/

La trata de blanca: por cada víctima identificada, existen 20 más que están en el silencio

Trata

Uruguay no tiene muchos estudios y ni siquiera presenta una normativa
referida a esta problemática. Sin embargo, una luz parece encenderse en
nuestro país: en el Parlamento hay un proyecto de ley que busca combatir esta
explotación. Dicha iniciativa fue enviada por el Poder Ejecutivo y cuenta con
media sanción del Senado.

Hay una realidad frecuentemente ignorada por la sociedad uruguaya: la trata
de blanca. En el mundo, se estima que las víctimas por este tipo de explotación
son 2,5 millones de personas. Sin embargo, por cada víctima identificada,
existen 20 más que están en el silencio. Además, la mitad de ellas son
menores de 18 años. Estos números, que son escalofriantes y que muestran
una realidad oculta, interpelan a nuestro país, ya que Uruguay no tiene muchos
estudios referidos a esta situación y ni siquiera presenta una normativa para
combatirla. Sin embargo, una luz parece encenderse en nuestro país: en el
Parlamento hay un proyecto de ley con que busca combatir esta explotación.
Dicha iniciativa fue enviada por el Poder Ejecutivo y cuenta con media sanción
del Senado. Ante esta situación, LA REPÚBLICA habló con la diputada
Bettiana Díaz y con Nicolás Viera, miembro informante de la comisión que está
tratando este tema y suplente de diputado.
“La trata no solo está afectando a mujeres, adolescentes y niñas. También está
llegando a hombres y a niños. Eso obedece a algunos números que estamos
viendo en la comisión: Desde el INAU se dice que se pasó de 21 casos de trata
de niños y adolescentes, identificados desde 2006 al 2008, a 350 en el 2017.

Este número que crece abruptamente responde a que se aumentó la capacidad
de registro y la política pública para identificar el problema. Estos casos son
sabidos, a través de denuncia, pero el problema y el gran objetivo que tenemos
todos como país es preguntarnos cuantos casos más hay que no se saben y
cómo llegamos, como Estado, a atender a esas víctimas”, declaró Viera.
Por su parte, Díaz consideró que Uruguay está terminando de “adaptarse a la
normativa” y que viene con un “poco de atraso” con respecto a otros países de
la región. “Es un tema que ha tenido poca exposición pública. La verdad es que
la problemática de la trata no ha sido abordada abiertamente. Sin embargo,
creo que Uruguay está dando muy buenos pasos en generar un marco de ley
integral para el combate”.

El proceso de explotación

En el informe denominado “La trata de mujeres con fines de explotación sexual
comercial en el Uruguay”, que fue elaborado por el Mides, se explica que luego
de que las personas son captadas, el instrumento utilizado por las redes de
trata para someter a sus víctimas es trasladarlas a lugares alejados de sus
redes familiares. “Bajo la promesa de mejores condiciones de vida o
directamente por la coerción física o psíquica, son aisladas de los espacios y
ámbitos conocidos por ella. (…) Desconocen el lugar, los códigos culturales,
carecen de referentes familiares, amigos/as, a veces desconocen el idioma,
temen ser perseguidas por la policía o por agentes de migración debido a que,
en general, son ingresadas en forma irregular o fueron utilizadas para cometer
ilícitos antes, durante o después del viaje”.
Se explica que en el lugar de destino son privadas de libertad, porque son
permanentemente vigiladas o amenazadas. “En general no perciben dinero y
se les dice que el que generan es destinado a pagar el viaje, los gastos de
alimentación, el alquiler del local en el que habitan, el consumo de bebidas y
drogas. Son obligadas a consumir drogas para generarles aún mayor
dependencia de la red de tratantes. Además, les resulta necesario este
consumo para soportar las condiciones de vida a las que están sujetas. (…) Es
previsible que contraigan enfermedades de transmisión sexual, cursen
embarazos no deseados o se enfrenten a abortos provocados en condiciones
de riesgo”.

