La Confluencia fue lanzada con la presencia de diversos grupos de la lucha contra el neoliberalismo en la región y otros países distantes y según sus gestoresNace en Argentina plataforma de movimientos sociales contra el G20

0 93

Cientos de organizaciones sociales y políticas del mundo formaron la Confluencia contra el G20 y el FMI, una gran plataforma lanzada para contrarrestar la Cumbre de ese poderoso foro, cuyos líderes se reunirán aquí en noviembre.

Desde el corazón de esta capital hasta Europa, en el espacio hay representaciones de movimientos que aúnan a millones de trabajadores, jubilados, indígenas, jóvenes, por solo citar algunos, quienes saldrán a marchar el 30 de noviembre próximo contra el G20, en medio del encuentro que tendrá, entre otros invitados, al presidente estadounidense, Donald Trump.

La Confluencia fue lanzada con la presencia de diversos grupos de la lucha contra el neoliberalismo en la región y otros países distantes y según sus gestores, busca crear una gran movilización para hacer frente al capital representado en el G20, juntar fuerzas sociales para demostrar desde Argentina que la lucha sigue en pie.

No aceptamos la forma agresiva como el capital está tratando la naturaleza, nuestros bienes sagrados y a nuestra gente. Los ataques homofóbicos, el saqueo de nuestras riquezas y contra los derechos laborales, sostuvo uno de los representantes brasileños de esta gran convocatoria, devenida resistencia de los pueblos contra el capital y el neoliberalismo.

Desde el 25 de noviembre hasta el 1 de diciembre venidero las organizaciones participantes saldrán a las calles de Buenos Aires y de manera simultánea en otros países para expresar su repudio al G20 y al Fondo Monetario Internacional en busca de demostrar al mundo ‘que es posible construir la unidad en la diversidad para enfrentar los ataques de las trasnacionales’.

En declaraciones a Prensa Latina, Beberly Keene, una de las representantes de la Confluencia fuera G20 y FMI (Fondo Monetario Internacional), afirmó que la gran movilización comenzó ya a tomar cuerpo y se espera una importante manifestación el 30 de noviembre, día en que comenzará la Cumbre.

Estamos consciente de que tiene que ser masiva y sabemos qué tendremos que hacer frente al operativo de seguridad que el Gobierno argentino empezó hace más de un año a planificar.

Tenemos un reto importante de llevar la expresión masiva del pueblo argentino, latinoamericano y del mundo frente a un club de amigos que como siempre busca ordenar el mundo de acuerdo a sus propios intereses, sostuvo.

Keene destacó la importancia de que en esta Confluencia estén representadas numerosas organizaciones argentinas, todas las centrales sindicales y un enorme caudal de representaciones sociales, de derechos humanos, feministas, jubilados, indígenas, estudiantes también en el exterior, con el compromiso común de enfrentar ese momento.

En la agenda de la Confluencia habrá también una Cumbre de los pueblos los días previos a la reunión de líderes del G20, donde los movimientos sociales de todo el mundo harán varios paneles y foros para demostrar que hay hoy alternativas a las políticas que promueve el foro instituido en 1999 y que agrupa a 19 países más la Unión Europea.

En el llamamiento puesto en marcha, la Confluencia señala que Argentina es hoy día un laboratorio concentrado de las políticas de liberalización, deuda y privatización que impulsan el G20 junto al FMI, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y otros y que han hipotecado el futuro del país y condenado a millones de trabajadoras a la exclusión y miseria.

‘Consideramos que esta Cumbre de los países más poderosos del mundo con otros llamados emergentes, servirá como una nueva plataforma de impulso a políticas públicas en contravía de los progresos alcanzados internacionalmente en materia de derechos humanos, paz y soberanía’, señala el texto.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.