La revelación de Chiellini: «Admiro la malicia de Suárez, si la perdiera sería un delantero normal»

Sobre la mordida en Brasil 2014, sostuvo que «yo en la cancha también soy un gran hijo de p…».

El Mundial que se jugó en Brasil durante 2014 dejó algunas postales que los hinchas celestes no olvidarán, y en las dos más destacadas se repite el protagonista: Luis Suárez.

Una fueron los dos goles que les metió a los ingleses, que llevaban tiempo criticándolo por todo (excepto los hinchas de Liverpool), semanas después de operarse de la rodilla; la otra, la mordida al hombro de Giorgio Chiellini que hizo que la FIFA lo expulsara del torneo.

Aquella reincidencia del «Pistolero» en las prácticas cuasi canibalísticas (ya había mordido un rival en Holanda y otro en la Premier League) fue abordada por el central italiano en su autobiografía, «Io Giorgio».

Lejos de criticar a Suárez, Chiellini se siente mucho más cerca del salteño de lo que cabría esperar.

«Nada extraño sucedió ese día. Había marcado a Cavani durante la mayor parte del juego, otro atacante difícil de manejar y, de repente, noté que Suárez me había mordido el hombro», comenzó relatando.

Luego, agregó: «Sucedió, y esta es su forma de lidiar con confrontaciones directas, y, si puedo decirlo, también es la mía: él y yo somos iguales y me gusta enfrentarme con delanteros así. Admiro su malicia, si la pierde se convertiría en un delantero normal».

«Es el clásico chico de calle»

El prototipo del jugador callejero es el mismo en Salto, Milán o Bombay, y Chiellini cree que Suárez, a quien definió como «el clásico chico de la calle», se adapta perfectamente a ese molde.

«Después de un par de días volvimos a hablar por teléfono y no había necesidad de disculparse por lo que había pasado. También en el campo soy un gran hijo de p … y estoy orgulloso de ello: la malicia es parte del fútbol, ni siquiera lo llamo incorrecto. Tienes que ser inteligente, y siempre he admirado a Suárez», sostuvo.

Así lo ve a la distancia

Una de las primeras declaraciones que realizó Suárez sobre aquel recordado episodio fue «The Player Tribune», donde le contó a Gerard Piqué: «Después de que lo hice yo me di cuenta enseguida. Hacemos el gol a los minutos, creo, a los diez minutos, el gol de Godín y yo no lo festejo tanto como festejaría porque yo ya estaba pensando en el después».

Después «entro al vestuario y lo primero que hago es hablar con mi mujer, que estaba ahí con los nenes y todo. Y me preguntaba, me preguntó qué había hecho, y obviamente que yo siempre, desde el principio, no quería aceptar la realidad, negando, llorando, todo. Y bueno, después, todo… algunas sensaciones en el vestuario de felicidad, pero también todos mirando los teléfonos y todo por lo que se veía. Y bueno, la verdad que fue un momento muy, muy doloroso para mí, para el grupo. Y obviamente que a uno le afecta, le duele todo eso, lo que haya pasado».

1 comentario
  1. Soca dice
    Ahora lo decis tano chupa pi ja, ustedes tienen la universidad de los mafiolis, hipocritas al mil por ciento,a tal pundo que cuando notaron que hi tler marchaba al espiedo se cambiaron para los yankis, que se puede esperar inventaron el fascismo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat