#OpiniónPequeño balance de “las Navidades”

0 144

Pasadas la Nochebuena y la Navidad siempre quedan cosas para comentar, algunas positivas y otras negativas.

Como cosa positiva podemos nombrar la reunión familiar, reencontrarse con algunos afectos que de repente hace tiempo que no veíamos, y también, por qué no, las cosas ricas que se pueden comer y tomar en estas fechas y que de repente durante el año no consumimos (por ejemplo huevos rellenos, ¿por qué no comemos huevos rellenos durante el resto del año? Buena pregunta).

Por supuesto que en esas mismas reuniones se corre el riesgo de que algún borracho indigesto ponga alguna cuota de tensión en los festejos pero bueno, es familiar y hay que bancárselo.

Pequeños sinsabores aparte, el balance de las reuniones familiares y de amigos en Navidad siempre es positivo, aunque por unos días no podamos ingerir cordero, lechón, ensalada rusa, turrón y pan dulce porque ya no los podemos ni ver.

Por otro lado, y como el hecho más negativo de estas fechas tenemos el terrible asesinato de un obrero del volante, taxista, que motivó un paro durante el día 24 que complicó mucho a la gente que no podía movilizarse. Entiendo que es un hecho desgarrador pero como escribía en una columna de hace unos días, debería haber medidas más creativas y efectivas para este tipo de situaciones. Por ejemplo, que durante un par de días las empresas de transporte de pasajeros y los taxis pongan una sobre-cuota, por ejemplo del 10%, en el valor del viaje y del boleto y que ese dinero se destine para la familia del trabajador fallecido.

Por otro lado, como un hecho desagradable podemos mencionar la trifulca y los incidentes que se armaron en la calle Orinoco en Malvín, donde una horda de impresentables tiró botellas y rompieron cosas en la tarde del 24. Y la Policía, ¿dónde estaba? Porque ya se sabía desde hacía varios días que esa reunión ilegal se iba realizar, y sin embargo no se tomaron medidas no ya para prohibirla o evitar que se realizara, si no por lo menos que no pasara lo que al final terminó ocurriendo.

Hasta acá este pequeño balance de la Navidad, sin olvidarnos de que en pocos días se repite la bola con los festejos de Fin de año.

Que no haya que lamentar nada.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.