Las madres eran madres de todos

Las viviendas de Av. Italia 3632 esquina Propios fueron un mundo mágico.

4 1.610

El mundo cambió, estamos en una guerra contra un enemigo invisible, puede venir a nosotros de la mano de nuestro mejor amigo o en el beso de una madre o de una novia. Tan peligroso es nuestro enemigo que llega sin que podamos verlo.

No es como cuando era chico y vivía en las viviendas de Avenida Italia y Propios, allí era como una casa gigante, con hermanos detrás de cada puerta, madres o tías que cuidaban de nosotros, y viceversa. Hoy el mundo ha cambiado y tengo que recurrir a lo que me enseñaron allí de chico.

Aprendimos a ser solidarios, a respetar a cada uno más allá de sus carencias o capacidades, pero también aprendimos a salir todos juntos de la adversidad. Hoy vemos a gente discutir y dividir a un país por política, por religión, por sector laboral, edad; no, aquí se sale estando todos unidos, no hay otra.

Este sea tal vez el cambio que pedíamos, algo que nos vuelva a unir como familia y nos permita avanzar juntos. A pesar de los problemas económicos, nos sentimos seguros al refugiarnos en nuestros hogares, más que nunca, sentarnos todos a la mesa alcanza un significado gigante, que hasta ayer no tenía. Estamos juntos, estamos sanos, nos vamos a cuidar.

No me importa si le pegás a una cacerola y apagás la luz o ponés el himno y prendés las luces, no me importa a quién votaste, si sos católico, protestante o no creés en nada, porque hoy, todos tenemos que unirnos en contra de nuestro enemigo común.

El mundo se detuvo como pedía Mafalda, para poder bajarse, pero nosotros no nos podemos bajar, ni bajar los brazos, ni señalar en busca de culpables. Hay que luchar unidos, para ganarle, y sólo depende de vos. Cuidate, aislate todo lo que puedas, lavate las manos con mucho jabón y mantené distancia.

Distancia física, porque hay que guardar los besos y abrazos para después, pero acercarnos a los que queremos, usemos la tecnología para decirles a los que queremos cuánto nos importan, cuánto deseamos que se cuiden, cuánto estamos deseando que termine esto para juntarnos a tomar unos mates y darnos un abrazo gigante.

Que espere el fútbol y los juegos Olímpicos, las clases y semana Santa, los cumpleaños y casamientos, hoy todo se detiene para ganar esta guerra. Una guerra difícil, como la que libramos juntos siempre, como en Maracaná en el 50 o en el estadio de River en Argentina en el 87, con Maradona incluido, porque nacimos en Tierra de Campeones, y aprendimos que no importa la cantidad, sino el respeto, la tolerancia y la solidaridad y que, estando juntos, todo es posible.

Hoy estamos lejos para seguir estando cerca, pero más unidos que nunca. Cuidate, cuidá a los tuyos, que juntos podemos lograrlo. Abrazo de gol virtual.

También podría gustarte
4 Comentarios
  1. monica dice
    Bien dicho…»Pelado»…..hace mucho que no leia halgo tan humano y llegadero!Claro que vamos a PODER!!
  2. Aldous dice
    Como futbolista es muy buen escritor.
  3. Laburante dice
    Nunnca olvidare esa gesta de la copa America de 1987 conducida por Roberto Fleitas,despues una ave de rapinia llamado paquito vio un potencial enorme en esa seleccion y fue el que verdaderamente dirigio y ordeno en el mundial de Italia,jugadores que se nagaron a jugar las eliminatorias porque habian sido transfwerido al Genova y despues clasificado el empresario le daba la orden a Tabarez para que lo incluyera en la lista de los 22, ese jugador se llama Aguilera.
  4. DANTE DANIEL BUENO dice
    ESTE ES EL MEJOR COMENTARIO Q E LEIDO . SOS UN GRANDE ENRIQUE PELADO PEÑA

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.