Homenajes«Muchachas de abril: contaron más de 200 balazos»

7 1.505

Se realizarán esta semana los homenajes a las tres jóvenes acribilladas en un operativo liderado por Juan Rebollo y José «Nino» Gavazzo, el 21 de abril de 1974 en Brazo Oriental.

El recuerdo tendrá dos etapas: el martes 23, en la Estación Goes, hablará el periodista Roger Rodríguez y se pasará un pequeño corto con declaraciones de gente que vivió el momento. El 25, en el mismo Brazo Oriental, se va a hacer un pequeño acto, y actuará la murga Falta y Resto y hablarán algunos vecinos testigos de esos hechos.

Cerca de la medianoche de aquel día, el comando de las Fuerzas Conjuntas había tomado la calle Mariano Soler, en busca de Washington Barrios, un militante del Movimiento de Liberación Nacional (MLN-T), quien vivía en un apartamento junto a su esposa Silvia Reyes y otras dos jóvenes: Diana Maidaich y Laura Raggio. El grupo militar entró al pasillo que daba a las puertas principales de los apartamentos. Al no encontrar a Barrios, les exigen a los padres de este que les digan dónde se encontraba. «Él vive enfrente, pero ahora no está. Está su pareja con dos amigas», contestó el padre.

«Se dirigen a la puerta de enfrente. Entran, patean la puerta y empieza la balacera, a tirar para adentro. Las masacraron», cuenta Horacio Raggio, hermano de Laura, y uno de los organizadores de los homenajes a «Las muchachas de abril».

Raggio lamenta que en estos 45 años la causa judicial haya tenido «muchas idas y vueltas» y demoras por las «chicanas» presentadas por las defensas de los militares acusados: el teniente general y ex comandante del Ejército Juan Rebollo, José «Nino» Gavazzo, Julio César Gutiérrez, Armando Méndez y Manuel Cordero. Las tres jóvenes fueron acribilladas a balazos y murieron. Barrios fue detenido en setiembre de 1974 en Córdoba, Argentina, y hasta ahora su paradero es desconocido.

Cuando entregaron el departamento, los familiares de Barrios vieron cómo había quedado: «Entre un ropero y una pared, donde se habían escondido las gurisas, estaba todo lleno de balas en la pared, pedazos de carne, de pelo, en los techos. Las masacraron. Contaron más de 200 impactos de bala. A mi hermana fue a la única a la que pudimos enterrar a cajón abierto. Pero de la cintura abajo estaba deshecha».

También podría gustarte
7 Comentarios
  1. elcacho dice
    Conocì, accidentalmente, al papà de Laura Raggio, hace muchos años, alla por Jaureguiberry. Su pena era tan honda, que me se me contagiò. Hasta hoy lo recuerdo. A èl y a toda su familia, todo el dolor que puede encerrar un padre en su alma, ante tal aberraciòn y mi sentimiento de apoyo a quienes aun la sufren. Lamentablemente, mi edad no me permite acompañarlos en este momento, pero sepan que tienen todo mi cariño atado a vuestro dolor.
    1. Bersuit Vergarabat dice
      .Elcacho  – TE ACOMPAÑO EL SENTIMIENTO, Y LAMENTABLEMENTE DEBO MANIFESTAR MI RECHAZO A QUE CONGENERES SUYOS, DIGITADOS POR castillo Y abdala EN LA ADMINISTRACION DE LAS VIVIENDAS SINDICALES DEL pit-cnt, SE HAYAN ROBADO TODO, Y NO HAYAN CONSTRUIDA UNA. NO CREO QUE ES UNA MANERA DECOROSA DE GUARDARLES HONOR. DEPLORABLE QUE HAYAN PROCEDIDO ASI CONTRA TRABAJADORES.
  2. alfredo alsamendi dice
    Eriza los cabellos leer y releer esta barbarie. ¿Cómo puede haber gente que lo apruebe? Estas muchachas eran subversivas peligrosas? Atentaban contra nuestra civilización occidental y cristiana? Eran acusadas por algo? No. Fuen un crimen por el simple gusto de matar, para despuntar el gusto de l aimpunidad. Que por convicción o peor aún por cobardía se haya votado amarillo para defender a asesinos de esta calaña ofende la diginidad de cualquiera.
    1. Eduardo Alonso dice
      en esa época viví a pocas cuadras de donde se dio este atentando, la verdad es que este tipo de guerra sucia siempre termina cobrando vidas inocentes y abuso de poder de quienes lo sustentan, estas chicas creo que el único pecado que cometieron era de tener un pensamiento distinto a quienes sustentaban el poder, creo no estoy muy seguro que militaban en un comité de base de la calle Carabelas y El Iniciador y hasta donde se más nada amén de una de ellas estar casada con alguien buscado por sedicioso, si eso fue justificativo de que las acribillaran algo esta mal en la cabeza de quienes aún hoy lo justifican, yo no estaba, no estoy y nunca estaré de acuerdo con el uso de las armas para cambiar un modelo de país, pero no puedo aceptar este tipo de barbarie sin sentir bronca sin levantar la voz para decir NUNCA MAS
      1. Bersuit Vergarabat dice
        . .Eduardo Alonso – SI QUIERES PUEDES LEER MI COMENTARIO PUESTO ARRIBA.
    2. Bersuit Vergarabat dice
      .Alfredo Alsamendi – CON TODA RAZON DECIS: “Eriza los cabellos leer y releer esta barbarie. ¿Cómo puede haber gente que lo apruebe?” A LO QUE DEBO AGREGAR Y DEMOSTRARLO QUE FUERON LOS QUE APROBARON Y REALIZARON LA LEY DE IMPUNIDAD , LOS QUE POR DOS VECES LA RATIFICARON. Y, LOS PEORES FUERON LOS 4 MINISTROS DE LA SUPREMA CORTE QUE LEVANTARON LA MURALLA EN SU PROTECCION SIN DEJAR NINGUN VERICUETO, COMO LO HAY EN LA LEY Nº 15.848.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.