#OpiniónNuestra institucionalidad democrática, política, social y cultural

2 136

Vivimos en épocas en que regional y mundialmente suceden acontecimientos que ponen en peligro los valores democráticos, la justicia social, existiendo injerencias violatorias de la soberanía de las naciones, etc. La campaña electoral con elecciones que se presentan divididas, complica el panorama político.

En esa situación, si algo debemos reivindicar los uruguayos sin distinción de colores partidarios, es nuestra institucionalidaddemocrática, política, social y cultural, valorada positivamente a nivel regional y mundial. Demostrada recientemente con la ratificación positiva por parte de la empresa finlandesa UPM respecto de la construcción de la segunda plantade celulosa en nuestro país. Ello significa mucho, considerando ese mundo vertiginoso al que referíamos, en el cual nuestra reconocida institucionalidad torna fundamental su defensa, sin distinción de colores partidarios. Los desafíos a enfrentar son varios.Enumeraremos sólo algunos.

La tecnología. Respecto de la denominada transición tecnológica, nos limitamos a mencionar el fenómeno y su fuerte repercusión en el sistema. Por ejemplo, la fuerte inclusión digital existente y las notables desigualdades que se aprecian; su fuerte concentración monopólica que origina problemas múltiples tales como la piratería informática, fraudes evasivos, pérdida de privacidad, etc. También la llamada robotización del trabajo, que genera y acentúa la fragmentación del mercado laboral y reemplazos de puestos de trabajo. Sin duda que habrá que adaptar el mercado, adecuar políticas de empleo, desempleo, formación laboral, trabajo de la mujer, papel del Sistema Nacional de Cuidados, analizar estratégicamente el trabajo independiente y las Pymes, buscar un marco legal adecuado, no fomentar el desequilibrio entre lo social y lo económicoa través del otorgamiento de prestaciones inadecuadas, etc. Finalmente ante la delicada situación, debemos recordar a Adam Smith cuando a mediados del siglo XVIII decía: «El robot va a perder. No por mucho. Pero cuando se anote el resultado final, la carne y la sangre derrotarán al monstruo maldito».

Uso de los medios. Es incontrastable el interesado uso que se hace de los mismos, lo que no resulta difícil de explicar. Acaso a niveles globales y regionales ¿no es de mucho interés para los medios y quienes están detrás de ellos atacar la figura del Estadoexpresando que se gasta mucho, o que la Seguridad Social le cuesta bastante a la sociedad, o para sembrar el miedo por la inseguridad, fomentar las privatizaciones y el individualismo en detrimento de la justicia social y la solidaridad y la soberanía nacional? Agreguemos la flexibilidad y desregulación de las nomas laborales y la privatización de la Seguridad Social, aspectos de mucho interés para dichas corporaciones, de lo cual tenemos múltiples ejemplos en el vecindario regional. Contrariando además el reciente informe de OIT que recomienda mundialmente volver alos sistemas públicos. A propósito, ¿qué difusión se le dio por los medios al citado informe?

Fomento del descreimiento en la política. Es un hecho muy común.Varias décadas atrás, el ex-Presidente de Francia Charles de Gaulle expresaba: «He llegado a la conclusión de que la política es demasiado seria para dejarla en manos de los políticos». Actualmente es común escuchar expresiones como que «los políticos son todos iguales» o conceptos similares. Durante la campaña para las recientes elecciones internas, fue común que el candidato Juan Sartori dijera que había que cambiar la forma de hacer política porque la actual estaba perimida. ¿No es eso descreimiento en la misma? La política es cultura, consecuentemente el fenómeno que estamos comentando es político-cultural. Y considerando la profundidad del tema, habrá que sostener una fuerte luchaa efectos de encararlo, teniendo en cuenta que existen visiones diferentes de la ideología y la política. ¿Ejemplos? Las diferencias existentes entre el individualismo y la solidaridad, o entre el desarrollo visualizado sólo desde el punto de vista económico o el analizado integralmente.

Visión estratégica. La más que compleja realidad actual motiva la necesidad de abordar el presente y futuro con dicha visión, esto es, objetivos definidos, mediciones y evaluaciones autocríticas del proceso. Reconocer que existen avances, retrocesos, dificultades, porque en democracia, las metas planificadas no se imponen por el simple hecho de ejercer el gobierno, sino es fundamental la participación de la ciudadanía, el diálogo con negociaciones bipartitas o tripartitas, etc.

Desarrollo integral. Es esencial partir del mismo, esto es, desarrollo no significa crecer sólo económicamente, sino además social, humana e inclusivamente. Resulta sustantivo partir de los Derechos Humanos en su visión global e integral, esto es, política, económica, social y cultural. Se trata de evolucionar desde una sociedad sustentada en la desigualdad y exclusión, hacia otra basada en la igualdad y la justicia social.

Empoderamiento ciudadano. Referimos a una sociedad participativa.

Es por demás positivo el ejemplo del B.P.S, pero es mucho más que eso. Se trata de originar mayor contacto con la sociedad, a través delas múltiples formas de diálogo existentes. La importancia de la política, de los actores políticos y de la ciudadanía, es sustancial para la sociedad y la institucionalidad democrática.

En síntesis. Hemos expuesto lo que significa para nuestro país, tener una institucionalidad democrática integralmente considerada, esto es, política, social y culturalmente que debemos defender a fondo por todo lo que nos ha posibilitado avanzar en aspectos sustanciales y el prestigio que nos ha dado.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. SIN.CERO dice
    Discrepo tajantemente que sea democrática, porque tenemos una muralla en la suprema corte en protección de militares violadores de los DDHH. entendiendo que sin justica no hay democracia.
  2. Mario Conde dice
    «Nuestra institucionalidad democrática, política, social y cultural» estuvo en riesgo cuando la derecha malsana esparció la mentira infame de que Raulito no tenía título!!! Por eso el Plenario denunció el canallesco ataque y tuvo el coraje, la solidaridad y la ética de defender al compañero firmemente!!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.