Opinión“¿Para qué futuro educamos?”

En la década del 60 la educadora Reina Reyes nos abría la cabeza con su libro “¿Para qué futuro educamos?”.

0

Cincuenta años después, el mundo cambió muchísimo, por lo que el título sigue vigente. Con la difusión de los resultados sobre repetición, el tema volvió a subir de temperatura, por más que este fue un año muy caliente. Es difícil separar la paja del trigo en medio del tiroteo de intereses, mucho más en tiempo electoral. Es una pena. Porque en este tema, en el de la integración social, la inseguridad, la droga, la recuperación de los que han delinquido, deberíamos estar tirando todos para el mismo lado.

Se han superado otras prioridades como el trabajo, los índices de pobreza e indigencia, el ingreso, el nivel de desarrollo del país. Por supuesto que en todo hay mucho por hacer. Pero en esos temas estamos en problemas. Todos estamos en problemas y no solo el gobierno. Porque los sufrimos todos. Y porque si todos no colaboramos va a ser muy difícil salir adelante.

Y este es el primer problema para empezar a responder la pregunta de aquella gran educadora: “¿Qué país queremos?”. No alcanza con quejarnos y pedirle cuentas a los más directamente responsables. Ya ha comenzado el tiempo electoral. ¿Demasiado pronto? Tal vez. Pero de todas formas la atmósfera que estábamos viviendo era peor. Nadie del gobierno pretende eludir ninguna responsabilidad, pero tampoco ayudan los titulares constantes exagerando realidades carentes con el mismo entusiasmo con que se saborea un triunfo de la Celeste. Entonces, bienvenido el tiempo electoral. Además de críticas vendrán propuestas. Y es aquí donde deberíamos encaminar la competencia electoral: ¿qué país queremos, qué ciudadanos queremos y qué convivencia queremos para nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos? De allí sale la base para ¿qué educación necesitamos?

No podemos seguir tratando todos los temas dentro de una bolsa de gatos. Más allá de quién gane las elecciones, de las mayorías y minorías, debemos preservar lo que nos es vital para todos nosotros.

Mañana – como “uno de nosotros” –, pensemos algunas cosas básicas sobre nuestra educación.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.