#OpiniónLa utopía de la desmonopolización

1 447

Las falsas consecuencias del discurso de la derecha sobre la caída del monopolio en la refinación de combustibles.

El rol de las Empresas Públicas es fundamental para asegurar los servicios públicos y derechos humanos fundamentales, a través de la provisión de bienes y servicios estratégicos. Sobre todo en aquellos sectores que presentan importantes concentraciones de ofertas. Estas son poderosas herramientas de transformación social y contribuyen a la defensa de la soberanía; asegurar el acceso universal de bienes y servicio; tienen importante poder de compra que permite generar encadenamientos productivos; son sostén de la industrialización; generadoras de empleo e instrumento de políticas anti-cíclicas; pueden ser instrumentos de política económica.

Durante la década de los 90s., los gobiernos neoliberales intentaron entregar el patrimonio nacional al capital transnacional a través de la privatización, hecho que fue evitado través de un referendum en 1992. Hoy en pleno avance del neoliberalismo en la región es esperable un nuevo embate privatizador de las empresas públicas, en particular de ANCAP, aprovechando la enorme campaña de desprestigio que ha sufrido en la opinión pública.

Para una economía relativamente pequeña como la uruguaya, es factible que se generen procesos de concentración empresarial en algunos sectores de actividad. En la medida que el tamaño de mercado es más pequeño, la cantidad de empresas óptima que alcanza la escala mínima eficiente suelen ser pocas, esto lleva a los problemas derivados de la concentración de oferta. Cuando estas situaciones ocurren en mercados que tienen consumo masivo (energía eléctrica, agua potable, combustibles, etc.) y un fuerte encadenamiento; la provisión adecuada de estos bienes o servicios se vuelve un elemento importante.

Durante los noventa América Latina vivió una embestida neoliberal, en materia de Empresas Públicas representó una campaña de desprestigio de las mismas, reproches a su eficiencia y sus resultados. Esto implicaba un proceso de retirada del Estado como oferente directo mediante la privatización de las mismas. Uruguay no fue ajeno a este proceso, salvo que mediante un referéndum se frenó, manteniendo la mayoría de las Empresas Públicas en la órbita estatal. Luego de la Ley de Empresas Públicas, existieron procesos particulares sobre algunas empresas, en el caso ANCAP a partir de 2001, volvió a plantearse su privatización que fue nuevamente rechazada por la voluntad popular.

En los últimos años la imagen pública de ANCAP se ha deteriorado. La sucesión de valores negativos en sus Resultados, el proceso de capitalización de la empresa, sumado a hechos de poca relevancia económica pero de un gran significado público han configurado una subjetividad negativa de la población hacia ANCAP. La actual coyuntura deja a ANCAP enfrentada a un número importante de críticas que son esencialmente usadas por los sectores de derecha para proponer modificaciones que impliquen la privatización, desmonopolización y libre importación de combustibles. Por eso es importante construir un relato que supere el anecdotismo y se concentre sobre los problemas fundamentales como el rol que debería jugar en el futuro. Es esperable un ataque continuo a la imagen de la empresa en esta campaña electoral por parte de los partidos de oposición y la inexistencia de una estrategia de defensa unificada por parte del oficialismo puede distorsionar el debate.

Un primer elemento para considerar la importancia de ANCAP, es ver su influencia en las principales variables económicas: la importancia de la empresa sobre el PIB, el crecimiento, la producción industrial, el IPC de los hogares y los encadenamientos productivos. Si miramos con detenimiento el peso sobre estas variables, podemos ver que cualquier acción sobre ANCAP tendrá influencia sobre la economía en generales.

Otro de los puntos que está presente en la discusión pública es el tema del monopolio de ANCAP. Podríamos discutir en primer lugar el concepto de monopolio natural y sus implicancias; ver en qué medida la refinación de combustibles presenta estas características y de cómo regular este tipo de mercados. Este proceso de producción presenta economías de variedad y escala, lo que genera un proceso de subaditividad de costos para algunos niveles de cantidades. Para demandas relativamente pequeñas para la globalidad de estos productos suele estar presente esta subaditividad y si bien puede no ser un monopolio natural para cualquier nivel de cantidades lo es en el tramo relevante de la demanda.

La discusión sobre los costos de producción y la eficiencia de la refinación en Uruguay, es otro tema que se encuentra en debate. Las comparaciones incorrectas, muchas con cierta intencionalidad, muestran que es necesario profundizar en el debate. Cuando se plantea la discusión se vincula los costos a los precios de venta. Los precios, no reflejan, salvo raras excepciones la estructura de costos y en particular el grado de eficiencia. En mercados concentrados los precios suelen tener una formación que aproveche la ventaja de la concentración de oferta para maximizar beneficios.

