Marcelo Falca y Enzo AdinolfiManini Ríos pedirá que se vote su desafuero apenas asuma la banca

Dijo que defenderá ante la Justicia su inocencia y probará que su destitución obedeció a una «operación política».

6 2.749

El general de Ejército Guido Manini Ríos asumirá este sábado como senador de Cabildo Abierto (CA) y jefe de una bancada parlamentaria debutante de 14 legisladores (tres senadores y once diputados).

En entrevista con LA REPÚBLICA, anunció que solicitará al Senado que vote su desafuero para declarar ante la Justicia por el caso Gavazzo. El pedido para el retiro de sus privilegios como legislador requiere de 21 votos para su aprobación y fue presentado en noviembre del año pasado por la Suprema Corte de Justicia.

Manini Ríos dijo que probará en la Justicia que los hechos que culminaron con su cese como comandante en jefe fueron consecuencia de una «operación política». El líder de CA dijo que asumir la banca en el Senado significa un «tremendo desafío y una gran responsabilidad» en lo personal.

Además del Parlamento, el novel partido también peleará en las elecciones departamentales y municipales de mayo. CA comparecerá en forma independiente en 12 departamentos y en otros 6 presentará también candidatos propios aunque bajo el lema Partido Nacional. En Montevideo, en tanto, apoyará la candidatura única de Laura Raffo.

El excomandante defendió el mecanismo de ley de urgente consideración, aunque entiende que solo debió aplicarse para atender la situación de inseguridad pública -«los otros temas se podrían, tal vez, haber tratado en otro momento»- y adelantó algunas de las propuestas de CA que, espera, se incluyan en el proyecto definitivo.

Afirmó que se planteará una Fiscalía de Corte con varios miembros en su dirección, además de introducir el voluntariado de protección civil para que los jóvenes aprendan algún oficio, entre otras iniciativas. Manini Ríos definió a CA como «artiguista» y negó que represente a la «extrema derecha», al «fascismo» o al «nazismo».

«CA no es la extrema derecha, no es fascismo, no es nazismo, CA es artiguismo, es sentimiento de solidaridad con la gente más frágil. Creemos que ahí está la fortaleza nuestra y bueno, basta ver nuestra base de votantes», afirmó.

¿Qué significa para usted asumir el cargo de senador?

Yo diría que más que nada es un gran desafío, una inmensa responsabilidad. Aparte soy el jefe de una bancada totalmente debutante, completa, los 14 legisladores de CA que asumen el sábado, son debutantes.

Significa un tremendo desafío, primero que nada, porque la gente ha depositado tremendas expectativas en nosotros. Y también significa una enorme responsabilidad, porque somos conscientes que el ahora que vive el país es compleja, y que tenemos que llegar a soluciones de muchos de los problemas de la gente.

¿Qué rol prevé tener en el Parlamento CA?

Quisiéramos y pretendemos ser un nexo. Un rol bisagra entre las dos mitades en las cuales el país está dividido electoralmente y en todos los aspectos. Creemos que hay que dialogar mucho, hay leyes que sería bueno que tuvieran un amplio respaldo político, que participe también el Frente Amplio (FA), que haya posibilidades de mejorar y dialogar.

Creo que CA va a ser un elemento de diálogo entre partes y de búsqueda de soluciones a los grandes problemas de la gente, más allá de quiénes sean los que propongan esas ideas. En ese sentido creemos que lo importante es la gente y no el protagonismo de cada uno.

¿Qué leyes podrían votar con el FA? ¿Cuál va a ser el diálogo que va a tener debido a las distintas asperezas que hubo en la campaña electoral, como también lo hubo con distintos partidos también dentro de la coalición?

Si es por asperezas hemos tenido serias asperezas con prácticamente todo el espectro. Leyes que signifiquen soluciones a problemas, a la vida de la gente en todos los ámbitos, no tenemos ningún problema en votar, así sea a iniciativa del FA, alguna de ellas.

Como también vamos a recabar el apoyo del FA en proyectos que queramos presentar. Creo que hoy Uruguay tiene que ser consciente que estamos viviendo un cambio de época. Se termina la época de ver la política desde la «chacrita», midiendo resultados electorales futuros.

