Nacional puso a prueba el corazón de su gente con un triunfo que vale oro

Las defensas pidieron libre en el increíble partido que terminó 4-3 a favor de los tricolores, que mandan en la Anual.

3 697

Aunque su defensa hizo lo imposible por evitarlo, Nacional consiguió anoche en el Centenario una victoria indispensable para sus aspiraciones de ganar el Uruguayo.

El equipo del «Guti» venció 4-3 a Rampla en un partido que amenazó el pulso de los hinchas, y sumó tres puntos que le permiten alcanzar a Peñarol en la cima del Clausura y, además, quedar como único puntero de la Tabla Anual cuando queda apenas una fecha por jugarse.

La fuerza aérea

Si arrancar ganando desde el vestuario es siempre una buena noticia, mucho más cuando se trata de un partido con enorme incidencia en el futuro del Uruguayo.

Ante las miles de personas que visitaron las tribunas del Centenario, Nacional se puso en ventaja ante Rampla poco después del minuto de juego, cuando Viña ganó por las alturas para poner el 1-0, llenar de tranquilidad a los tricolores y demostrar que la marca en la pelota quieta no figuraba en el repertorio de virtudes de los «picapiedras».

La ventaja permite siempre administrar el reloj y bajar la ansiedad, y Nacional la aprovechó para tener la pelota y mantener alejado el peligro de su arco.

Pero una pérdida de «Rafa» García conspiró contra esos planes, y le dio vida a una contra magníficamente iniciada por Juan Albín, que corrió a toda velocidad y asistió a Piñeiro, quien recibió una manito de Laborda (hizo un despeje defectuoso) y mandó la pelota a la red.

El nuevo escenario invitaba a imaginar un libreto en el que la tensión tuviera más protagonismo, pero «Lavandina» se encargó de destrozar esa posibilidad anticipándose a sus marcadores en una pelota quieta y sacando un cabezazo que murió contra el palo y selló el 2-1 dos minutos después del empate de Rampla.

El resultado favorable devolvió el partido al cauce que más le convenía a los tricolores, que sin brillar se las arreglaron para dominar el partido. Sin embargo, la falta de creatividad y efectividad para llegar al fondo conspiraba contra la posibilidad de liquidar cuanto antes las cosas, y dejaba entreabierta la puerta para que Rampla, en un instante de lucidez, volviera a equilibrar la balanza.

El primer tiempo murió como había empezado: con una chance de peligro para el equipo del «Guti». Nació de tremenda asistencia del «Pitu» Barrientos, cuya calidad apareció en cuentagotas pero se hizo notar, quien puso a correr a Viña, que intentó picarla por encima del arquero pero le faltó dirección.

De locos

El segundo tiempo puso a prueba la salud cardíaca de los hinchas. Repleto de emociones, ofreció apenas unos breves pasajes en el que a emoción no gobernó sobre el encuentro.

Fue muy meritorio lo de Rampla, que no se resignó a tomar una postura pasiva, sabiendo que nada de su realidad cambiaría si tomaba riesgos.

Mientras los «picapiedra» jugaban en campo enemigo, Nacional estaba más apagado que en el resto del partido. Le costó tratar la pelota con criterio y encontrar espacios.

El momento más alocado del partido fue cuando, en un lapso de cuatro minutos, hubo tres goles: Saavedra empató tras una gran conexión entre Albín y Piñeiro, «Santi» Rodríguez le devolvió la ventaja a Nacional con un cabezazo pero, instantes después, un tiro de Gaspari se desvió en Laborda y puso el 3-3.

En la tribuna se intercambiaban miradas, con hinchas tratando de comprender si su vecino estaba viendo lo mismo que ellos.

Los tricolores estallaron de alegría a los 79’, cuando un pésimo centro de Barrientos, que empezó a picar casi afuera del área y le dio todo el tiempo del mundo a la defensa para reaccionar, terminó con Fernández metiendo un genial taco que mandó la pelota contra el palo para poner el 4-3.

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. Sin olvido ni perdón dice
    «..a pesar de que la defensa intento lo contrario…» medio manya ese comentario amigo Canabarro se le escapo el hincha que lleva adentro….Porque si a Nacional le hicieron tres Nacional hizo 4 los defensas de Rampla tambien hicieron lo imposible por perder segun Usted?…Aunque no lo dijo
  2. alfredo alsamendi dice
    Las dos defensas fueron de terror. En los cuatro goles de Nacional a la defensa de Rampla sólo el faltó sacar los celulares para filmar los goles. Y la defensa de Nacioanl…hizo recordar el final de «Apocalipsis now»…el horror, todo el horror. Que Gutiérrez diga que «la defensa jugó bien» es un ofensa a la inteligencia del hincha. Salvo Mejí, qeu sigue en un nivel superlativo, la línea de cuatro…Viña por lo menos ataca y hace goles (aunque marcando… flojito) y el resto, muy malo. Jueguen Corujo, Laborda o Carvalho (inflado por la prensa como un nuevo Beckenbauer) o los tres juntos :,,, Lo más justo hubiese sido un empate, pero…En la misma línea de pensamiento qeu Gutiérerz, lo deNacioanl fue meritorio…un equipo descendido por momentos le pintó la cara.
  3. Artime dice
    El partido de ayer para Rampla es como el teatro de verano para los murguistas,es la oportunidad para mostrarse y quisas lograr algun pase a otro club,el futbol uruguayo es arcaico es lo que hay, y a nivel continental no hay prosupuesto para conformar un plantel competitivo que te permita competir con posibilidades serias de ganar aunquesea un copa sudamericana, lo que si te da bronca es como muchos de nuestros jugadores a nivel local hacen meritos sufucientes para tener una oportunidad en la seleccion y el DT tabarez los desxcrimina dandole solo oportunidades a los que juegan para el cuadro del gordo Barrera, la prensa criolla es la mas mamadera del continente son reaccionarios por naturaleza,

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.