Mariano Arana, el espejo en el que se mira Álvaro Villar

El precandidato a la Intendencia admitió que el arquitecto es una de sus referencias políticas.

Álvaro Villar es un «outsider», condición que, como todas las demás, trae aparejadas una serie de beneficios y debilidades. El precandidato a la Intendencia de Montevideo habló al respecto en República Radio, donde además se animó a nombrar una de sus referencias en lo que a gestiones departamentales se refiere: Mariano Arana.

«Es cierto que yo vengo desde fuera de la política, no estoy en ningún sector del Frente Amplio desde hace 30 años, y considero que mi aporte a las ideas que defiendo era trabajar lo más posible por determinados ideales, que son los que intentamos llevar adelante en los lugares donde hemos trabajado en estos años.

Siempre que uno entra a una nueva tarea, sabe las fortalezas y las debilidades con las que viene. Una de las debilidades es que no pertenezco a la vida política partidaria, y eso puede significarme dificultades.

Para palear esas debilidades, lo que uno hace es apoyarse en gente que suple esas carencias», contó.

Además, dijo que «esto es un camino, e invito a la gente a acompañarme para ver si logramos avanzar en las condiciones que pretendemos. Yo estoy convencido que es posible, pero hay que hacerlo sabiendo que hay mucho para aprender, escuchando, haciendo acuerdos y dialogando».

Un referente

Consultado sobre si podría mencionar algún referente cuya Intendencia se parezca más a lo que él pretende realizar en caso de ser electo, dijo Villar: «De cada Intendencia creo que hay cosas importantes para aprender. En estos últimos días he estado en contacto con personas de diferentes administraciones.

A mí me gustaría rescatar aquello ‘Montevideo, tu casa’ de la administración de Mariano Arana. Todo lo que hizo Arana con respecto al vecino, a centrar en él toda la gestión, en el amor a la ciudad.

Yo soy un enamorado de Montevideo y creo en las posibilidades enormes que tenemos. La capital mantiene su escala humana, y eso es importantísimo. Creo que las intendencias del Frente han trabajado mucho para mantener eso».

Asimismo, reconoció: «Hay mucho para hacer en el tema de la limpieza. Nosotros podemos aspirar a ser una de las 30 ciudades más limpias del mundo. Creo que tenemos que trabajar con esa idea, con la idea de que no podemos resignarnos a que haya gente durmiendo en la calle».

«Queremos ganarle al auto y a las motos»

Otro de los objetivos que Villar se fija para una eventual Intendencia es «seguir trabajando en el tema del transporte y la movilidad. Se ha avanzado mucho, pero se debe seguir avanzando. Queremos ganarle al auto y a las motos, y saber que el transporte colectivo no solamente es más saludable y menos dañino para la ciudad, sino que además cuida más la salud de los montevideanos. Todo lo que hace el auto y la moto para llegar antes implica muchas veces pérdidas humanas.

Con lo de ganarle al auto y la moto me refiero a que las personas no inviertan un tiempo excesivo en ir de su casa al trabajo. Para que lo dejes, no puedo ofrecerte que antes llegabas en 40′ y ahora lo haces en una hora y media, así que hay que trabajar en ese sentido.

Se ha bajado mucho el tiempo promedio en los desplazamientos. Tenemos que buscar la forma de interconectar diferentes medio de transporte. Que se pueda hacer el primer kilómetro en bicicleta, luego poder colgar la bicicleta en el ómnibus y el último kilómetro de vuelta en bicicleta.

Hay que trabajar mucho la idea de que uno pueda vivir más cerca del trabajo, densificar la ciudad. Todo eso es una idea de ciudad que hay que rescatar, y se basa mucho en la mejora de la convivencia».

Conociendo al vecino

Más adelante, recordó que «el primer punto de la ‘Actitud Maciel’ es mirar a los ojos al paciente cuando se habla con él. Eso tiene que ver con el tema del respeto.

Ese mismo concepto, aplicado a la ciudad, va relacionado con el saludo. La ‘Actitud Montevideo’ debería empezar por ahí. Porque uno saluda a lo que es visible, y muchas cosas se han vuelto invisibles en el barrio y en la ciudad. No sabemos el nombre del vecino, de quien nos vende el pan. La idea de recuperar el saludo tiene que ver con recuperar el concepto de vecindad, saber qué le pasa al vecino de al lado».

«Un hospital puede ser más complejo que una ciudad»

Por último, manifestó: «La posibilidad de poner por encima de cada uno de nosotros el bien común, que en este caso es el interés de la ciudad, es el gran desafío que tenemos.

Yo estoy de acuerdo que un Hospital no es una ciudad. Pero en algunos momentos el Hospital puede ser peor: si a usted lo llaman a las dos de la mañana porque hubo un cortocircuito que apagó la corriente, y que el generador no arrancó, y hay dos operaciones en marcha. Esas urgencias, cuando se dan en el hospital, que puede ocurrir en cualquier momento, son vidas humanas las que están en juego.

Entonces, un hospital no es una ciudad, pero a veces puede ser peor. En ese mismo sentido, la gestión de los problemas de relación humana y la dificultad de la gente para trabajar juntos, los tenemos también en el hospital».

1 comentario
  1. Ana dice
    Mariano Arana fue de los mejores intendentes que tuvo Montevideo Transformó la ciudad vieja en un sitio de nuevo esplendoroso Nadie hizo obras de tanta vitalidad Nos gustaría que en el nuevo gobierno municipal estuviera a cargo de Urbanismo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat