Fomentar la adopción

Miradas Verdaderas: un proyecto que habla de amor y sensibilidad

Mateo Silvestri impulsó un proyecto que busca, a través de los retratos, fomentar la adopción responsable y contribuir con el bienestar de los animales de compañía. Los perros que fueron retratados pertenecen al refugio APA, Animal Help Uruguay y la Liga Bichera de Montevideo.

Cortesía de Mateo Silvestri.

Este proyecto, cuyo orígen se remonta a marzo de 2020, a un fotógrafo y a la idea de fusionar su profesión con un tema que le apasiona y le sensibiliza, tuvo mayor repercusión de la que se esperaba. En diálogo con LA REPÚBLICA, el responsable de Miradas Verdaderas, Mateo Silvestri, contó cuál fue el objetivo central del proyecto. 

Según explicó, la idea radica en poder fomentar la adopción responsable de aquellos animales que viven en los refugios y que merecen, al igual que todos, una segunda oportunidad en la vida, con una familia que les de amor y les garantice su bienestar. “Encontré un momento de mi vida en el que pude tener el tiempo y la dedicación para poder hacerlo; fue ahí cuando me contacté con los refugios y empecé a plantear la idea” recordó.

Para lograr este cometido, a Silvestri se le ocurrió que sería un buen plan retratar a los animales y, a la vez, contar sus historias. A continuación optó por comunicarse con varios refugios y a pesar de que algunos no le contestaron, otros por suerte sí lo hicieron. Tal es el caso de APA, la Liga Bichera de Montevideo y Animal Help Uruguay.

Entonces, para comenzar con su trabajo, tuvo que recorrer las instalaciones de los tres centros de ayuda para recolectar información, datos y, obviamente, conocer a los protagonistas de la historia. No obstante, por las inclemencias de la emergencia sanitaria, los tiempos forzosamente se extendieron y le tomó dos meses realizar las visitas. “Los refugios tuvieron que cerrar sus puertas y establecer estrictos protocolos sanitarios” aclaró.

Dos meses después, en mayo, Silvestri ya tenía todo pronto para comenzar a trabajar. Fue aquí cuando empezó el trabajo práctico. En conjunto con un compañero, asistieron a los refugios y aprontaron el set para las fotos. Según recordó, la tarea no fue fácil, sacarle fotos a los perros resulta un desafío ya que de por sí no se quedan quietos. No obstante, para él fue “un placer poder hacer este trabajo y ayudar a los refugios”.

Los resultados fueron más que satisfactorios, se superaron ampliamente las expectativas y miles de personas por redes sociales compartieron las fotos del proyecto. Afortunadamente, más de la mitad de los perros fueron adoptados. En base a esto, Silvestri comentó que no estarían seguros de sí iba a funcionar ya que esos perros puntualmente eran difíciles de adoptar porque eran ancianos o tenían dificultades físicas. “Lamentablemente la gente tiende a adoptar cachorros más que adultos” subrayó.

A raíz de las adopciones y la viralización de las fotos, los refugios crecieron en materia de seguidores en las redes sociales y lograron dar en adopción a otros animales que no fueron los fotografiados. Asimismo, el fotógrafo remarcó que muchas personas aunque no adoptaron, se acercaron a colaborar.

Para finalizar, el profesional comentó que, afortunadamente, su idea es continuar con el trabajo de apoyo a los animales necesitados. “Ahora voy a poder seguir por este rumbo y brindar desde mi lugar el apoyo que se necesita”, resumió.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos