas sanas», explicó Graziano Da Silva.

Sentar las bases para la implementación del Decenio

Las granjas familiares representan más del 90 por ciento de todas las explotaciones agrícolas del planeta y producen el 80 por ciento de los alimentos a nivel mundial en términos de valor.

Recordando que, aunque los agricultores familiares son un grupo muy heterogéneo y no existe un enfoque único para todos, el Director General de la FAO destacó dos medidas comunes clave que ayudarán a allanar el camino hacia la implementación del Decenio: «en primer lugar, la FAO y el FIDA han establecido un fondo fiduciario de múltiples donantes. La FAO ya ha asignado algunos fondos iniciales para promover un mejor diálogo e intercambio entre los agricultores sobre políticas públicas».

En segundo lugar, instó a los países a progresar en la elaboración de sus Planes de Acción Nacionales, basados en el Plan de Acción Mundial de la FAO y el FIDA lanzado en mayo. «De esta manera, la FAO y el FIDA comprenderán mejor las demandas y los procesos de cada país», explicó.

Los agricultores familiares como factores clave

Da Silva señaló que los agricultores familiares también podrían desempeñar un papel vital para aumentar la producción y el consumo de alimentos frescos, sanos y diversificados y, por lo tanto, en la mejora de la dieta de las personas.

Los agricultores familiares necesitan políticas públicas y marcos jurídicos propicios que «les permitan adaptarse y prosperar en el cambiante entorno actual» y maximizar su contribución al desarrollo sostenible, ha asegurado el jerarca.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.