VERDADLos restos encontrados en el Batallón 13 pertenecen a Eduardo Bleier

El militante comunista fue secuestrado en la vía pública en octubre de 1975.

2 1.818

Eduardo Bleier tenía 47 años al momento de su desaparición, el 29 de octubre de 1975, cuando fue secuestrado en plena calle, en Montevideo. Este lunes, se confirmó que los restos encontrados en el Batallón 13 eran suyos.

Militante del Partido Comunista del Uruguay (PCU), era odontólogo, casado y padre de cuatro hijos. A partir de octubre de 1975, el régimen militar desplegó una profunda persecución y represión contra toda la estructura del PCU llamada «Operación Morgan».

En el marco de esta operación, diez militantes comunistas fueron desaparecidos, entre ellos Eduardo Bleier. Su hijo, el periodista Gerardo Bleier, confirmó que él y su familia fueron informados y que el presidente Tabaré Vázquez se comunicó con ellos, según consignó Subrayado.

Belier fue detenido y torturado inicialmente en el Centro Clandestino de Detención (CCD) conocido como «300 Carlos R» o «Infierno Chico», en Punta Gorda. Luego, en noviembre, fue trasladado al Batallón Nº 13, o «Infierno Grande», principal centro de tortura del Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA).

Según la ficha disponible en la web de la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente, dos testigos, José Wolman y Alcides Lanza, declararon «haber escuchado y visto a Bleier siendo sometido a salvajes torturas en el C.C.D. “300 Carlos”. A su vez Vilma Antúnez declara que el 07 de noviembre de1975, estando detenida en el mismo C.C.D., sienten gritos y ven a Bleier mientras caía rodando por una escalera». Según Antúnez, al llegar al suelo, Belier sufrió una brutal golpiza.

La Comisión para la Paz, formada durante el gobierno de Jorge Batlle, había determinado que los restos de Bleier «habrían sido primero enterrados en el Batallón 14 de Toledo y después exhumados, incinerados y tirados al Río de la Plata», una información errónea que la tierra misma se encargó de desmentir.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. Rogelio dice
    Muy valientes para torturar gente desarmada, cuando tienen que enfrentar a la justicia esconden el bulto. Igual que los nazis.
  2. Leandro dice
    Otra lamentable y dolorosa prueba de que en Uruguay «no pasó nada», de que la tortura y persecusión fue un invento y que hasta hoy continúan mintiendo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.