Tenemos que ponernos la camiseta blanca y celeste y todos juntos buscar soluciones. Acá tenemos miles y miles de jóvenes que no tienen ningún horizonte, que tienen la noche alrededor, que no ven una luz en ningún sentido. Ya no estudian, no están en edad, ni tienen un entorno que lo propicie.

No trabajan, no tienen habilidades, difícilmente alguien los contrate. Más allá de alguna changa puntual. Tienen a su alrededor un submundo que los lleva o que los induce a terminar en el delito, venta de droga o cosas por ese estilo, que terminan haciéndole perder el rumbo en la vida.

Si no buscamos soluciones para ellos, va a ser muy difícil que Uruguay salga adelante. Hay que en cierta forma suturar el tejido social que se ha ido rompiendo a lo largo de los años. No le cargo las tintas solo al FA, esto arrancó mucho antes que el FA.

Ahí hay que proponer soluciones para al menos ir achicando ese problema, que no sea de la magnitud que es hoy. No estoy descubriendo la pólvora cuando digo lo que estoy diciendo. Todos somos conscientes y si tenemos un poquito de grandeza, y no miramos la chacrita, acá no importa quien lleve la iniciativa, lo que importa es encontrar soluciones.

Con respecto a la ley de urgencia, ¿comparte el mecanismo?

El mecanismo es válido para muchas cosas. En nuestra campaña electoral hablamos de una ley de urgente consideración, y nos referíamos al tema seguridad pública, convivencia ciudadana le llamábamos. Dijimos más de una vez que íbamos a proponer una ley de urgente consideración circunscripta al tema seguridad.

Ese fue nuestro plan. La idea de una ley de urgencia la entendemos necesaria en ciertas circunstancias y aspectos. Se puede criticar que acá hay temas que no son de urgente consideración.

También sabemos que los tiempos parlamentarios a veces son excesivamente largos. Para nosotros lo que sí es de urgente consideración es el tema seguridad. Los otros temas se podrían, tal vez, haber tratado en otro momento.

CA tiene preocupación especial por reactivar el país productivo. El país productivo está en crisis, hay sectores que están desapareciendo. Que una vez que desaparece un productor, ya no regresa.

Entonces creemos que en esta ley de urgencia, hay que prever medidas que en cierta forma signifiquen oxígeno para esos sectores. En el aspecto de seguridad, si bien hay muchas cosas que se incluyen en esta ley, hay alguna otra que nosotros podríamos también incluir ahora.

¿Por ejemplo el serenazgo a cargo de militares?

No, no. El serenazgo no lo estamos planteando, porque desde el principio fue idea nuestra. En la elección de octubre el pueblo uruguayo no eligió a CA, eligió al PN. Para seguir para adelante en el proceso electoral, no vamos a pretender imponer nuestras ideas, sabiendo que el tema del serenazgo no fue una propuesta del gobierno.

Si bien la entendimos válida y útil, no vamos a insistir con eso ahora en esta ley. Sí, creemos que es necesario y realmente útil, vamos a proponer la instalación de una cárcel de alta seguridad, para recluir a los pesos pesados del delito. Que no está en esta propuesta, pero creemos que es probable que entre todos los integrantes de la coalición lleguemos a un acuerdo en eso.

¿Allí estaría custodiado por militares?

La propuesta nuestra es esa. Puede haber variantes, producto de una negociación entre las partes, pero yo creo que lo ideal es que sea custodiada por militares.

Con respecto a seguridad, en la ley de urgencia hay cambios en el nuevo Código del Proceso Penal, ¿los llevarían dentro de la ley de urgencia?

Sí, pero vamos a proponer otras cosas más

¿Por ejemplo?

Por ejemplo, nosotros coincidimos con el planteo del fiscal (Gustavo) Zubía, de colegializar la Fiscalía General.

Que sea un triunvirato…

Sí, habría que ver si tres o cinco miembros. Al estilo Suprema Corte de Justicia porque creemos que hay demasiadas atribuciones en una sola persona. Así como está planteado no es la mejor solución y se puede cambiar. Pero también puede haber otros.

