Piden prisión preventiva para Keiko Fujimori

Fujimori es acusada por un delito de lavado de activos. La constructora Odebrecht y otros empresarios peruanos, habrían financiado sus campañas electorales en 2011 y 2016.

Keiko Fujimori | Perú
Xinhua

En marzo de este año el fiscal anticorrupción José Domingo Pérez, pidió 30 años y 10 meses de prisión para la candidata a la presidencia, Keiko Fujimori. Este pedido fue ratificado este jueves, además, de solicitar al juez Víctor Zúñiga Urday revocar la orden de comparecencia con restricciones que se dictó contra Fujimori y que se imponga prisión preventiva en su contra.

Hace dos años que comenzaron las investigaciones por la que se acusa a 41 personas por lavado de activos procedentes de la constructora brasileña Odebrecht, para financiar las campañas políticas de Keiko Fujimori, en 2011 y 2016.

El fiscal asegura que Fujimori incumple las reglas impuestas cuando consiguió la libertad en 2020, según el documento al que accedió El Comercio. Una de esas reglas consistía en no comunicarse con testigos vinculados al caso.

“Se ha determinado nuevamente que la acusada Fujimori Higuchi incumple con la restricción de no comunicarse con los testigos. Se ha advertido como hecho público y notorio que se comunica con el testigo Miguel Torres Morales”, dice el documento.

«Pedimos 30 años por los delitos de delincuencia organizada, lavado de activos, obstrucción a la Justicia, fraude en procedimientos administrativos y falso testimonio”, anunció el fiscal.

Cuando en marzo se hizo el pedido Fujimori dijo que lo que se buscaba era entorpecer su campaña a la presidencia. “Por más que un fiscal quiera ahora meterse en la recta final de la primera vuelta, yo seguiré enfrentando esta persecución y avanzando con energía para que juntos podamos superar esta emergencia sanitaria y económica”, escribió en sus redes sociales.

Lavado de activos

El fiscal además solicitó la disolución del partido de Fujimori, Fuerza Popular, que fue fundado en 2010. Ya son varios los empresarios y antiguos colaboradores que admitieron las maniobras del partido para ocultar los pagos.

La empresa brasileña Odebrecht aportaba a las campañas electorales de Fujimori con la expectativa de que los políticos favorecieran a la empresa cuando llegaran al Gobierno.

Desde Fuerza Popular reclutaban falsos cooperantes que firmaban recibos de dinero que no habían donado a la campaña. Mientras, otras personas de confianza depositaban el dinero procedente de Odebrecht y otros empresarios, a la cuenta bancaria del partido. El partido declaró esos aportes simulados a las autoridades electorales.

Uno de los principales banqueros de Perú, Dionisio Romero Paoletti, confesó haber otorgado más de 3,6 millones de dólares en efectivo a la campaña de Keiko. Otros empresarios también admitieron haber aportado. Vito Rodríguez dijo haber entregado 200 mil dólares y Juan Rasmuss 4,8 millones de dólares, según informa El País de Madrid.

“El dinero que proviene de Odebrecht se habría intercalado con el dinero de origen lícito que proviene de empresarios [peruanos] para evitar que se identifique en qué situación se introdujo el dinero de fuente lícita y el de fuente ilícita”, afirmó el juez.

Prisión

Cabe recordar que Fujimori ya estuvo en prisión por este caso. En noviembre de 2019 salió de la cárcel luego de 13 meses de prisión preventiva. Sin embargo, en enero de 2020 volvió a la cárcel luego de que un magistrado entendiera que existía riesgo de fuga. En mayo del año pasado consiguió salir, debido a la situación sanitaria por la pandemia de covid-19.

Ahora resta que el juez decida si se inicia un juicio oral, que podría durar meses.

3 Comentarios

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo

Abrir chat