McDonald’s lanzó cambios de su tradicional Cajita Feliz

A la tradicional Cajita Feliz de McDonald’s se le han realizado algunas modificaciones, a nivel mundial, para convertirse en una opción de comida saludable para los más chicos.

0 1.290

Recientemente, la cadena estadounidense lanzó al mercado las modificaciones de su popular menú infantil que constaba de la clásica hamburguesa, papas fritas, refresco y un juguete.

La nueva versión de este menú presenta una hamburguesa sin queso pero con tomate y lechuga, una reducción de la porción de papas fritas -adecuada a las necesidades energéticas de los niños en cuanto a grasas, calorías y sodio-, el cambio del refresco por agua o jugo de manzana sin azúcar añadida, colorantes ni saborizantes artificiales, y un postre elaborado con manzanas. También está la opción de pedir tomates cherry para quienes no deseen consumir papas fritas.

«Esta nueva Cajita Feliz tiene aproximadamente 20% menos de grasa total y saturada, 53% menos de azúcares añadidos y 20% menos de sodio. Estamos sumando porciones de frutas y vegetales que es algo que todos tenemos que consumir y que es difícil de incorporar a las dietas de los niños. Con esta nueva versión de la Cajita Feliz lo que se logra es que sea algo sumamente rico y divertido para los niños; ya sabemos que tiene aceptación. Ahora estamos sumando la parte de nutrición», afirmó en entrevista con LA REPÚBLICA la Gerente de Desarrollo e Innovación de Menú para McDonald’s Latinoamérica, ingeniera Natalia Archimede.

Desde el año 2011, McDonald’s viene realizando cambios en sus menús con el objetivo de mejorar la alimentación de sus clientes. Para ello, se agregaron las manzanas y los tomates cherry, por ejemplo.

Además, «desde 2016 los refrescos no se comunican en nuestro menú infantil. Eso no quita que si vienen y lo piden se les venda. Nosotros estamos utilizando lo que es el marketing responsable, por ende no los publicitamos en ninguno de los mensajes que realizamos para promocionar los menús infantiles», agregó Archimede.

Para la Gerente de Menú en Latinoamérica, en Uruguay hay oportunidad de consolidar este cambio. «Leí las cifras de cómo se alimentan los niños en Uruguay; hay un 12% de obesidad en niños, cifra que está en incremento. Además, el 70% no comen la dosis diaria necesaria de vegetales y frutas. En McDonald’s tenemos una gran responsabilidad y sin duda que esto es un avance, es una evolución que seguro no va a quedar acá y va a aportar a esta causa. Esto no es algo que podamos hacer las empresas por si solas sino que deben involucrarse las personas de la salud y las entidades públicas para que sigamos desarrollando más menús saludables».

Para ello, la Responsabilidad Social Empresarial juega un papel destacado. «Uno de los ejes más importantes dentro de lo que es Cajita Feliz es el bienestar infantil, porque McDonald’s en Latinoamérica tiene un ADN muy familiar. Latinoamérica es de los pocos lugares en el mundo donde la familia pesa tanto para el negocio.

Hoy en día llegan muchísimas más familias que las que llegan en el resto del mundo, por lo cual tenemos que impulsar esto y ayudar muchísimo a los padres. Sabemos la preocupación que tienen por lo que comen sus hijos y la dificultad que tienen para incorporar los vegetales y las frutas. Tratamos de dar una solución a ello y ayudarlos para que se sientan más seguros de traer a sus niños a nuestros locales, porque además de ser rica y divertida, ahora nuestra comida es más nutritiva».

La Cajita Feliz presenta otro cambio, aunque no es en lo alimenticio; el juguete que viene de regalo para los niños. Desde hace un tiempo, McDonald’s da la oportunidad de elegir entre el juguete y un libro.

«Además del cambio en la alimentación, queremos promover la lectura infantil que hoy en día se perdió. El momento de lectura de antes de irse a dormir y que el padre o la madre le lea un cuento a sus hijos se está perdiendo. Lo último que ven los niños antes de irse a dormir es una pantalla -celular, tablet, televisión-. McDonald’s quiere que vuelva el momento de unión familiar en el cual se le lee un libro y se aprende a través de la lectura. Por eso es que ofrecemos los libros como alternativa al juguete», señaló Archimede.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.