Estos avances son en el mediano y largo plazo, destacó José Manuel Mesa, del INACMercados asiáticos para la carne uruguaya brindan seguridad y posibilidades de desarrollo

0 127

China es uno de los principales mercados para las carnes uruguayas, que capta este año el 60% de las exportaciones, siendo nuestro país el proveedor del 20% de la carne bovina importada por ese país. Uruguay es muy valorado como proveedor de alimentos, en tanto oferta productos con la calidad, la inocuidad y el respecto a los protocolos que requiere ese país para llevar adelante los procesos productivos e industriales.

El pronóstico previo a la realización de la SIAL China 2019 era que no se incrementaría en cantidades relevantes el volumen de carne que se le vende a ese país, aunque sí se esperaba un incremento en los precios de venta. En este Sentido, José Manuel Mesa, integrante del directorio del Instituto Nacional de Carnes (INAC) en representación de Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR) informó que factores coyunturales y estructurales fueron determinantes en la obtención de los resultados esperados.

Dentro de los primeros, destacó la ocurrencia del brote de fiebre porcina, que está destrozando la producción de cerdos en China y obligando a sustituir el consumo de ese tipo de carne por la bovina; y la guerra comercial entre este país y los Estados Unidos, que impone dificultades para el comercio internacional y eleva los aranceles. Entre los factores estructurales, el más importante es el crecimiento sostenido del consumo de su población.

Este escenario determinó un incremento en los precios de exportación de las carnes uruguayas a China del orden del 5 al 8%, dependiendo del corte de carne considerado. El representante de CNFR en el INAC afirmó que «tenemos un futuro muy auspicioso, está en nosotros saberlo aprovechar y que de alguna manera sirva para poner en otro escalón a la ganadería uruguaya. La demanda china es muy importante y seguirá siéndolo. La preocupación debe ser cómo hacemos para producir más, porque lo que tenemos ya está colocado, y a buen precio. Uruguay está aprovechando el buen nombre que ha logrado construir, y hoy está dando sus frutos el trabajo de muchos años, más allá de que haya que seguir trabajando en la inserción en otros mercados asiáticos».

Exportación de ganado en pie

Consultado sobre la preocupación manifestada por la industria frigorífica respecto a las perspectivas en el corto plazo, señalando en el 2019 «habrá una baja sustancial de la cantidad de novillos disponibles para faena, así como de la cantidad de animales de alta calidad, dado que las exportaciones en pie alcanzaron más de 400.000 animales», el representante de los productores en el Directorio del INAC aseveró que «la exportación en pie fue muy interesante para los productores. Así lo hemos valorado en Comisión Nacional de Fomento Rural».

Mesa agregó que la exportación de ganado en pie dinamizó al sector, tal vez no desde la eficiencia reproductiva, pero sí la etapa de la cría y recría. Generó una importante corriente comercial y determinó un precio de venta del ganado que a los productores les ha servido.

Cuando se analizan los números hay que ser objetivo, recomendó el integrante del directorio del INAC en representación de los productores. Si vemos que el rodeo de cría ha crecido, hoy estamos en 4.250.000 cabezas; producimos un millón de terneros más que en los 90; y si hacemos la cuenta de la cantidad de terneras y vaquillonas que se generan, no hay ningún problema en que sean parte del proceso de faena, sustituyendo a los novillos, teniendo además una carne igual o mejor que estos últimos.

Desde las organizaciones de productores afirmamos que «cualquier intervención en el mercado, llámese prohibición o limitante de la exportación de ganado en pie no creemos que genere cosas buenas ni sea un mensaje positivo». Refiriéndose a la industria frigorífica, Mesa agregó que cuando se trabaja en una economía abierta y se defiende ese modelo, sería bueno tener coherencia tanto cuando los resultados son buenos como cuando son malos, y no salir a pedir el cobijo del Estado.

Mesa concluyó que «no compartimos lo que dice la industria, porque no hay disminución de stock, hay un volumen de posibilidades de faena de vaquillonas que puede superar las 400.000 cabezas y suplir a la cantidad de novillos. Lo que hay que tratar es de ser objetivo en el análisis y no mirar solamente para un lado. La exportación de ganado en pie determinó un precio «piso» de terneros, generó un mercado de futuro, y creemos que es muy bueno para la ganadería».

La solución

Para Mesa, la solución es apostar al crecimiento de la eficiencia reproductiva, habiendo posibilidades ciertas de mejorar los indicadores unos 10 puntos porcentuales.

Existen cerca de 30.000 productores ganaderos chicos y medianos a los que hay que fortalecer, hay que producir más terneros, aumentar a cantidad de carne que Uruguay exporta, y para ello hay que comprometerse. Todos los actores de la cadena cárnica, los técnicos, la institucionalidad agropecuaria, las organizaciones de productores, y el Estado debemos comprometernos con ese objetivo, concluyó Mesa.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.