«No podemos pensar en seguir vendiendo miel en tambores»

«Hay que prepararse para nuevos desafíos, y eso requiere esfuerzo, trabajo, cambios estructurales en el sector», dijo Pintos.

1 948

«La Comisión Honoraria de Desarrollo Apícola (CHDA) está trabajando en base a un proyecto que presentó ante la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE), que tiene tres componentes muy vinculados a la comercialización», afirmó Julio Pintos, titular de este organismo.

Hoy, el país «tiene un problema comercial importante a nivel mundial», afirmó Pintos, agregando que «la miel uruguaya se vende muy lentamente, al igual que las argentinas y brasileñas; y además, han bajado los precios». Este escenario plantea el desafío de diversificar la producción, los mercados, y ofrecer productos diferenciados.

Frente a esta coyuntura, en el marco de la ejecución del proyecto de la CHDR con financiamiento de ANDE, «estamos trabajando en primer término en la analítica de la miel, para poder determinar la presencia de componentes o sustancias que puedan incidir (negativamente) en el comercio internacional». Este eje de trabajo busca reducir los altos costos de análisis que se deben pagar a laboratorios extranjeros, desarrollando una infraestructura nacional accesible a los productores locales.

Según Pintos, «lo fundamental es que el productor será dueño de la información, sin quedar en una relación desigual con los compradores internacionales. Esto es fundamental para que el productor pueda defender su precio».

Otro de los resultados de este componente del Proyecto es poder «hacer la clasificación de mieles para ofrecerlas a diferentes mercados».

El segundo componente del Proyecto «es el análisis de los mercados del mercado mundial de miel. Estamos viendo cuáles son nuestros compradores tradicionales y buscar la forma de diversificar mercados por distintas vías. Entre ellas, encontrando nuevos compradores, nuevas envasadoras a las que les pueda interesar trabajar con mieles homogeneizadas, clasificadas, con un color uniforme, es decir, avanzar un paso más en el comercio y no enviar a los grandes acopiadores del mundo y remitir producto a otros compradores más pequeños, más específicos», informó Pintos.

Más mercados

Por otro lado, este proyecto también tiene «un componente de búsqueda de mercados para otros productos de la colmena. La idea es comenzar un proceso de diversificación productiva para que los apicultores no dependan exclusivamente de la venta de miel». De acuerdo a lo informado por el titular de la CHDA, «hay oportunidades para los propóleos, para la apitoxina, con el polen y con la cera».

En la medida en que se identifiquen nichos de mercado interesantes, la CHDA «desarrollará la tecnología necesaria en Uruguay, y la difundirá a nivel de productores para que puedan producir lo que el mercado requiere». El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, INIA, será la entidad referente en lo referido a los aspectos tecnológicos y a la transferencia de tecnología.

Los cambios en el comercio de miel en el mundo han sido «enormes, y no podemos pensar en seguir vendiendo miel en tambores como lo hacemos desde hace 40 años. Hay que prepararse para nuevos desafíos, y eso requiere esfuerzo, trabajo, cambios estructurales en el sector, y este Proyecto nos ayudará a caminar en ese sentido», aseveró Pintos.

Estas trasformaciones requieren financiamiento, y en este sentido, Julio Pintos señaló que además de las líneas de crédito que pueda otorgar a los apicultores República MIcrofinanzas, «la Dirección General de Desarrollo Rural del MGAP ya tiene aprobado un nuevo proyecto con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, para el financiamiento de iniciativas de productores familiares, que también comprende a la apicultura». Por lo tanto, explicó Pintos, «cuando se necesiten líneas de financiamiento para el desarrollo tecnológico, para equipamiento, e incluso para realizar capacitaciones o asistencia técnica, la DGDR proporcionará el apoyo financiero para complementar lo que el proyecto de la CHDA inicie».

Las cifras de la miel

Uruguay tiene un potencial de producción de miel de unas 12000 a 14000 toneladas al año. No obstante, y principalmente por la ocurrencia de fenómenos climáticos adversos, en los últimos tres años el volumen de producción se situó en las 9000 toneladas.

El consumo de miel en nuestro país es de aproximadamente 1500 toneladas, lo que representa unos 300 gramos por persona por año.

Desde el 2010 al 2014 los principales mercados de destino de la miel nacional fueron, por su orden, Estados Unidos, Alemania y España. En la actualidad España es el principal mercado, seguido por Estados Unidos y Alemania.

La Comisión Honoraria de Desarrollo Apícola está integrada por los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca; y de Industria, Energía y Minería en representación del Estado, y delegados de Comisión Nacional de Fomento Rural; de la Sociedad Apícola Uruguaya; y de la Asociación de Exportadores de Miel, en representación del sector privado.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Robert dice
    Estoy completamente de acuerdo y agregar que también los productores agrícolas se deben de interiorizar mas sobre la polinizacion y sus beneficios a la hora de usar agrotóxicos tan perjudiciales para las abejas y la miel

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.