La Comisión de Seguridad denunció porque una canción dice "matar un carbonero"Nacional denunciado en la AUF por cánticos

1 364

La Comisión de Seguridad de la Asociación Uruguaya de Fútbol denunció a la hinchada del Club Nacional de Football por haber entonado cánticos ofensivos durante el partido del pasado domingo ante Defensor Sporting en el Parque Central.

De acuerdo a la denuncia que recibió la Comisión Disciplinaria de parte de la Comisión de Seguridad, en una de las canciones entonadas por la hinchada tricolor se expresó la frase «matar un carbonero», palabras que los denunciantes consideran ameritan sanciones pues se incita a la violencia con ese tipo de canciones.

La denuncia partió desde la Comisión de Seguridad y fue trasladada a la Comisión Disciplinaria que es el organismo encargado de aplicar sanciones en caso que corresponda hacerlo. Pero ésta comisión, antes de hacerse cargo del tema y emitir un fallo decidió trasladar el asunto a la asesoría letrada de la asociación para que verificar si está vigente y si es fuente de derecho en el ordenamiento jurídico de la Asociación lo que dispone el protocolo de seguridad que prohíbe este tipo de comportamientos y, fundamentalmente, para verificar si ese protocolo que prevé sanciones, está vigente.

Una vez que la Comisión Disciplinaria reciba el informe de la asesoría letrada, dispondrá de los elementos suficientes como para determinar si se inicia un expediente disciplinario o si se archiva el caso.

Se sentaría un precedente

En caso que la Comisión Disciplinaria de la AUF decida abrir un expediente y finalmente sancione a Nacional por esos cánticos de su hinchada, se estaría sentando un precedente importantísimo a futuro, ya que hay otras hinchadas que frecuentemente entonan cánticos de ese tipo. Sin ir más lejos, una semana antes había sido la hinchada de Peñarol la que, durante el clásico, entonó la ya añeja canción que dice «cómo me voy a olvidar cuando matamos a una gallina» refiriéndose al asesinato de Diego Posadas, un joven hincha tricolor, en un clásico de 1994.

Esa canción, que ya lleva más de dos décadas siendo entonada por la hinchada aurinegra, generó una crítica de Fernando Cáceres, quien luego del clásico de la semana pasada criticó a la AUF por no castigar este tipo de comportamientos.

Pues, a juzgar por esta denuncia que realizó ahora la Comisión de Seguridad de la AUF, parece que el mensaje de Cáceres fue atendido en la calle Guayabos y decidieron empezar a denunciar a las hinchadas que tengan este tipo de comportamientos.

US$ 12.000 por romper canillas

Desde la misma noche que se jugó el clásico se supo que los hinchas de Nacional habían causado algunos daños en los baños de la tribuna que ocuparon. Por las imágenes que se difundieron, se trataba de la rotura de algunas canillas y otros objetos de grifería. Como corresponde, Nacional le comunicó a Peñarol que se haría cargo de los costos de esas roturas.

Presupuesto exagerado

Pero ahora, la empresa Saceem (constructora del estadio) estipuló que los costos ascienden a U$S 12.000, una cifra que en filas tricolores consideran una exageración que resulta inaceptable. Es que, de acuerdo a lo que se vio en las imágenes, las roturas fueron referidas a artículos de grifería y no se vio ningún daño considerable.

Auditoría propia

Ante esta situación, Nacional maneja hacer su propia auditoría para evaluar los costos de los daños y luego hacerle efectivo el pago correspondiente a Peñarol, pero en forma directa y no a través de la AUF. Los tricolores pretenden dejar en evidencia que Saceem elevó injustificadamente el costo de los daños, ya que de ninguna manera los mismos pueden llegar a una cifra tan alta.

También podría gustarte
1 comentario
  1. elcacho dice
    Con referencia a la primera parte del artìculo, encuentro, lamentablemente, acertada mi decisiòn de no ir mas al fùtbol. Y como yo hay miles. Por culpa de un grupùsculos de delincuentes, nos hemos quedado sin poder ir a ver un espectàculo que nos apasiona. De un lado y del otro. No entiendo como las autoridades y sobre todo los dirigentes, no encuentan el modo de deshacerse de estos inmorales. En cuanto a lo segundo, se và con un albañil y un sanitario, arreglan todo por unos pesos y a otra cosa. Salvo que los dueños de casas intenten lucrar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.