Más de 3.200 campamentos educativos formando en convivencia, respeto, solidaridad y cooperación

Unos 237.000 escolares y liceales, de entre 6 y 17 años de edad, y profesores de toda la Enseñanza Pública han formado parte de esta iniciativa que ya tiene 10 años.

1 185

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) realizó en diez años 3.233 campamentos educativos, con la participación de 237.000 acampantes de entre 6 y 17 años de edad y de docentes de todos los subsistemas de la enseñanza pública. La inauguración del programa se concretó en 2009.

Este año, el undécimo de esta convocante experiencia de integración socioeducativa, se programó la realización de 220 campamentos en los cuales participarán más de 19.000 estudiantes y educadores, casi el doble de los registrados hace una década, informaron a LA REPÚBLICA desde la ANEP.

El Programa Campamentos Educativos, dirigido a una población estudiantil interciclos situada en dos tramos etarios que van de los 6 a los 12 años y de los 13 a los 17 años de edad, es una política educativa de impronta inclusiva, transversal e interinstitucional que apoya y contribuye al acompañamiento de las trayectorias educativas.

Este dispositivo que desde 2016 es parte de la Dirección Sectorial de Integración Educativa (DSIE) del Codicen, «ofrece una oportunidad de encuentro a niñas, niños, adolescentes, jóvenes y docentes durante tres días y dos noches», informó el coordinador Rafael Rodríguez.

El educador enfatizó que ahora esta propuesta, que tiene un talante lúdico-recreativo y a la vez pedagógico, «es parte de la ampliación del tiempo educativo y una de las líneas estratégicas que desarrolla la Dirección Sectorial de Integración Educativa».

Aprendizaje y convivencia

En ese contexto explicó que los acampantes pertenecen a los tres subsistemas de la ANEP (Primaria, Secundaria y UTU), quienes tienen la posibilidad de conocer otros lugares y espacios, y también de acceder a innovadoras propuestas pedagógicas que ponen el mayor énfasis en la convivencia.

«Esta situación contribuye a conformar una comunidad transitoria de noventa personas con acuerdos de convivencia, en base al respeto, la solidaridad y la cooperación. También se aprovecha la instancia de estar en un entorno privilegiado en contacto con la naturaleza, para potenciar una propuesta pedagógica que genere una experiencia transformadora», afirmó.

Por su parte Alejandro López analizó la intrínseca dimensión social de este dispositivo, puntualizó que el proyecto tiene un carácter «realmente transformador, porque para muchos participantes, particularmente los de bajos estratos socioeconómicos, es la primera experiencia de integración».

Al respecto destacó que el programa incluye todos los servicios de traslado y alimentación, a lo cual se suma la estrategia pedagógica con la participación de equipos especializados que reciben a los estudiantes en cada campamento.

«Esto permite que la experiencia genere en cada uno de los participantes un impacto realmente significativo, porque tiene un carácter integral que atiende todas las dimensiones de la persona», resaltó.

López también valoró el aprendizaje de los propios docentes, afirmando que los campamentos «son momentos realmente muy importantes en lo relativo a la conexión con cada uno de los acampantes».

Consideró que estas instancias de encuentro «permiten romper algunos esquemas, descubrir otros aspectos y ver a las personas desde un lugar totalmente diferente, lo cual a menudo la rutina del trabajo institucional no permite».

También podría gustarte
1 comentario
  1. Juan dice
    A ponerse las PILAS muchachos si llega bolsonarito se terminan los campamentos y todo lo que sea SOCIAL ya nos amenazo con terminar el recreo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.