Nuevo ataque contra la Zona Verde de Irak

Nuevos cohetes cayeron hoy en la exclusiva y vigilada Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran la embajada de Estados Unidos y los principales edificio oficiales de Irak, mientras que cada vez más países retiran sus tropas del país, por el riesgo del nuevo coronavirus y la necesidad de combatir la pandemia en su propio territorio.

0 171

Desde finales de 2017, Bagdad anunció a bombo y platillo la victoria sobre el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que durante un tiempo llegó a controlar un tercio de su territorio.

Desde entonces, la coalición dirigida por Washington indicó en reiteradas ocasiones que retiraría a sus militares de territorio iraquí.

De momento, 2.500 instructores -un tercio de las tropas de la coalición- han dejado el país o lo abandonarán próximamente, suspendiendo los entrenamientos de lo soldados iraquíes.

La semana pasada, todas las tropas extranjeras abandonaron la base de Al Qaim, en la frontera siria, incluyendo franceses y estadounidenses. El jueves, lo harán las que se encuentran en la base de Al Qayyarah, en el norte.

Retirada completa o parcial

El Reino Unido y Australia anunciaron que solo retirarán a sus instructores de Irak, pero que mantendrán allí al «personal esencial», mientras que otros países como Francia y República Checa retirarán a todos sus efectivos.

Según la coalición, la retirada se ha acelerado por la propagación del nuevo coronavirus, que causó hasta ahora la muerte de 29 iraquíes y contagió a cerca de 350.

En algunos países con importantes contingentes en Irak, como España o Francia, la epidemia está causando verdaderos estragos.

A este factor se suma el de los retirados ataques contra la coalición registrados en los últimos meses.

Este jueves, dos cohetes cayeron en la Zona Verde de la capital, donde se encuentra la embajada de Estados Unidos, entre otras instituciones, según el ejército iraquí.

Los tiros no causaron daños ni víctimas, y constituyeron el 26º ataque contra intereses estadounidenses o de la coalición en Irak en seis meses.

Durante mucho tiempo, los ataques no fueron reivindicados pero Washington ha acusado desde el principio a las facciones armadas pro-Irán, que han reclamado de forma incesante la expulsión de los estadounidenses de Irak.

Ahora bien, después de que los ataques mataran a tres estadounidenses y una británica, un misterioso grupo empezó a reivindicarlos.

En unos videos publicados después de dos ataques recientes contra bases de la coalición, unos hombres armados y con pasamontañas, con la voz modificada por ordenador, reivindicaron los tiros de cohetes y afirmaron actuar en nombre de la «Liga de los revolucionarios», un grupo totalmente desconocido hasta entonces.

Pero, según altos responsables de la coalición, se trataría de «disidentes que se reagrupan». «Al final, son los mismos actores que se organizan de un modo un tanto diferente», apuntó uno de ellos.

Con todo, la opinión pública parece mucho más preocupada por la propagación de la epidemia de COVID-19 que por la retirada de las tropas extranjeras, pues la enfermedad podría resultar catastrófica en un país con escasez crónica de medicamentos, médicos y hospitales.

Además, el país continúa sin tener gobierno, y sigue bajo las riendas de Adel Abdel Mahdi, el primer ministro que dimitió en diciembre, pues Adnane Zorfi, que fue designado para el cargo, todavía no ha logrado formar un ejecutivo.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.