#IdearioObstinación demoníaca

7 343

Un símbolo esconde un signo, el signo descarga su violencia, diferida en un metalenguaje que inhibe y un mito no tiene nada que decir y así estamos en el instante justo en que Rimbaud se me cae de las manos.

El mercantilismo impuso su substancia, todo ha tomado forma de envoltura y nadie, nadie explica por qué la bestia ha abierto más su apetito… la cultura satánica besa en la boca al enemigo y luego lo penetra, mientras la manada se distrae y abre los brazos con signo acogedor y complaciente… luego la manada es tomada como rehén y asiste con placer a su exterminio… ya nadie objeta nada, tú mismo puedes ser un infiltrado, un ser social o antisocial, ¿qué importa?

Hay demasiados muertos sin vigencia, sentenciada la calle por el prostíbulo político que promueve sus héroes luciferianos en TV y redes de la web… la gente dice estupideces en 100 pulgadas… un imbécil, un enigma, una clave… paralizados en la anarquía de la página, adora la justicia cuando está de su mano… en toda su evidencia la verdad fue violada, ¿no es suficiente?

Asistimos a una situación de crisis absoluta de valores: una absoluta crisis de lo absoluto. Para unos, síntoma infernal de la confusión del mundo, el demonio y la carne… para otros, realización del paraíso de la igualdad, la fraternidad y la libertad. Finalmente para todos, un flujo irreversible de acontecimientos cuya flexibilidad no consigue ocultar su extremo rigor: Desacreditamos viejos paradigmas por ser inútiles para afrontar una nueva realidad, cuando en realidad el equívoco es utilizarlos y la tentación más fácil fingir una crisis. Pero no hay exactamente crisis de valores, imperan unos nuevos apenas identificados, tanto más peligrosos cuánto más invisibles, cuanto menos se discuten. Indudablemente es preferible hablar de Pasión y ya no de crisis., para identificar las nuevas formas (¿post-históricas?) en que anacronismo e hipercronismo, academicismo y homogeneidad se manifiestan.

Referir la situación actual de sobrevida en Argentina, a la metáfora del demonismo es una prevención, un aviso emergente de los que sabemos que asistimos al final de un tiempo, un paso más allá de ingenuas y absurdas soluciones reaccionarias, sin meta y sin finalidad alguna, en estado de desesperación inocultable, lanzando un silencioso alarido que llame a las deidades a producir un cambio milagroso, pues la resurrección de dioses y demonios crece, cuánto crece la incertidumbre. En ella afloran al mismo ritmo todo tipo de creencias y descreencias, que crecen en su propio ocultamiento.

Hablar de demonismo es hablar de la subida de la marea negra del ocultismo, trenzada con la oscura amalgama de las religiones clásicas, modernas y posmodernas, donde las ceremonias secretas de los oficiosos reptilianos antropófagos, se multiplican revisando juicios sumarios al disidente, coincidiendo con el tránsito en un tercer milenio de las grandes muertes, como anatemas y exorcismo de la incertidumbre, un principio de milenio perpetuo que consiste en ocultar la arbitrariedad del calendario, donde el áurea ha perdido la batalla.

El demonismo, ese colapso, esa dificultad, en la que aflora toda suerte de resurrecciones dogmáticas, devenidas en la eliminación de los registros éticos a los que hice mención en la editorial pasada, como única salida de la matrix y del estado de degradación del ser…

El mal, en tanto principio dialéctico, es una negación, una deconstrucción de raíz constructiva, ya que posibilita la dialéctica de la transformación contra todo lo que se vuelve rígido y absoluto. No hay por tanto mal en el mal y sí en el rigor del absoluto, del bien, del dogma, de todo lo que vuelve continuo, todo lo que tiende a lo indiferenciado o a la indiferencia. Lo bueno de lo malo se opone pues a lo malo de lo bueno.

Una alteración en la lógica de las transformaciones, que por naturaleza sufrimos o disfrutamos… esa alteración equivale a una conversión del mal en bien, a una inversión funcional: lo relativo convertido en dogma, la ley en modelo de delito.

Pues cada cultura comienza por inventar el desorden, proyectándolo sobre el orden anterior y fingiendo un principio. La moralidad de gobiernos satánicos y habitantes del planeta, no es ya doble o triple, sino infinita, y en ese juego sin fondo, sin gracia alguna, la mentira de ninguna verdad alumbra la falacia de cada moralidad oculta en su negación. Se trata de una nueva treta que exige una nueva sensibilidad, una nueva lógica, una gonia.

«Cualquiera, todos y ninguno» son las entidades de una nueva trinidad, cuyo imperio sacrifica simbólicamente a «cada uno» y en su nombre. «Cualquiera, todos y ninguno», es el lugar de una nueva legitimación, el número y el numen de Satán Trimegisto, elevado a ley.

