“Mientras exista gente sin casa y casas sin gente, tenemos mucha tarea por delante”

“Gobernar es llenarse de límites. Administrar tiene siempre el límite de los recursos. Nunca serán suficientes. Y el gobierno herrerista vino con tijeras, hachas y machetes selectivos y antipopulares”, se preocupó Juan Pablo Pío.

El domingo 27 de septiembre son las elecciones departamentales en todo el Uruguay. En estas elecciones también se votan a los candidatos y candidatas a alcaldes/as por cada municipio, dentro de los departamentos. En el Municipio B de Montevideo, uno de los candidatos a alcalde por el Frente Amplio (FA) para ese municipio es Juan Pablo Pío. “Concebimos al rol del alcalde – y del Concejo Municipal – como un gran articulador. Una puerta de entrada y no un escalón más. Es un “armador de juego” que vehiculiza la Voz del Barrio – de cada barrio – o, al menos, sube su volumen. El rol del Alcalde es transformar la Voz del Barrio (de cada barrio) en política y propuestas. Nuestro desafío está en seguir transformando la vida de vecinos y vecinas con un sentido de izquierda”, expresó Pío.

Resaltó la importancia en el rol de los Consejos de Vecinos y las estructuras partidarias para la “construcción de La Voz del Barrio”. “Ambos son el espejo necesario de cualquier gestión. Y este vínculo no se refiere estrictamente a una rendición de cuentas periódicas sino a un diálogo permanente”, agregó. “Nos pueden decir ¿y cómo lo bajás a tierra? Y yo les voy a contestar que ya lo estamos bajando. Nuestra campaña tiene un componente fundamental que es el del encuentro con un/a otro/a. En tres ejes: cooperativas, clubes deportivos y compasas. Todas organizaciones colectivas, barriales y de tradición en nuestros barrios. Hemos construido propuestas desde el territorio, con gente que vive en cada barrio, y no propuestas hechas desde un escritorio o por agentes que visitan pero no viven en él”, indicó.

Para dar un ejemplo señaló que él creció en Palermo, estudió en Cordón, trabajó en el Centro, Aguada y Ciudad Vieja y vivió en Barrio Sur. “Y aún así, en cada encuentro, la realidad me “llena la cara de dedos””, expresó. “Nuestro Municipio B es el epicentro de Montevideo y del país. Nótese que, desde el Teatro de Verano hasta el puerto, desde Tres Cruces hasta el Palacio, desde casi todas las facultades, teatros y museos hasta la principal Avda. 18 de Julio. Gentrificación, personas en situación de calle, población migrante, turismo, patrimonio, en fin. Es tan variado que problemas, oportunidades y desafíos sobran”, señaló.

Pero la gestión de un tercer nivel de gobierno se define, también, por una correcta selección de los problemas, ya que en lo municipal, “tanto el presupuesto como las competencias son limitados”. “Por ello, no es cierto que podemos prometer cualquier cosa a no ser que se esté convencido de que no se va a ganar. Dicho esto, áreas clave como limpieza, alumbrado y poda son aspectos a mejorar y se llevan la gran parte del presupuesto anual de algo más de 140 millones de pesos. Y en bajada por decisión del Gobierno Nacional”, enfatizó.

-¿Cómo estás pensando tomar en el municipio B el proceso de gentrificación que se viene dando en Montevideo (así como en muchas partes del mundo), ¿cuál puede ser el mejor método para mejorar la ciudad en cuanto a su calidad de vida e imagen, pero sin generar un sobresalto en valores y precios, y que termine sacando a gente de menores ingresos de sus barrios de nacimiento?

-La gentrificación es, en parte, consecuencia de la especulación inmobiliaria. Como efecto sobre las personas, que es lo que importa, radica en que mucha gente es expulsada de sus históricos barrios por el aumento de costos de vida (vivienda, canasta básica, etc.). Se mata al comercio barrial. Se mata a la cultura local. Se mata a la comunidad. Frente a ello, ha habido normas legales aprobadas durante los gobiernos del Frente Amplio (FA) para mitigar algunos de los efectos. Sin embargo, no ha sido suficiente. Y, muchas veces, los efectos buscados han sido los contrarios a los generados.

Vengo observando, en particular en Barrio Sur y Palermo, que la cultura viene cumpliendo ese rol de la resistencia. En las reglas actuales, entiendo que las soluciones frente a estos procesos escurren por el movimiento cooperativo y lo que el gobierno departamental pueda gestionar a través de su cartera de tierras. He trabajado mucho tiempo, en calidad de abogado, con cooperativas y creo que, para las generaciones más jóvenes, el movimiento social tienen mucho que aportar en este sentido. Desde una futura gestión, sabemos, claro está, de qué lado están las urgencias y prioridades. No queremos gentrificación. Tampoco desertificación. Mientras exista gente sin casa y casas sin gente, tenemos mucha tarea por delante.

-¿Qué planes tienen para la movilidad sostenible en el municipio y para cuidar el ambiente?, ¿como se puede motivar a la gente a que no use su auto y opte por otra forma de transporte (sea transporte público, bicicleta, caminando, etc)?

