Mañana es el día Mundial del Alzheimer

Desde el año 1994 se estableció por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 21 de setiembre como el Día Mundial del Alzheimer, con el auspicio de Alzheimer’s Disease Internacional (ADI).

La enfermedad de Alzheimer se calcula que representa entre un 60 y 70 por ciento de los casos, además de ser una de las principales causas de discapacidad y dependencia de las personas mayores en todo el mundo. Hoy se conmemora dentro del mes que el Ministerio de Salud Pública (MSP) decidió destinar para lograr una fuerte concientización sobre la importancia de la salud cardiovascular e impulsar el nuevo programa de salud cerebral, según se informa desde la web del MSP. María Giudici, subdirectora general de salud del MSP, explica que una de las tantas razones para crear un programa específico de esta área de la salud es, por ejemplo, la falta de estadísticas nacionales respecto a la incidencia de la demencia en nuestra población.

La demencia es un síndrome –generalmente de naturaleza crónica o progresiva– caracterizado por el deterioro de la función cognitiva (es decir, la capacidad para procesar el pensamiento) más allá de lo que podría considerarse una consecuencia normal del envejecimiento. La demencia afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. La conciencia no se ve afectada. El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y en ocasiones es precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación.

A menudo la falta de concientización y comprensión de lo que la demencia es y sus implicancias, puede provocar cierta estigmatización de las personas que la padecen y suponer un obstáculo para que se acuda a los servicios de diagnóstico y atención oportunamente. De todas formas es importante recalcar que la temprana detección de esta enfermedad es fundamental para su posterior tratamiento y calidad de vida del paciente. María Giudici especificó que para el diagnóstico de la demencia no es necesario ningún estudio (a no ser que se trate de clasificar qué tipo de demencia es) por lo que para una primera etapa, la historia clínica y un buen examen neurológico es suficiente. De ahí que la detección de los primeros signos de deterioro cognitivo leve es fundamental y hace a la diferencia en cuanto al avance y evolución de la demencia.

Son 50 millones de personas las afectadas por demencia a nivel mundial, de las que alrededor del 60 por ciento vive en países de ingresos medios y bajos. Cada año se registran 10 millones de nuevos casos y se calcula que entre un cinco y un ocho por ciento de la población general de 60 años o más, padece demencia en algún momento. El impacto de este síndrome, no sólo en las personas que lo padecen sino también en sus cuidadores, familia y la sociedad, puede ser de carácter físico, psicológico, social, económico y resultar abrumador para cualquiera que esté expuesto a sus consecuencias.

En el marco del día mundial del Alzheimer, el MSP hará una actividad en el día de mañana lunes 21 de septiembre, a las 10 horas, con el título de «Hablemos de demencia».

1 comentario
  1. RaAgThMa dice
    Muerte digna ya!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat