Naomi Osaka conquistó Australia y obtuvo el cuarto Grand Slam de su carrera

La japonesa de 23 años le ganó en sets corridos a Jennifer Brady y agrandó su palmarés.

Si Naomi Osaka se trazó el objetivo de convertirse en una de las mejores jugadoras de la WTA, lo está cumpliendo con creces: con apenas 23 años, ya lleva acumulados cuatro títulos de Grand Slam, lo que hace que muchos se pregunten si no estaremos ante una tenista con el potencial necesario para dejar una huella profunda en el deporte.

La japonesa no tuvo demasiados problemas para despachar a Jennifer Brady, a quien derrotó por 6-4 y 6-3 en la final del Abierto de Australia, el primero de los torneos grandes que se disputa cada temporada. Con esta consagración, Osaka lleva cuatro años consecutivos consiguiendo al menos un Grand Slam, pues en 2018 se impuso en Estados Unidos (donde repitió en 2020), y durante 2019 celebró por primera vez en Melbourne, que se está acostumbrando a verla con una sonrisa dibujada en el rostro.

La felicidad de Naomi

En la conferencia de prensa que ofreció tras ganar su cuarta final de Grand Slam (aún no sabe lo que es perder en una definición), Osaka compartió su alegría con el mundo: «Estoy muy feliz ahora mismo. Este momento es el motivo por el cual he trabajado tanto a lo largo de toda la pretemporada. Es bastante extraño llegar al último punto del partido, empiezas a temblar porque solo puedes pensar en los ‘y si…’. Para mí, ahora mismo estoy viviendo en un ‘y si…'».

Luego se zambulló en el análisis del partido que le permitió conquistar Australia por segunda vez. «Hoy fue más una batalla mental. Creo que ambas estábamos nerviosas. No puedo hablar por ella, pero yo estaba muy nerviosa. Me dije a mí misma antes del partido que probablemente no iba a jugar bien. No debería poner la presión de jugar a la perfección sobre mis hombros, simplemente tengo que salir a la pista y luchar por cada punto. Después, el resultado puede variar, pero podría vivir con el hecho de que lo intenté al máximo», dijo.

¿A quién le importa?

Osaka confesó que no le importa demasiado la posibilidad de llegar a lo más alto del ranking mundial, que llegó a encabezar a principios de 2019. «Si te soy sincera, no pienso para nada en el ranking. No juego todos los torneos del circuito, simplemente quiero hacerlo bien en todos los que sí juego. Ese es mi objetivo esta temporada: ser consistente, no tener una gran bajada en una parte aleatoria del año, que suele ser a mediados, en torno a junio o julio. No quiero darle demasiada importancia al ranking, es algo que vendrá solo si sigo jugando así, y eso es lo que me repito siempre», contó.

Sobre las lecciones aprendidas desde que ganó su primer torneo grande, manifestó: «Creo que lo que he aprendido, tanto dentro como fuera de la pista, es que está bien sentirte insegura sobre ti misma. Siento que siempre me he forzado a ser ‘fuerte’, o así, y creo que está bien no estar bien. Lo que debes hacer es buscar dentro de ti misma y solucionar las cosas de alguna manera. Eso fue lo que yo hice durante la cuarentena, antes del Us Open del año pasado. Eso es lo que he hecho aquí durante esta cuarentena».

La construcción de la mentalidad ganadora

Hay deportistas que parecen tener las victorias en su ADN. Pero, ¿puede afirmarse que se nace con un ‘gen ganador’’ o las campeonas se construyen con el esfuerzo de cada día?

Consultada al respecto considerando que jamás perdió una final de Grand Slam, Osaka respondió: «No estoy segura de si es algo con lo que ya se nace, pero como yo no jugaba demasiados torneos cuando era una niña, sabía que debía aprovechar la oportunidad cada vez que alguien fuese a verme, sentía que era más divertido de esta manera. Quizás por todo eso he desarrollado el deseo de querer que siempre haya público, de querer jugar enfrente de mucha gente.

También pienso que es porque he visto muchísimos Grand Slams mientras crecía, me he fijado en el ambiente de la Arthur Ashe o de la Rod Laver Arena, y he desarrollado ese deseo de querer ser la persona que sostenga el trofeo delante de todos ellos. Así que sí, esa es mi especie de respuesta».

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat