Las reuniones sociales están suspendidas en Argentina

Será por un período de 15 días. La decisión se encuadra en la nueva etapa de la cuarentena y busca frenar al aumento de contagios y de la tasa de mortalidad por el COVID-19.

La viceministra de Salud, Carla Vizzotti, adelantó que por el aumento de casos de coronavirus en las provincias que han pasado del Aislamientos Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) al Distanciamiento Preventivo y Obligatorio (DISPO), quedarán prohibidas desde hoy, por un período de 15 días, las reuniones sociales en todo el territorio nacional. La decisión se encuadra en la nueva etapa de cuarentena que, desde mañana y hasta el 16 de este mes, continuará sin cambios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

La medida, que será oficializada mediante un decreto de necesidad y urgencia (DNU) que firmará el presidente Alberto Fernández, fue anunciada por Vizzotti en el reporte matutino. «El aumento (de casos) que se ve en las provincias que han pasado de ASPO a DISPO es importante, y es por eso que en el DNU, en esta nueva normativa y por estos 15 días, hasta el 16 de agosto, se van a suspender las reuniones sociales en todo el territorio nacional», adelantó la viceministra.

Esta nueva prohibición, explicó Vizzotti, está pensada «para que allí donde hay brotes se puedan controlar y para que allí donde no hay brote podamos minimizar la posibilidad de tenerlo». En sintonía con lo que anunció el presidente el viernes pasado, cuando advirtió que quienes incurrieran en la violación del aislamiento estricto en las casas deberán enfrentar consecuencias penales por «favorecer la transmisión de una enfermedad», Vizzotti insistió: «El riesgo aumenta en las reuniones sociales tanto en los lugares donde está autorizado hacerlas como donde no está autorizado y se realizan igual».

Las medidas generales como lavarse las manos, usar tapabocas, ventilar los ambientes, lavar las superficies, toser o estornudar tapándose con el pliegue del codo y mantener dos metros de distancia, advirtió la viceministra, «son las más fáciles y a las vez las mas difíciles de cumplir en un contexto de cercanía». En ese sentido, también advirtió sobre los momentos de comida o de descanso dentro del ámbito laboral como potenciales focos de contagio porque «nos sacamos el tapabocas para comer» y los espacios donde se llevan a cabo suelen ser «ambientes cerrados».

La ciudad de Buenos Aires y la provincia habían retornado el 18 de julio último a la fase 3 de la cuarentena, con un esquema de apertura escalonada de actividades en los dos distritos y restricciones en la circulación. Sin embargo, el viernes, Fernández anunció que la cuarentena continuaría sin flexibilizaciones hasta el 16 de agosto debido al aumento de contagios y de la tasa de mortalidad en el AMBA. En el resto del país, en tanto, han ido creciendo los casos de COVID-19, principalmente en Córdoba, Mendoza, Jujuy, Chaco y el sur de Santa Fe (Página 12)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat