#OpiniónLatinoamérica en llamas

BOLIVIA en grave crisis política que lleva 4 semanas con una enorme represión y 18 muertes confirmadas. Evo Morales -el presidente renunciante- exiliado en México y tras un golpe de estado -que increíblemente cuesta reconocer- una señora Jaime Añez asume como dictadora.

3 221

Decir que en Bolivia acaba de concretarse un golpe de estado no implica excusar los graves errores de Evo Morales al querer presentarse a un 4º mandato luego de un referéndum que se lo negara y que luego acudiera a chicanas políticas en un fallo de un Tribunal Supremo.

El golpe no tenía sentido en la medida que el propio Evo había aceptado las irregularidades electorales y había realizado un llamado a nuevas elecciones.

La falta de apoyo del Ejército y la propia policía, las protestas contra Evo en la ciudad de La Paz (su feudo) y las ambiciones separatistas de la ciudad de Santa Cruz aliada al presidente de Brasil Bolsonaro determinaron el alejamiento del ex presidente. Los partidarios de Evo productores de hoja de coca, grupos indígenas y campesinos de diferentes ciudades de Bolivia ya desconocen el mandato de Añez y reclaman el regreso de Morales, con lo que los enfrentamientos entre partidarios de uno y otro bando se recrudecen.

En ECUADOR un plan de ajuste fiscal drástico -que vino de la mano de un paquetazo del FMI- pretendió ahorrar 1.500 millones de dólares, con recortes del gasto público, baja salarial a los funcionarios públicos y la eliminación del subsidio a los combustibles con la consiguiente alza del transporte colectivo; hizo estallar las movilizaciones populares contra el gobierno de Lenín Moreno. Todo este lío a cambio de una inyección del Fondo de 4.200 millones de dólares.

El resultado fueron carreteras bloqueadas en 17 provincias de las 24 que hay en Ecuador, desabastecimiento de gasolina y miles de miembros de las comunidades indígenas, estudiantes y sindicatos del país marchando hacia Quito.

La respuesta del gobierno; un toque de queda y el decreto de un estado de excepción con un saldo de 6 muertos y más de 1.000 detenidos, sumado al presidente que sale despavorido de Quito y traslada su sede de gobierno a la ciudad de Guayaquil.

Luego de días de marchas y manifestaciones el gobierno deroga el decreto de eliminación del subsidio a los combustibles y Lenin Moreno destituye a la cúpula militar tras la represión en las protestas.

CHILE cumple un mes de estallidos sociales y marchas multitudinarias en todo el país con 20 muertos hasta el momento y más de 2.000 personas heridas luego de un despliegue militar represivo, y armado hasta los dientes. No solo disturbios sino también saqueos e incendios cancelaron todas las visitas al país, ya que no era posible garantizar la seguridad de nadie.

La gente estaba contenida y estalló luego de no bancarse más las profundas desigualdades del país. Un modelo pos-pinochetista de la nueva derecha que fue cuidadosamente promocionado por los grandes estamentos internacionales, al que la izquierda chilena no ha tenido capacidad para mover la aguja de forma sustancial y parece haberse confundido en la maleza.

En realidad lo único que pasó fue un aumento desmesurado del boleto. Un hecho que fue una gota que desbordó el vaso y desnudó una sociedad que dice sentirse abusada en sus escalones más bajos, una brecha social desmedida donde el 1% más rico del país se queda con el 26,5% de la riqueza mientras que el 50% de menos recursos apenas se apropia del 2,1% de ella (datos de la Cepal).

El presidente Piñera que declaró «estado de guerra» ante la movilización de la gente, luego reculó y con una sonrisa pareció «entender» el reclamo popular. Se anuncia la redacción de una nueva Constitución a realizarse en abril de 2020 que derogue la actual carta magna heredera del régimen dictatorial de Augusto Pinochet.

En BRASIL una nueva modalidad política se instaló en el país; el cristofascismo. Un modelo homófobo, racista y machista ha convertido al gigante norteño en ridículo mundial.

Su presidente Jair Bolsonaro y sus hijos realizan a diario manifestaciones violentas y antidemocráticas que ponen en jaque la estabilidad del continente.

Para nombrar solo alguno de los últimos dichos, realizados en la Conferencia para la Acción Política Conservarora realizada por primera vez en Brasil; la Ministra de Mujer, Familia y Derechos Humanos Damaras Alves manifestó «no podemos subestimar el mal». «A diferencia de nosotros, ellos juegan sucio. A diferencia de nosotros, que nos motiva la fraternidad, la paz, la prosperidad y familias seguras, ellos tienen otras motivaciones. Una de ellas es llenarse el bolso con dinero».

El Ministro de Educación Abraham Weintraub comparó a los expresidentes Fernando Henrique Cardozo y Lula Da Silva con «el sida y la tuberculosis».

Bolsonaro trató de «canalla» y «exconvicto» a Lula luego de su liberación.

PERU el Presidente sustituto Martin Vizcarra disolvió el Parlamento y llamó a elecciones para elegir otro nuevo. Una nueva Presidenta asaltó el país pero duró nada más que 24 horas.

La corrupción en el país ha llevado a que por el caso Odebrecht 3 expresidentes presos, 1 presidente suicidado y la principal líder de la oposición Keiko Fuyimori también acusada de recibir sobornos.La decisión del Presidente Vizcarra de disolver el Congreso fué ante la designación por éste de nuevos nombramientos de Jueces del Tribunal Constitucional favorables a excarcelar y pasar un manto de olvido sobre los imputados.

El partido de final de Libertadores Flamengo River Plate no tapa las graves crisis institucional y política que vive el país. Perú es un tuerto en un mundo de ciegos.

ARGENTINA es llover sobre mojado, de crisis en crisis hace años. Solo Venezuela y Zimbabue tienen tasas más altas de inflación que Argentina, donde Macri dejará el poder con una inflación del 60%, el doble del que recibió del gobierno de Cristina Fernández. Ni hablar de la grave crisis social y el país en manos del Fondo Monetario Internacional que le inyectó 57.000 millones de dólares que entraron por una caja y se evaporaron al día siguiente por la otra.

VENEZUELA en guerra civil. Aislada, en ruinas y con una autocracia cívica y militar agarrada del poder de un lado con una oposición en su mayoría golpista y al influjo de los intereses norteamericanos del otro.

COLOMBIA tiene su proceso de paz agarrado con alfileres, donde está en juego el futuro de la nación por el acuerdo entre el Presidente Iván Duque y la guerrilla de las FARC. La violencia política se ha recrudecido en el país con protestas cada vez más frecuentes y multitudinarias con un desempleo por encima del 10% desde hace meses. Duque enfrentado a su propio partido y al Expresidente Uribe complica su relación con el Congreso, con las regiones del país y las propias Fuerzas Aramadas.

PARAGUAY acaba de anunciar que ha caído en recesión económica.

América Latina en llamas. Su debilidad institucional, sus débiles democracias, su falta de sentido republicano, sus desiguladades sociales insolubles, sus problemas de razas -principalmente con los indígenas eternos esclavizados primero y postergados después-, sus ejércitos represivos, sus pueblos indoblegables ante la injusticia siembran un panorama oscuro luego de una década de relativo desarrollo.

URUGUAY transita en este mar de lágrimas con relativa calma, pero con grietas políticas y sociales evidentes que esperemos no sea el preámbulo de ninguna tormenta.

El contexto no es inocuo. Es parte del paisaje. Y no hay posibilidades de mudarse de continente.

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. ugo codevilla dice
    Me parece que su observación sobre Venezuela coincide con la OEA. ¿Autocracia? Lo dice por Maduro o por Guaidó. Me parece que Maduro es un presidente constitucional que intenta sostenerse para impedir que EEUU se haga del país. Hay que dejar de ver CNN.
    1. Elber Dulero dice
      ¿Maduro presidente constitucional???? Así que Astori, Mujica y Martínez, que reconocieron que Venezuela es una dictadura, también deben estar mirando mucho CNN, o son agentes imperialistas infiltrados.
  2. Jorge Lafourcade dice
    Pésima nota. Parece escritas por un aliado de la derecha infiltrado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.