Nacional ganó y amenaza la calma de los líderes de la Anual

Se impuso 2-0 ante Juventud en Las Piedras y, a días del clásico, quedó a 2 puntos de Peñarol y Cerro Largo.

1 458

Por primera vez en varias semanas, Nacional llega al lunes con una sonrisa de oreja a oreja. Los tricolores rompieron la sequía (llevaban tres partidos sin ganar, dos por el Intermedio y uno de la Copa) y le ganaron 2-0 a Juventud en Las Piedras, que le mostró al mundo su renovado estadio.

Justo en la semana previa al clásico, el equipo del «Guti» obtuvo un triunfo crucial, pues le permitió ponerse a solo 2 puntos de los líderes de la Anual, Peñarol y Cerro Largo (ambos perdieron el fin de semana).

Bergessio, siempre Bergessio

El cordobés parece haberse planteado la misión de demostrar en cada partido que Nacional no tiene un jugador más influyente que él en ofensiva.

Enormemente extrañado en el partido y medio que se perdió por lesión, Gonzalo Bergessio se encargó de que los tricolores se fueran al vestuario del Parque Artigas en ventaja.

Claro que no hizo todo solo. Lentamente, Nacional logró imponerle al trámite las condiciones que más le convenían. La posesión de la pelota fue la principal arma utilizada para generar la superioridad, que se tradujo más en un dominio territorial que en constantes opciones de peligro.

Su primera llegada seria se produjo a los 32’, cuando el «Pitu» Barrientos metió un gran centro que Bergessio convirtió en un peligroso cabezazo, que si no terminó en la red fue porque Rodrigo Rodríguez se mandó la mejor atajada de la primera mitad.

Mientras tanto, Juventud cruzaba la mitad de la cancha con mucho menos frecuencia de lo que hubiera deseado, lo que lógicamente conspiró contra sus posibilidades de inquietar a la defensa tricolor.

De hecho, quien más nerviosismo trasladó fue el arquero Rochet, que tuvo un par de jugadas que demostraron que no estaba en su mejor tarde: ninguna fue más clara que el intrascendente remate que se hubiera ido afuera sin pena ni gloria de no haber sido porque él mismo se encargó de convertirlo en un innecesario córner.

El gol llegó cuando el primer tiempo agonizaba. Sí, claro, fue de Bergessio. «Lavandina» demostró que los tiros libres también forman parte de su repertorio poniendo en el ángulo el que tuvo a un par de metros del área.

Todo cambia

El curso del partido varió en la segunda mitad. A medida que los minutos pasaban, la batalla del mediocampo se tornaba cada vez más pareja, y la creatividad tricolor se fue apagando cada vez más.

Quizás el bajón estuviera relacionado con los cambios de Gutiérrez, quien durante el transcurso del complemento sacó a Bergessio, Zunino y Barrientos, probablemente los actores más participativos en la faceta ofensiva durante el primer tiempo.

Juventud creció, ganó metros y tuvo la pelota más que nunca hasta entonces, haciendo que la posibilidad de empatar fuera real. Casi lo logra a los 69’, cuando un tiro de Zeballos terminó en una gran tapada de Rochet.

Durante el último tramo del partido, Nacional se instaló en su campo y se dedicó a esperar una contra, mientras los pedrenses hacían llover centros y repartían nerviosismo entre la última línea tricolor.

Pero, cuando los albos peor la pasaban, llegó un gol totalmente fuera de contexto que sentenció el partido. Fue a los 93’, cuando Mathías Cardacio aprovechó una pelota que quedó boyando en las puertas del área para meter un latigazo que se metió contra el palo y selló el 2-0.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Sosa dice
    Pan y circo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.