– Del programa del FA se desprenden varias propuestas en este sentido. Nosotros queremos poner el acento, desde el Municipio B, en avanzar en la peatonalización de Ciudad Vieja, un parque de bicicletas públicas eléctricas (al menos 1.000) y un programa de huertas urbanas públicas gestionadas por centros educativos públicos y privados. Ganamos todos/as y se encuadra también en un acción en el marco de la soberanía alimentaria y contacto con la naturaleza.

– Con respecto al presupuesto, ¿cómo piensan actuar en caso de que desde el gobierno y sus recortes, no den el presupuesto suficiente a la Intendencia, y que está a su vez no pueda dársela a los municipios para hacer efectivo sus planes?

– Interesante tu pregunta. Gobernar es llenarse de límites. Administrar tiene siempre el límite de los recursos. Nunca serán suficientes. Y el gobierno herrerista vino con tijeras, hachas y machetes selectivos y antipopulares. ¿Cuál es la novedad? Frente a esto, el desafío es adoptar decisiones que no impliquen siempre una erogación de recursos. Por ejemplo: celebraciones, eventos, festividades, instancias que generen movimiento en una sola clave. Que el Municipio B no sea sólo de estudio y trabajo sino de disfrute, ocio y vivencial. Que sea un lugar de festejo. Usemos las fechas para organizarnos. Por ejemplo, los 50 años del Club Armonía (Pesca), los 100 del Club Welcome, los 300 de Montevideo. Es un buen estímulo para las organizaciones sociales aglutinarse detrás de objetivos concretos, realistas y medibles.

El otro camino, que ya hemos ensayado en experiencias anteriores, pero no a nivel Municipal es trabajar la cooperación internacional. En esto, nuestro municipio tiene una ventaja: Patrimonio. El “hermanamiento” con otros municipios de otros países como España y China pueden significar recursos – reembolsable o no – ajenos al presupuesto público que se puedan direccionar a la creación de polideportivos y colonias de vacaciones para la comunidad en los clubes que ya existen. Esto lo hemos conversado con ellos y existe margen para llevarlo adelante.

También la de utilizar – como en otras partes del mundo – un feriado para generar instancias de encuentro entre vecinos/as. Para mí sería el 24/4, día de los Municipios de América. En algunas ciudades españolas, por ejemplo, es una festividad determinada, en lugar de cenar cada familia en su cocina, se saca la mesa para afuera y se forma una gran mesa de cuadras y cuadras. Se comparte la mesa. Y eso, que parece tonto y que no sale plata, nos hace salir de nuestras celdas y encontrarnos, convivir. Sus externalidades positivas no son palpables ni a corto plazo. Y tampoco salen plata!!!

– Por último, podes dar algún detalle de como sería el puerto turístico que querés impulsar en la zona de los clubes de pesca del Parque Rodó, atrás de las canteras. ¿Has hablado con quienes integran esos clubes, que opinión te dieron? ¿Tienen pensado integrar con eso medidas para el cuidado del ambiente?

– Soñamos con un municipio, como decía, al que no se venga sólo a estudiar o trabajar. Acá vivimos 150.000 personas. Por día vienen más de 300.000. Queremos que vengan también los fines de semana. Imaginamos un “puertito” en la zona de los clubes de pesca, detrás de las “canteras” del Parque Rodó. Con destino interno, bien popular y accesible, que se agrega a lo que ya son de por sí el Parque Rodó y la Playa Ramírez, y la rambla como espacio muy democrático de Montevideo. Desde allí poder apreciar la bahía, visitar la rambla del Cerro que está espectacular o la isla de la playa Malvín. Está conversado, estamos de acuerdo. También se nos ha planteado la necesidad de pensar, con los demás municipios de la costa, si Montevideo está llamada a ser la primera capital del mundo en contar con una playa nudista. Y un proyecto integral de bares y cafés, que sean puntos de venta de productos derivados del cannabis conforme a la legislación vigente.

Por último queremos informar de algunos planes que queremos realizar. Vamos a implementar un Plan de Cuidados municipal que corrija deficiencias y recortes del Sistema Nacional de Cuidados implementado por el FA en 2015 – 2020; también vamos a buscar las formas para que algunas obras y tareas en nuestro Municipio sean realizadas por vecinos/as que hoy no tienen empleo. Es una demanda legítima y tenemos que atenderla. Vamos a impulsar que Barrio Sur y Palermo vuelvan a brillar como cuna del candombe y sede de la historia del Uruguay en el enclave del Cementerio Central, y nos motiva la búsqueda para que la mayor felicidad sea para los/as niños/as y su especial valoración de plazas infantiles. Queremos ser modelo en eso. Y hacia allí vamos.

2 Comentarios
  1. corsariosalgari dice
    Los grandes propietarios dejan casa abandonadas, pagando (a veces) los impuestos, para que haya menos oferta de casas para alquilar, y de esa manera, obviamente, subir el precio de los alquileres.
  2. Marius Perrone dice
    me encantò y me convence completamente su proyecto !!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat