"Es de esperar que la perspectiva global sufra un poco por eso"ONU: disputas comerciales EEUU-China son «muy perjudiciales para todo el mundo»

0 116

Las disputas comerciales entre Estados Unidos y China auguran males para la economía y el comercio mundiales y no benefician a nadie, afirmó el economista jefe de la ONU, Elliott Harris.

«El impacto no se limita a las dos partes en sí mismas, sino que afecta a todo el comercio mundial y afectará de forma inevitable el desempeño económico mundial en general», dijo a Xinhua en una entrevista reciente.

Harris, que es también asistente del secretario general para desarrollo económico, describió las tensiones comerciales entre las dos mayores economías del mundo como «una desventaja para todos los países que participan en el comercio global» y subrayó que muchos han comprobado ya que están siendo afectados.

«Todo el mundo se da cuenta de que estas disputas comerciales son potencialmente muy perjudiciales para todo el mundo y no hay nadie que se vaya a beneficiar de ellas», apuntó. «Ninguna parte se beneficiará de continuar con las disputas comerciales».

Se trata de «una situación muy peligrosa para nosotros porque agrava algunos de los riesgos que la economía global está ya afrontando», dijo Harris, y añadió que los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU serán por lo tanto mucho más difíciles de cumplir.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y el Banco Mundial redujeron recientemente sus previsiones de crecimiento mundial para 2019.

Esta revisión a la baja, según Harris, se debe a la lentitud del ritmo de progreso en las negociaciones comerciales entre EEUU y China.

La ONU tiene previsto publicar este martes su último informe Situación y Perspectivas de la Economía Mundial y, de acuerdo con Harris, la influencia de la gran tensión comercial se verá reflejada en el análisis.

«Es de esperar que la perspectiva global sufra un poco por eso», dijo.

El economista jefe de la ONU señaló que el comercio, a través de las cadenas de valor globales, ha sido «una forma en la que diferentes países en diferentes niveles de desarrollo pueden participar entre sí en el proceso de crecimiento y desarrollo».

Por lo tanto, cualquier cosa que socave el sistema de comercio multilateral, un sistema abierto y no discriminatorio, tendrá un impacto negativo en la capacidad de todos los países para buscar relaciones comerciales sanas, agregó.

En el último estallido de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, Washington aumentó los aranceles adicionales sobre importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares estadounidenses del 10 al 25 por ciento a principios de este mes, y ha amenazado con aumentar los aranceles sobre más importaciones chinas.

En respuesta, China anunció que aumentará los aranceles adicionales sobre un rango de importaciones de Estados Unidos a partir del 1 de junio y «luchará hasta el final».

Al pedir que se terminen las disputas lo más rápido posible, Harris dijo que no cree que una guerra comercial a gran escala entre Estados Unidos y China sea inevitable.

«No creo que ninguna disputa sea inevitable. Creo que todas las disputas pueden resolverse», dijo.

Al observar que el mundo tiene un sistema de comercio multilateral con instituciones diseñadas para que todos se beneficien, Harris instó a todas las partes a «subrayar estas instituciones, apoyarlas, fortalecerlas y usarlas para discutir los asuntos que obviamente han causado problemas entre socios individuales».

El comercio basado en el respeto mutuo permite que todos los socios, independientemente de su tamaño, se beneficien, dijo. «Ese es el principio detrás de nuestro sistema. Y creo que ese principio sigue siendo válido».

Guerra comercial no sirve de nada y conduce a resultado perder-perder, opina experto chino

Una guerra comercial no resolverá ningún problema y sólo dará como resultado pérdidas para ambas partes, opinó un investigador de economía en entrevista con Xinhua.

«Desde una perspectiva económica, el argumento de Washington de que las alzas a los aranceles generan beneficios es completamente falso», dijo Liu Shijin, subdirector del comité económico del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino y exsubdirector del Centro de Investigación del Desarrollo del Consejo de Estado.

Liu señaló que China y Estados Unidos representan cerca del 40 por ciento de la economía mundial y dijo que una guerra comercial no resolverá ningún problema. Por el contrario, conducirá a pérdidas para ambas partes y tendrá un impacto en la economía mundial y en la globalización económica.

«La formación y desarrollo de las relaciones comerciales chino-estadounidenses han estado basados en las diferencias entre ventajas comparativas y ventajas competitivas», dijo Liu, quien agregó que los medios existentes de cooperación económica, como resultado de las conductas comerciales de los productores y consumidores de ambos países, son benéficos para ambas partes.

El experto indicó que lo hecho en China ha reducido los costos de producción y los precios de los productos domésticos estadounidenses, ayudando a mantener estables los precios al consumidor del país y a generar una amplia gama de beneficios a los consumidores estadounidenses.

«El argumento de que las alzas arancelarias sólo dañan a la economía china y no a la economía estadounidense es insostenible», según Liu.

Ante el uso de Estados Unidos de las alzas a los aranceles para escalar las fricciones comerciales, Liu prevé sólo presión de corto plazo e influencia limitada en la economía china.

En conjunto con los mercados diversificados en desarrollo, las exportaciones de China se han vuelto menos dependientes de Estados Unidos, dijo Liu. Los sectores de exportación chinos son capaces de enfrentar los choques y desafíos de las crecientes fricciones comerciales.

«Como la fortaleza económica de China sigue creciendo, las contradicciones entre los dos países también se están agravando», dijo.

Estados Unidos está aprovechando el poder de Estado para frenar a compañías chinas como Huawei, con el fin de reprimir la creciente fortaleza tecnológica de China.

Reprimir a compañías chinas como Huawei no sólo dañará a los proveedores directos de la compañía y a otras firmas en las cadenas industriales correspondientes sino que también ocasionará que las compañías estadounidense salgan perdiendo en el mercado chino. Esto daña los intereses de los consumidores estadounidenses y afecta adversamente a compañías estadounidenses de alta tecnología, que de otra forma podrían hacer un mejor uso de sus ventajas técnicas, advirtió Liu.

El experto dijo a Xinhua que es normal que la economía china se desacelere un poco. Mientras la economía se expanda establemente, el empleo no será un problema.

Con respecto a China, lo más importante es continuar profundizando más la reforma y apertura de su mercado para imponerse en el desafío, según Liu.

Además, se pueden promover nuevos motores de crecimiento mejorando la eficiencia, elevando los ingresos del grupo de ingresos más bajos, mejorando el capital humano, actualizando el consumo y la estructura de manufactura, así como impulsando la innovación y el desarrollo ecológico.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.