A la pasión y muerte del autor-dios, anunciada por Roland Barthes en 1971 en su publicación «Fom Work to Text», que completaría en su ensayo de 1977 «The Death of the Author», continúa entonces su resurrección en un nuevo y peligroso «Mesías Inverso», que no dice hablar ya en nombre de los dioses – como el mesías clásico -, ni en nombre de la historia o el progreso – como el mesías moderno-, sino en nombre de una nueva Autoridad, una divinidad que apenas hemos identificado: cualquiera, todos y ninguno, juntos en su desapasionamiento hacia todo lo que es, indiferente a la diferencia, frívolo en sus formas y dogmático en sus actitudes. Es ese hombre pervertido y perverso, que habita en el santuario sacralizado de este tiempo satánico por el que transitamos.

Quizá sea difícil encontrar una imagen más perfecta de espectáculo abierto, multidimensional, real, frívolo y profundo que el imperio de simulación, donde se debaten las realidades argentinas, incluidas campañas eleccionarias, fundidas en la representación y máscaras satánicas, basta visualizar los rostros de los invitados al espectáculo de la moralina apestosa, donde cada personaje juega su libreto sin necesidad de una conciencia macroscópica de la escena, sin existir un director local que asigne los papeles y que pague la comisión de un espacio donde la ceremonia se consume.

Descubrir, a pesar de todos los que pueden horrorizarse de mi visión, que nuestras instituciones, nuestra vida cotidiana, nuestros sistemas de interpretación, están sometidos al imperio de la simulación, es poco más que descubrir que el modelo humanista de la vida en estado natural, es poco más que un modelo olvidado, hoy un recuerdo escindido.

Este es el estado artificioso y continuo que como paisaje recibimos. Lo que resultaría aún más ingenuo sería elevar al terreno del deseo justo lo que ya existe como realidad. Porque aunque el conocimiento implique responsabilidad, la irresponsabilidad de los ignorantes que rigen en esta tierra, no va a curarnos del conocimiento, ni de la incapacidad de funcionarios, para asumir responsabilidades, que hagan de precisa su permanencia en la función para la que no están capacitados, pero la máscara del simulacro impone criterio. (…)

El demonismo es una transición a lo falaz, al desvalor, al desvanecimiento de la armonía, a la materialización del alma devenida en producto a consumir, el advenimiento de las sombras, de los sombríos personajes que todo lo aniquilan en nombre de ningún sentido, la simulación de un simulacro y la metáfora de una metáfora, en un pliegue de espectáculo cual germen de discontinuidad. Y lo que ha sido útil para hacer, equivale para deshacer, aniquilar y eliminar: un delito de lujo, promocionado y anunciando por eunucos sin cabeza que reptan hacia la cima de la pirámide de Ex nihilo.

Desde la dialéctica de la soledad, disfrutando del juego solipsista, afirmo que la vida en libertad y verdad, sin eufemismos ni metáforas demónicas, es la reivindicación de muy pocos, extraña paradoja cuyo anclaje es indefinido, una barrera fundamental que logra más allá de cualquier intento fundacional que la identidad deje de multiplicarse, proyectándose en espejos cóncavos y convexos, donde nadie sabe ya quién mira a quién, ya no hay por qué, ni para qué, sólo sexo, sangre y soplo, escrituras rituales, cifras de un sentido.

Una mirada hacia la realidad, inventada o real concreta, me bastaría para ilustrar profusamente cualquier sintomatología para la alteración de lo demoníaco en demonismo, cual metáfora de la existencia en la era de la posverdad, que derrumba todo intento de liberación.

También podría gustarte
7 Comentarios
  1. Sebastián Matheus dice
    Un claro ejemplo de erudición y conocimiento el del filósofo de la Patria Grande. Un editorial para que sea leído en los diversos ámbitos de la cultura y de la política. Estupendo análisis.
  2. Celeste Tapias dice
    Gran artículo, ¡enhorabuena! ¡Saludos desde México Maestro!
  3. Enrique Letellier dice
    Genial, genial el articulo, genial!!! Es un homenaje a la inteligencia humana y a la estupidez de quienes eligen reptiles para gobernar.
  4. Miguel Moreno dice
    Suscribo todas y cada una de las opiniones expresadas en este artículo trascendente. Pareciera que este filósofo vino de otro tiempo con signos de este milenio. Imposible no sugerir la lectura de sus libros, bien censuraditos por el sistema y por Macri, el represor.
  5. Evelyn dice
    ¡Al fin! Es una suerte que vagando por la web haya encontrado este artículo fuera de todo referente. Una maravilla que nos alerta sobre lo terrible de ese tiempo de demonios encarnados en políticos y otras cosas. Felicitaciones de corazón!
  6. Daniel dice
    Exelente artículo de el filósofo Eduardo Sanguinetti.
  7. Carlos dice
    Sólido y profundo analista que cuestiona y denuncia la voracidad y cruel avance de la oligarquía aniquiladora de los valores básicos de convivencia humana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.