La coordinación final del proyecto se va a hacer en los próximos días, la idea es que esté pronta para el 1° de marzo. Pero del tema del nuevo Código hay muchas cosas que tenemos que prever: la limitación o el cambio sustancial en el juicio abreviado. Ahora cómo está funcionando creemos que la Justicia tiene grandes carencias por no poder atender toda la problemática.

Ud. había adelantado que CA presentaría cambios en todos los temas, ¿es así?

No en todos. Pero hay en varios temas tenemos propuestas, o elementos que queremos cambiar. Incluso hay capítulos que no están en el borrador, que tal vez los vamos a proponer también. Me refiero a ley orgánica militar, tenencia de los padres… el padre masculino en cuanto al tema de hijos.

Hay una realidad: con las leyes actuales que son muy inelásticas en ese tema, el padre y toda la familia paterna, los abuelos y todo, pierden el contacto con el niño, o por lo menos tienen muchas dificultades hoy, así como está planteado el marco legal actual. Diría que hay una veintena de artículos que nosotros proponemos incluir.

El 22 de enero recibieron el anteproyecto. ¿Fue suficiente el tiempo para su estudio?

Hubiera sido mejor disponer de más tiempo, pero trabajando intensamente el tiempo alcanza. Igual después sigue la discusión a nivel del Parlamento. Esos 90 días son también para mejorar el articulado y cambiarlo.

¿Cómo va a trabajar CA en relación a esta ley?

Los legisladores tienen una función a cumplir, que es en definitiva aprobar la ley, no es que viene del Poder Ejecutivo y a tapa cerrada se aprueba. Ahí puede haber mejora, vamos a recibir gente interesada en determinado artículo, que nos puede hacer ver la inconveniencia de aprobar el artículo de esa forma, o sugerir una mejora, y nosotros tenemos que tener sentido común y apertura para entender las cosas como son, y no cerrarnos obtusamente en una redacción. En esos 90 días en el Parlamento vamos a proponer cambios. El proyecto no se va a votar a tapa cerrada.

¿Están pensando, por ejemplo, en presentar algunas iniciativas por fuera de la ley de urgencia?

Sí, este año va a estar signado por estas dos grandes leyes, que son la ley de urgencia, y la ley de presupuesto. Eso va a ser lo que va a marcar el año. Tenemos varias propuestas de temas que no están en esa ley de urgente consideración, pero que ameritan leyes especiales y creo que no sería bueno incluirlo en la ley de urgente consideración.

¿A cuáles se refiere, por ejemplo?

Tenemos la idea de impulsar aquello que alguna vez propusimos sobre la juventud que no trabaja, no estudia, generar ese voluntariado de protección civil, darle a esa juventud oportunidades de aprender algún oficio, de eso se trata la protección civil.

Darle una herramienta en la vida a gente que no ha tenido ninguna posibilidad, gente que ha quedado marginada de todos los procesos. Creemos que amerita una ley que va a tener necesidad de algún recurso financiero, mínimo, que lo va a necesitar. Pero no es para ponerlo ahora en esta ley de urgente consideración. Pero sí amerita una ley específica y la vamos a impulsar.

Posiblemente temas que puedan quedar al costado, como el de la tenencia de los hijos por parte de los padres masculinos, ameriten una ley específica. Lo tenemos en nuestro programa de gobierno, lo hemos propuesto a lo largo de la campaña y no están en esta propuesta.

Hay cosas que hay discutirlas, plantearlas seriamente. Vamos a tener una activa participación parlamentaria, con propuestas claras, apuntando a mejorar las condiciones de vida de la gente.

¿Cuál va a ser la propuesta con respecto a los jóvenes?

Habíamos hablado de un ámbito dentro del Estado, en su momento hablamos de unidades militares que pudieran tener capacidad de recibirlos, pero también puede ser en otros ámbitos del Estado, donde se imparta instrucción, cursos, digamos de defensa civil, de protección civil.

Es decir, hoy, mañana hay un gigantesco incendio, como ocurre normalmente en verano, y ante eso, tener gente preparada, o hay inundaciones generalizadas, a veces es tal la magnitud del problema que sobrepasa las capacidades de los recursos que tiene el Estado.

¿Cómo calificaría a CA?