La URSEA elabora precios espejos mediante la metodología de precios de paridad de importación. Las comparaciones con precios espejos, son necesarias, aunque existen algunos aspectos metodológicos que no hacen completamente comparables; a su vez y más relevantes son las interpretaciones erróneas del uso de las PPI. ANCAP elabora una serie de productos, algunos con precios por encima y otros por debajo de la paridad de importación; esto obedece a la existencia de subsidios cruzados entre productos. Los subsidios cruzados entre productos y entre consumidores de un mismo producto, están presentes en los bienes producidos por ANCAP, esto hace que cualquier comparación por ilustrativa que sea debe tomarse con cuidado y analizarla adecuadamente. Existen subsidios entre productos, en particular desde los combustibles líquidos a los gaseosos y desde Montevideo hacia el interior del país donde los costos de distribución son mayores y estos son distribuidos entre todos los consumidores, independiente de su ubicación geográfica.

El error más común es el que refiere a comparación de canastas incompletas. El producto de la refinación es un mix de diferentes combustibles líquidos y gaseosos, que no pueden obtenerse de manera separada, por lo que las comparaciones deben realizarse sobre ese mix de ya que es técnicamente imposible producir algunos productos y no otros. Dentro de este mix de existen algunos productos que presentan precios internos por encima de los PPI (Naftas, Gasoil y Fuel Oil Pesado); mientras que otros están por debajo (Supergás; Propano Industrial); y algunos no tienen referencia PPI. No parece razonable que un mismo proceso de producción, genere precios un 9% por encima en naftas y un 35% por debajo el supergas, si reflejan únicamente condiciones de eficiencia.

Los precios de paridad de importación buscan generar un precio de referencia para poder estudiar posibles desalineaciones con los precios internacionales., que pueden deberse a múltiples causas. Los PPI, no pretenden coincidir con los precios reales de importación, los precios efectivos se encuentran influenciados por diversos factores como capacidad de negociación, oportunidades de negocios puntuales, fallas de mercados, mitigaciones de riesgos, decisiones previas de inversión, etc.

Otro problema es la presencia de elementos distorsivos en la comparación de precios. La principal interferencia refiere a la presencia de biocombustibles. Este refiere a otro proceso de producción y en caso de importar combustibles estos estarían hoy también obligados a comprar biocombustibles nacionales. El proceso de producción de biocombustibles en Uruguay tiene costos muy superiores a los de la región que son sus comparativos. En Uruguay la producción de biocombustibles surge como un proyecto social para reactivar zonas deprimidas económicamente y con necesidades sociales importantes. La inclusión de los biocombustibles en la comparación introduce en la comparación un elemento que no surge del proceso de refinación.

La libre importación podría implicar sustituir el monopolio de ANCAP por un mercado oligopolio o incluso un monopolio privado. Analizar los costos económicos derivados de un proceso de liberalización, no resultan de una simple comparación de precios. El proceso de refinación de combustibles, es un ejemplo de un proceso productivo combinado donde surgen una serie de productos pero donde no es posible la elaboración única e individualizada de cada uno, además de presenta costos fijos importantes y economías de escala. El proceso de sustitución individual no es factible y por lo tanto en caso de existir sustitución deberá realizarse sobre el mix completo de productos. Una de las premisas que quisiera considerar es la falsa hipótesis del mercado competitivo. Esto nos lleva a plantear la hipótesis de un mercado oligopólico con o sin ANCAP, que es lo que ocurre en la mayoría de las economías, incluso en una hipótesis extrema un monopolio privado. Claramente estas acciones cambiarán la conformación del mercado, pero siempre siendo un mercado muy concentrado del lado de la oferta. Los diferentes escenarios planteados generarían consecuencias negativas para ANCAP y no es claro que permitan aumentar el excedente del consumidor. Difícilmente los oligopolios compiten en precio, por el contrario tienden a evitar la competencia y incluso desarrollan colusiones tácitas que llevan a operar como monopolios. Pensar que la desmonopolización llevará a la competencia perfecta es una utopía sin fundamentos.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Mario Conde dice
    Vivan las naftas más caras de toda América!!! Viva el complejo sucro-alcoholero más ineficiente del continente!! Defendamos la soberanía nacional con el monopolio de la refinación del petróleo que le compramos a los distribuidores del imperio! Que la refinación del petróleo es un asunto «estratégico» es evidente e incontrovertible! Por la ruta del Comandante Eterno!!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.