Algunas definiciones sobre el proyecto

Díaz consideró que es una iniciativa “muy importante”, porque tiene una
mirada interinstitucional y se articula a través de los diferentes ministerios.
Incluso afirmó que Uruguay ha ido rectificando y generando condiciones
normativas previas para esta lucha.
Por su parte, Viera explicó que este proyecto funciona como una norma marco,
ya que nuestro país no tenía una Ley que abordara este tema en su globalidad.
Cabe mencionar que este proyecto define a la trata como la captación, el
traslado, el transporte de personas con el fin último de explotación. “Es un tema
absolutamente complejo, que obedece a la necesidad de dar amparo a muchas
situaciones de violaciones de derechos humanos que se dan. Sin embargo,
como decimos los legisladores, ninguna ley por si sola va a cambiar ni la
sociedad ni la realidad que vivimos, sino que debemos seguir trabajando, ya
que este problema implica un desafío y un combate del día a día”.
Uruguay ya no sólo es un país de captación de víctimas, también es
destino
Viera explicó que en los 90 las grandes mafias delictivas en torno al tráfico de
personas concebían a nuestro país como un lugar para captar a las víctimas.
Luego, eran trasladadas a otro Estado. En otras palabras, Uruguay era visto
como un país de origen de las víctimas, que principalmente eran mujeres
jóvenes y adolescentes. Afirmó que seguramente pasaban por algún país
latinoamericano y el fin último era Italia o algunas zonas de España. “Sin
embargo, hoy lo que vemos es que el círculo de la captación, el traslado y el
destino es el mismo Uruguay, lo que comienza a preocuparnos aun más
porque requiere de marcos legales complejos para poder responder a esa
situación. Además se le suma la llegada de personas extranjeras que llegan a
Uruguay como país de destino de la trata”.
“Estamos recibiendo muchos inmigrantes en los últimos tiempos, lo que hace
que Uruguay tenga que adecuarse a esa nueva realidad, en el entendido de

que las personas no son ilegales, sino que pueden ser ciudadanos con
documentos irregulares”, agregó.

La trata no sólo es explotación sexual

Díaz explicó que hay algunas cosas que este proyecto viene a cuestionar. “Uno
piensa en trata y solo cree que está asociada a la explotación sexual de
mujeres. Pero este proyecto pone en el centro otras cosas y define que la trata
de personas va mucho más allá”.
Es en este sentido que Viera manifestó que la trata no sólo es de explotación
sexual, también se comienzan a visibilizar otros casos como puede ser la
esclavitud laboral, los casamientos forzados, el comercio de órganos y la
explotación sexual infantil. Sostuvo que en los departamentos de frontera tanto
con Brasil como con Argentina, la situación empeora. Si se ven los números
que arrojan el Servicio de Atención a Mujeres en Situación de Trata con Fines
de Explotación Sexual, que trabaja en la órbita del Mides, allí se sabe que
desde 2011 a hoy han atendido a unas 500 mujeres víctimas de trata, agregó.
Las víctimas no serán penalizadas por cometer delitos
Viera afirmó que en el proyecto se propone un artículo en materia legal, donde
se establece que las víctimas de trata no sean punibles por la realización de
cualquier delito que realicen cuando son explotadas. “Normalmente lo que
sucede en estas situaciones es que quien ejerce la violencia le exige a la
víctima que sea mula, es decir que traslade droga en su cuerpo. La verdad es
que eso es un delito para cualquier persona que lo hace, pero si se da a través
de una situación de trata, no se le computa porque lo está haciendo por
obligación. Lo mismo pasa con los casamientos forzados o con los asesinatos,
donde la víctima para liberarse comete un homicidio. En esos casos, tampoco
se les va a computar delito”.

¿Quiénes son más vulnerables?

Claramente hay personas que son más propensas a sufrir este tipo de
explotación, sostuvo Díaz. Dijo que más del 50% de las víctimas de son
mujeres. Pero afirmó que en los últimos años la cantidad de hombres que caen

en estas redes ha aumentado. Además, el 60% de los explotadores son
hombres. Por tanto, dijo las personas más vulnerables en caer en estas redes
son las mujeres. También cabe destacar que los inmigrantes, especialmente
los caribeños, son más vulnerables a caer en estas condiciones.
Es en este sentido que en el informe denominado “La trata de mujeres con
fines de explotación sexual comercial en el Uruguay”, que fue elaborado por el
Mides, se afirma que existen “factores de vulnerabilidad” que son utilizados por
las redes para captar y someter a sus futuras víctimas, dentro de los que se
destacan: la violencia doméstica, el abuso sexual en la infancia, la situación de
calle, el trabajo infantil, la pobreza y la exclusión. “Todas ellas situaciones de
vida que deterioran la autoestima y la autonomía de las personas y las exponen
a nuevas situaciones de abuso de poder”.

¿Dónde denunciar?
Inmujeres cuenta con el teléfono gratuito donde puede llamar la víctima o
cualquier persona que observe una conducta extraña al 0800 7272.

