Las víctimas de trata humana en Europa se disparan

La cifra de víctimas de trata humana identificadas en Europa casi se ha duplicado en los últimos años y se teme que los datos reales sean aún mucho más graves, advirtió el Grupo de Expertos sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos (GRETA), del Consejo de Europa al presentar su informe anual el viernes pasado.

1 341

En plena epidemia de coronavirus, el organismo con sede en Estrasburgo, al igual que Naciones Unidas, reclama específicamente que no se olviden a estas personas, que tienen que tener el mismo acceso a protección y cuidados que el resto de la población.

De acuerdo con los datos recabados, entre 2015 y 2018, se registró un incremento del 44% (15.310 víctimas en 2018, frente a 10.598 tres años antes) en los 47 países miembros del Consejo de Europa, que insta a los Gobiernos a realizar “más esfuerzos” para combatir esta lacra.

“La naturaleza oculta de la trata humana y el hecho de que hemos encontrado problemas en el proceso de identificación en muchos países sugiere que la cifra real de víctimas podría ser mucho más alta”, dijo al respecto el presidente de GRETA, Davor Derenčinović. “Es crucial que las autoridades pertinentes aumenten sus esfuerzos para combatir esta práctica ilegal y proporcionar ayuda y respaldo a las víctimas”, agregó en un comunicado.

Esta urgencia se redobla en momentos en que, a causa de la epidemia de coronavirus, muchos países se han replegado y ordenado medidas de confinamiento inaccesibles para muchas de las víctimas de trata humana.

“Además de haber sufrido un trauma psicológico y heridas físicas, muchas de esas mujeres, hombres y niños carecen de medios de subsistencia y podrían encontrarse en una situación migratoria o laboral irregular, sin protección médica o social y sin documentos ni recursos para poder regresar a sus países”, recuerda GRETA. “Durante la pandemia de la Covid-19, su situación solo puede deteriorarse, y los criminales podrían aprovecharse de esta crisis global y explotar la vulnerabilidad para incrementar los beneficios que genera el tráfico humano”, advierte.

Una preocupación que comparten los relatores de la ONU para los migrantes, el chileno Felipe González, y para trata humana, Maria Grazia Giammarinaro.

“Los migrantes en situación irregular, demandantes de asilo y personas explotadas y víctimas de trata podrían estar especialmente en peligro ante la Covid-19 porque su entorno laboral o de vida podría exponerlos al virus sin contar con la protección necesaria”, advierten en un comunicado conjunto desde Ginebra.

Según los relatores, los Gobiernos deberían “adoptar medidas garantizando que cada individuo en su territorio nacional, independientemente de su estatus migratorio, tiene acceso a la sanidad, para poder lograr una contención de la Covid-19”. En este sentido, aplauden la decisión de “algunos Estados” de garantizar derechos de residencia temporal, como ha hecho Portugal al regularizar a todos los inmigrantes pendientes de autorización de residencia.

Los relatores también reclaman una “extensión automática durante al menos seis meses de todos los programas de protección y asistencia a migrantes en situaciones vulnerables y víctimas de trata humana cuya fecha de expiración esté cercana, para garantizar la continuidad de los procesos de inclusión social” de estas personas.

Tanto durante la epidemia como cuando esta sea superada, los expertos del Consejo de Europa insisten, por su parte, en que los países miembros deben intensificar sus esfuerzos para identificar y proteger a las víctimas de trata humana. Especialmente, destacan que dos de las “mayores lagunas” en la puesta en marcha de la Convención contra el Tráfico Humano, firmada hace 12 años, son tanto la identificación de niños víctimas de tráfico humano como las medidas para protegerlos.

Entre las medidas a mejorar en general, los expertos de GRETA señalan la falta de un periodo adecuado de “recuperación y reflexión” para las víctimas, además de los fallos en su identificación y los obstáculos que afrontan para obtener una compensación. De igual modo, el Consejo de Europa considera “insatisfactorio” el proceso a los traficantes. En demasiados países la tasa de procedimientos judiciales contra los responsables de la trata humana es “baja” y las penas impuestas “no son lo suficientemente disuasorias”.

En el lado positivo, GRETA constata “algunas mejoras” en la implementación de la Convención, como el creciente número de países que impiden la condena de víctimas de trata obligadas a cometer actos ilegales o el creciente número de Gobiernos que criminalizan el uso de servicios de estas víctimas.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Ana dice
    Sin embargo en España e Italia dejan seguir trabajando a los traficantes que traen a las personas en pateras en vez de devolverlas Traen menores que es lo peor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.