#IdearioLlegamos: es el próximo domingo

El próximo domingo será la fiesta de un pueblo ganador. ¡Pero qué pesada está la cancha! Al parecer todo está muy embarrado, pues las denuncias en la derecha vienen muy bravas.

0 74

Con el tema del intendente de Colonia, al parecer cambiando sexo por cargos, becarios en la intendencia coloniense, lío interno este que trajo algunos recuerdos. ¿Por qué será que se recuerda al Villita Saravia? ¿Colonia estaba muy cerca de alguna cosa más pesada?

Pero el lío es entre ellos. Los pedidos de favores son entre ellos y ellas. Allá por principio de año, alguien de Colonia, comentaba que este tipo de favores era cosa «corriente».

La pregunta del millón es porqué saltó ahora. No será que el Partido Nacional, tiene mucho tinte a «Cosa Nostra», y la venganza es terrible. Pero lo más grave de todo es que estamos en periodo electoral. Ojo que estos líos internos los del norte no se los perdonan, pues así lo hemos observado en varios países.

Diferente son los temas en otros países, con gobiernos derechistas, ejemplos de la derecha del Uruguay, como el Chile de Sebastián Pineda y/o la Argentina de Macri.

Ambos países, ejemplo del camino a seguir si ellos llegaran a ser gobierno en Uruguay. En caso de Chile tal vez sea el más dramático de todos al momento de escribir esta nota; la Asociación de médicos de Chile dice en un comunicado que el enemigo no es el pueblo chileno, sino que el mismo se está rebelando ante la injusticia y las desigualdades sociales.

Allí no es solo el tema de la suba del boleto, un equivalente de un dólar veinte centavos, es mucho más profunda. La falta de los insumos médicos en los hospitales públicos, en la enseñanza pública, la suba de la canasta básica. Ni hablar de la universidad y sus costosas matrículas, las más caras de América Latina. Los salarios muy bajos y más aun las pensiones y las jubilaciones.

La angustia social, las manifestaciones piden justicias sociales por un Chile justo, los cacerolazos son pacíficos, las manifestaciones son pacíficas. El paro del gremio patronal de los camioneros para desabastecer de artículos de primera necesidad a todo Chile.

Se están sucediendo desapariciones nuevamente y los muertos suman decenas y los heridos centenares. Los detenidos ya se cuentan por miles. El despertar de los pueblos, aun en las urnas no es admitido por el imperio. Por algo el Departamento de Estado de EEUU opinó sobre la política interna de nuestro país. A parecer se van terminando los pueblos «mansos y obedientes», pues el pueblo chileno no aceptó un brutal aumento del boleto de transporte (subte) que lo llevó a más de U$S 1.25.

Al parecer, según dice el presidente de Chile, el pueblo debe acatar lo que él dice y decreta. Aumentos desmedidos para favorecer un grupo económico en desmedro de los más pobre trajo estos resultados. Es casi igual a la Argentina de Macri, es decir lo mismo que quieren imponer los blancos, los colorados, los independientes y los neofascistas aquí en nuestro país.

La derecha ya tiene instalado su gran problema: sus apetitos personales y por otro lado que los de a pie, esos que nada tienen que perder, NO desean perder lo poco que han conquistado. En Uruguay la derecha está por la misma senda de los Macri, los Bolsonaros, los Piñeras, y podríamos seguir.

El Departamento de Estado junto a la Usaid, la CIA, y la propia embajada, ya estarán planeando como voltear el «cuarto» gobierno que ganará el Frente Amplio. Seguro que esto triunfos los ha descolocado, pues quién iba a decir que los blancos, colorados y neofascistas se tenían que unir para poder derrotar a la izquierda, para derrotar la colcha de retazos que irrumpió en el espectro político en 1971. Pero hoy en 2019, va por su cuarto Gobierno, mal que les pese, a los del Norte, a la derecha y a los neofascistas.

Para finalizar una última pregunta dirigida a los del Norte del río Bravo: ¿Quién es elegido por el Departamento de Estado y la OEA como presidente interino del Uruguay?

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.