La vulnerabilidad y sus consecuencias

“Sólo llamé para decirte que te amo”, tercera temporada en Teatro La Gringa, va los sábados 20.30hs.

0 64

Obra

Un simple llamado puede cambiarle la vida a una persona; he aquí la vulnerabilidad del ser humano frente a eso que se llama amor. La historia que propone Nelson Valente en esta obra titulada “Sólo llamé para decirte que te amo” es sencilla, y en esa simpleza se juega toda su verdad. Con personajes cercanos y creíbles, nos sumerge en el relato de una madre de familia que es arrancada de su cotidianeidad brutalmente por un llamado telefónico.

Patricia (Virginia Marchetti) es el centro de esta historia: todas las acciones y personajes giran en torno a ella, y pocas veces se la ve fuera de escena. Esta mujer vive con sus dos hijos veinteañeros, Hernán y Juan

Cruz (Franco Balestrino y Hernán Prieto); su madre, Toti (Beatriz Legorburu); su hermana (Fabiana Charlo), y —recientemente— una de sus nueras, Camila (Claudia Carbone). Es la única integrante de esa

gran familia que cuenta con un trabajo estable, por lo tanto, cada uno de los gastos depende de su modesto ingreso como docente.

Nadie coopera demasiado en la casa, y desde el inicio de la obra se despliegan una serie de episodios en los que cualquier espectador promedio se podrá ver reflejado: las hermanas toman mate, los hermanos se

disputan el baño, la nuerita se pasea en toallón por la casa, uno de los hijos se queda sin papel y grita desde el inodoro, la abuela se hace un café para calmar la resaca de la noche anterior, el hambre voraz de los veinte

años los induce a abrir la heladera cada media hora.

En medio de esas peleas cotidianas, los gritos desaforados, las críticas despiadadas por la espalda y las rencillas del día a día, un llamado corta el clima habitual de la casa: es Kiko (Álvaro Pozzolo), un exnovio de

su juventud. La irrupción de un viejo amor cambia de inmediato la perspectiva de Patricia: se viste, se peina, se maquilla, se pone ese vestido que nunca se pondría y sale al ruedo una vez más. Ese encuentro tendrá

importantes repercusiones, no sólo en la protagonista sino también en su prole. El regreso de Kiko la enfrenta finalmente a un dilema áspero: ¿quedarse o irse? La decisión no será fácil, y no se dirá más en estas líneas

(en todo caso habrá que ir a La Gringa Teatro y averiguarlo).

Bajo la autoría de Nelson Valente, quien comenzó a pisar fuerte en la cartelera montevideana con El loco y la camisa, obra que se convirtió en un verdadero fenómeno en el circuito independiente y que se ha

desarrollado también en La Gringa Teatro con una versión Uruguaya y de gran convocatoria-

Obra nominada a los Premios Florencio 2018 como MEJOR COMEDIA; MEJOR DIRECCIÓN DE COMEDIA y ganadora en las categorías MEJOR ACTRIZ DE COMEDIA

(Fabiana Charlo)

Dramaturgia: Nelson Valente. Dirección: Álvaro Correa Actúan: Virginia Marchetti, Álvaro Pozzolo, Fabiana Charlo, Hernán Prieto, Beatriz Legorburu, Franco Balestrino y Claudia Carbone . Producción ejecutiva y prensa: Soledad Álvarez. Producción gral: La Gringa Teatro & Los Años Luz.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.