Es indudable que CA aparece en el escenario político en forma, yo diría sorpresiva. Nadie lo invitó y parecería que ya estaba la mesa armada y las sillas prontas para quienes tenían derecho a ocupar esas sillas. Y que CA no tenía derecho a ninguna en el escenario político nacional.

Y CA sin pedir permiso se instaló y empezó a recibir adhesiones de mucha gente. Y eso generó preocupación, rechazo de los que parece que estaban destinados a ser los que ocuparan esa silla. Desde que comenzamos nuestra marcha se nos hostilizó implacablemente, desde todo el espectro político. No fue la izquierda que nos pegó, porque nosotros éramos la derecha, no….

Acá vino de todos lados, se nos etiquetó, se nos quiso reducir a que nosotros somos la extrema derecha, se nos trató de fascista, de nazis, de partido militar, de esto, de lo otro. Todas las etiquetas posibles. Otros… por derecha, nos acusaban de ser un engendro del Pepe Mujica, para fragmentar a la oposición, y lo hicieron públicamente, más de uno.

Es decir, que fuimos cualquier cosa con tal de generar la sensación de que éramos peligrosos para la democracia, llegaron hasta dudar de nuestras credenciales democráticas. Hubo una hostilidad general de todo el espectro político, desde el día que arrancamos y yo diría que hasta ahora.

¿Cómo es su relación hacia dentro de la coalición?

Nosotros miramos el monte, no el árbol. Aquellos ataques que hemos recibido en campaña electoral, nosotros decimos que eso fue la campaña electoral, fueron estrategias que siguieron. Ahora el monte es mirar el país, mirar lo que viene para adelante.

Somos conscientes de que este gobierno que arranca el 1º de marzo tiene que ser un gran gobierno, un muy buen gobierno, tiene que encontrar soluciones a la gente. Si no, va a ser lamentable para todos, para el Uruguay para empezar, va a ser lamentable.

Y acá ya no es más cuanto peor mejor, acá ya no es más, si le va mal a este gobierno me favorece a mí o no me favorece. Yo creo que esas mezquindades ya tienen que quedar de lado, porque el país está en una etapa de su historia bastante compleja y empieza a estar en juego o en riesgo, la propia existencia del país como tal.

¿Entonces, cómo calificaría usted al partido CA en pocas palabras?

CA se autoproclama como artiguista, sabemos que artiguistas se proclaman todos acá en el Uruguay. Pero nosotros creemos que el artiguismo al que todos invocan, es un gran desconocido, pocos saben lo que significa. El artiguismo significa preocupación real por los más frágiles, no en el discurso de que el rico le sacó al pobre, la lucha de clases.

Y al final cuando se gobierna, resulta que no se saca de la pobreza a la gente, los pobres siguen siendo pobres y a veces más pobres que antes. Sigue habiendo indigentes, sigue habiendo gente comiendo de la basura, aumentaron los asentamientos, etcétera. Uno ve que no pasó más allá del discurso.

CA se define como artiguista, rechazamos el rótulo que nos quieren poner, que nos han puesto de entrada, derecha, extrema derecha… nos han dicho de todo. Bueno, fascista, nazi, eso es lo menos que nos han dicho.

¿No le preocupa igual que le digan nazi, fascista?

No es que no me preocupe, por supuesto que es una difamación total, y es una agresión gratuita que se nos hace. Pero hay gente que parece que cree que tiene el derecho a agredir sin que nadie diga nada. Nosotros no vamos a salir a cada uno que sale con eso a aclarar que no somos lo que es evidente que no somos.

Aparte que a veces viene de sectores, ese tipo de acusaciones, de gente que no se han cansado de justificar dictaduras que han generado millones de muertos en el mundo, y sin embargo son capaces de endilgarnos a nosotros algún rótulo por el estilo. CA no es la extrema derecha, no es fascismo, no es nazismo, CA es artiguismo, es sentimiento de solidaridad con la gente más frágil.

¿Para CA no existe ni izquierda ni derecha?

Lo de izquierda y derecha son etiquetas perimidas. Yo le digo qué es ser derecha. Ser derecha es ser conservador, ser de derecha es no querer cambiar cosas, como fue tradicionalmente derecha. Entonces yo le diría que el partido de la derecha hoy es el FA, el que menos quiere cambiar las cosas.

Si ser derecha es querer poner orden en el caos que hay de la inseguridad, bueno entonces CA es derecha en ese sentido, porque quiere poner orden. Pero yo estoy seguro que hoy, el 90% de los uruguayos quiere lo mismo. Entonces son derecha el 90% de los uruguayos. Si ser izquierda es tener sensibilidad por los más frágiles, ese es el discurso que adopta el FA, pero en la realidad no lo es.

Si eso es ser izquierda, entonces CA es izquierda. Por ejemplo, alguien ha dicho por ahí que CA es como Vox en España. Entonces ya nos ponen la misma etiqueta. Y no tenemos nada que ver, podrá haber alguna cosa que coincida, pero en la mayoría seguramente no coincidimos.

Entonces… eso u otras cosas sirven para simplificar el análisis, y yo creo que no, hay que entender el fenómeno, hay que entender el fenómeno. Qué fue Benito Nardone en su época, qué era Benito Nardone, era derecha, era izquierda, no, él representaba el sentimiento de la gente del campo, que en aquella época tenía un peso muchísimo mayor que hoy. Entonces… ahí estuvo su fenómeno.

Yo digo que acá lo que falta en los analistas es entender realmente cuáles son los fenómenos políticos que se están dando, por qué la gente apoya determinada expresión política. Por qué la apoya, no será porque… esa… esa gente realmente ha sido… paulatinamente dejada de lado en todos aquellos que se supone que manejan la cosa pública, debiéndolos contemplar a todos.

No sé, yo el término derecha o izquierda, creo que son términos artificiales. Y después yo le pregunto a usted, izquierda, qué es izquierda, cuántas izquierdas hay.

También podría gustarte
6 Comentarios
  1. Matilde Iraola dice
    FASCISTA DE CABILDO ABIERTO, EL GENERAL GUIDO MANINI RIOS, QUE ES UNA SUERTE DE BOLSONARO URUGUAYO, ENCUBRIDOR DE VIOLADORES DE DERECHOS HUMANOS DURANTE LA DICTADURA. PABLO MIERES ACORDÓ CON LA PEOR DERECHA, INCLUYENDO AL HERRERISTA LACALLE POU, FUTURO PRESIDENTE, AL NEOLIBERAL COLORADO ERNESTO TALVI -EMPLEADO RENTADO DEL GRAN CAPITAL Y OPINÓLOGO EN EL NUEVO DIARIO DE LA DERECHA LA REPÚBLICA.
    1. Bahamonte dice
      No leíste el artículo que encabeza la página. Sólo estás destilando odio sin informarte de nada. El veneno te dejó ciega.
  2. Mariana dice
    ¿ artiguista? ¿Este loco se cree que fue el único que estudió el ideario artiguista? Me parece que hay algunos artículos que los interpretó a su » manera». ¡ Pobre Artigas!
  3. Pedro de la Heroica dice
    Artigas es Federalismo..y no hay un solo politico en este pais que este de acuerdo con el ideario Artiguista…son todos centralistas que ven natural que Montevideo expropie recursos al resto del país en forma constante desde hace 200 años…y como si fuera poco los restos de Artigas descansan en el centro de Montevideo…misma ciudad de traidores que abrazo a Lecor y lo obligo a irse del país…
  4. Jorge dice
    Arriba Manini, a defender el honor y a dar a conocer la verdadera cara de estos encantadores de focas.
  5. Bahamonte dice
    A ver si yo estoy entendiendo algo mal… El Gral. Manini sería entonces, el primer político uruguayo que voluntariamente renunciaría a sus fueros para comparecer ante la Justicia y es tildado de nazi, de fascista, de golpista??? Y esos rótulos vienen nada menos que de quienes defienden la dictadura que se eternizó en Cuba hace ya 62 años. Y son quienes dicen que en Venezuela y Nicaragua no existen dictaduras. Entonces tendremos que aprender de nuevo qué es ser demócrata y qué significa ser fascista. Por otra parte, no seamos hipócritas, hay comentarios acá en los cuales se deduce fácilmente que no leyeron el artículo en su totalidad. De otra forma no se entendería que estén opinando al revés de las afirmaciones del reportaje.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.