Cifras internacionales (Extraídas de la Oficina de las Naciones Unidas
contra la Droga y el Delito)
– Se estima en 2,5 millones el número de personas víctimas de la trata.
– Por cada víctima identificada, existen 20 más sin identificar.
– La mitad de las víctimas de trata son menores de 18 años.
– El 20% de las víctimas son niños
– Las 2 terceras partes de las victimas detectadas por las autoridades son
mujeres, el 79% de ellas sometidas a explotación sexual seguido por un
18% de casos con fines de explotación laboral, trabajos o servicios
forzados.

– El 13% de las víctimas detectadas en Europa Central y occidental
provienen de países de América del Sur.
– Entre el 2003 y el 2008 el 40% de los países con leyes vigentes contra la
trata de personas no registraron ninguna condena por este delito.
– El mercado ilícito se estima en 32 billones de dólares.
– El 52% de los tratantes o personas dedicadas al tráfico humano son
hombres y el 42% mujeres.
– Entre 2010 y 2012 se identificaron víctimas de 152 nacionalidades
diferentes en 124 países de todo el mundo.
– Al menos el 5% de las víctimas detectadas, atraviesan el mundo.

Algunos sectores del PN rechazan el proyecto que busca combatir la trata de
blanca

Viera: “Es irónica e irresponsable la actitud que han mantenido los
evangelistas”

Mientras que el proyecto que busca combatir la trata de blanca en nuestro país
estaba en la Comisión de Población y Desarrollado de Diputados, el diputado
blanco Gerardo Amarilla invitó a diversas organizaciones religiosas para que
criticaran este proyecto. Según “Búsqueda”, muchas de ellas aprovecharon la
oportunidad para cuestionar la ley que legalizó el aborto y denunciar que el
proyecto puede fomentar el “turismo abortivo”. Ante esta situación, el miembro
informante de la comisión y suplente de diputado, Nicolás Viera declaró a LA
REPÚBLICA que los evangelistas le decían a la bancada oficialista que juegan
con la ideología de género. “Incluso nos decían que este proyecto de trata está
favoreciendo al turismo abortista porque ellos entienden que cualquier persona
puede llegar a Uruguay a hacerse un aborto. Sin embargo, no hay que olvidar
que este tema ya fue discutido y la sociedad ya lo laudó. Estar recurrentemente

debatiendo sobre los mismos temas enlentece la elaboración de las leyes. Es
irónico e irresponsable que se pongan a discutir un proyecto que abarca una
problemática mucho más extensa que el género. Es momento de madurar
institucionalmente y democráticamente para dar los debates que corresponden.
Este proyecto avanza en derechos. Queremos visibilizar este tema, porque una
vez que lo hagamos será mucho mejor la respuesta del Estado”.
“Cada vez que trabajamos en un marco de salvaguardar derechos, siempre
recibimos cuestionamientos que pretenden desconocerlos. Luchar contra el
matrimonio forzado, algunas formas de explotación a la mujer y los embarazos
forzosos, son los temas que tienen cuestionamientos más fuertes de algunos
sectores del Partido Nacional”, declaró a LA REPÚBLICA la diputada Bettiana
Díaz.
Según Viera, en este periodo parlamentario se tiene la característica especial
de llevar algunas discusiones a la órbita parlamentaria que no tienen
características legislativas y que no debieran ser de resolución del Parlamento.
“Yo puedo creer o sentir de una forma, pero de ahí a querer ponerlo en un
proyecto de ley es otra cosa. Tengo que recordar que las leyes no se escriben
con nombre y apellido sino que se hacen para la globalidad de la población del
Uruguay. Si yo le impongo lo que pienso a la ciudadanía, le estoy obligando a
que cumpla lo que concibo y eso no puede funcionar en ningún modelo de
democracia”.

1 Comentario

  1. La trata de personas es el segundo negocio transnacional ilegal en ganancias junto con el tráfico de armas y de drogas, por este motivo los gobiernos son muy lentos en avanzar contra ella y cuando lo hacen aplican definiciones para que la justicia no pueda operar. No hay que olvidar que la mayor parte de las personas tratadas son mujeres y niñas y su destino es la prostitución. La reglamentación de la prostitución es la fachada ideal para que este delito crezca. No será posible acabar con este crimen organizado mientras mujeres y hombres no estemos en plan de igualdad, mientras algunas mujeres deban ser sometidas para beneficio y placer de algunos hombres. Por esto la fórmula que avanza en el mundo -Suecia, Canadá, Francia etc- es: sin prostitución no hay trata, sin puteros-clientes no hay prostitución.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Edición Impresa

Abrir chat