Los ecos del escándalo de Boca en Brasil

Comunicados de ambos clubes acusándose, recriminaciones al VAR, y críticas de Castrilli.

La eliminación de Boca Juniors de la Copa Libertadores tuvo una gran repercusión por los incidentes que se dieron en los pasillos de los vestuarios. Varios directivos argentinos se expresaron por esos pleitos que tuvieron con la seguridad y la policía, quien usó gases lacrimógenos para poder controlar a la delegación del Xeneize.

Atlético Mineiro, mediante un comunicado, se refirió a este hecho y le arrojó toda la culpa a Boca. «Luego de una larga negociación, mediada por el presidente Sérgio Coelho, la delegación argentina se dirigió a la comisaría para registrar un informe de incidente por depredación de bienes y agresión. Nadie será detenido. El saldo fue de heridos, afortunadamente sin gravedad».

Además, el conjunto brasileño explicó por qué la policía usó los gases lacrimógenos: «En el camino, atacaron a todos los que se encontraron, además de romper bebederos y barandillas. La policía llegó después de algún tiempo y ahuyentó a los atacantes con gas pimienta. Los guardias de seguridad de Galo y Mineirão intentaron, sin éxito, contenerlos».

Boca acusa al VAR

Boca emitió un durísimo comunicado asegurando que los dos goles que le anularon en «fallos inexplicables» en la serie «destruyeron el espíritu deportivo del torneo más prestigioso del continente».

«Hoy nuestros socios, hinchas, jugadores y cuerpo técnico han sido perjudicados de forma alevosa, interpretando de manera maliciosa e intencionada la tecnología VAR. Lo acontecido marca un hecho sin precedentes, por ser el único caso en donde ganando los dos partidos de la serie un club queda eliminado de la competencia», añadió el club.

«Situaciones como las vividas en las últimas jornadas dejan en manifiesto el manejo tendencioso de nuestro fútbol continental», agregó el club.

Tampoco podemos dejar pasar el hecho que desde la máxima autoridad del Club Atlético Mineiro se fogoneó con expresiones violentas y amenazantes durante varios días hasta llegar a los lamentables hechos en los que fueron damnificados físicamente nuestros jugadores, cuerpo técnico y dirigentes, quienes tuvieron que estar demorados por más de 12 horas en situaciones lamentables con el fin de no romper la burbuja sanitaria», dijo.

«Una vez más hemos sido perjudicados por decisiones que poco tienen que ver con lo deportivo y mucho con el manejo arbitrario de una competición que no lo merece», concluyó.

Minutos después de emitido el comunicado, el plantel pudo pegar la vuelta hacia Argentina tras 12 horas en una comisaría de Belo Horizonte.

Castrilli también contra el VAR

El exárbitro argentino Javier Castrilli se sumó a las voces críticas respecto al VAR después de la polémica eliminación de Boca Juniors en octavos de final de la Copa Libertadores a manos de Atlético Mineiro, que se vio favorecido por la intervención del videoarbitraje en cada uno de los dos encuentros que terminaron 0-0.

Si bien la Confederación Sudamericana de Fútbol suspendió a los jueces responsables del despojo en La Bombonera y respaldó al equipo arbitral que encabezó el uruguayo Esteban Ostojich este martes, Castrilli consideró que debió ser validado el tanto que se anuló a Marcelo Wigandt.

«Cuando uno ve las imágenes del VAR se da cuenta que hay una predisposición a encontrar algo sea como sea. Cuando se busca el punto de contacto se lo hace con una cámara y cuando se descubre la posición de los cuerpos se hace con otra», sostuvo sobre el offside previo de «dos centímetros» que se detectó en la revisión, en diálogo con ESPN.

«La tecnología obliga a un preciosismo técnico. Ese preciosismo técnico te obliga a sancionar. ¿Hay dos centímetros de la rodilla adelantada? Sí. Pero ese jugador, ¿realmente impacta en la jugada? Cuando vemos las imágenes, vemos claramente que cuando al arquero se le escapa la pelota hay una luz de ventaja entre el cuerpo de González y el arquero», comentó.

Pero no conforme con eso, la voluntad de González es no chocar con las piernas. Lo demuestra girando sobre su propio eje y cayendo de espaldas», añadió, en este caso criticando la decisión de Ostojich de anular el tanto por la interferencia del mediocampista de Boca.

«Ni siquiera es por una rodilla; son dos centímetros. Es una cosa increíble. La FIFA debe tomar cartas en el asunto. Esto no puede seguir así. Esto genera violencia y desconfianza, alimenta la suspicacia y es un disparo al corazón de la credibilidad de todo el sistema, no del aparato arbitral», concluyó.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna