La reactivación económica pasa por controlar la pandemia, advierten CEPAL y OPS

Durante una conferencia virtual las titulares del Cepal y de OPS coincidieron en que la apertura va a depender del control de la curva de contagios, y llamaron a adoptar medidas urgentes.

La Comisión Económica de la ONU para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtieron que «no se puede hablar de reactivación económica mientras no se controle la pandemia» de coronavirus, según informa Telam. La reactivación de las economías de América Latina sólo será posible si se aplana la curva de contagio de la pandemia de COVID-19, indicaron la Cepal y la OMS.

Los dos organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) presentaron el jueves un informe en que destacan la necesidad de atender la situación sanitaria y señalan que esto sólo es posible si las medidas de aislamiento o distanciamiento social cuentan con el apoyo económico que permita a las personas mantenerlas. «No hay dilema entre economía y salud, lo primero es la salud», aseveró la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, durante la presentación del informe, según informó Efe.

«No podemos hablar de apertura económica posible hasta que la curva de contagios sea controlada y sin un plan claro, que evite el repunte de esos contagios a partir del testeo, la trazabilidad y el confinamiento», sostuvo Bárcena, durante la conferencia virtual conjunta. «Los países deben evitar pensar que deben elegir entre reabrir las economías y proteger la salud y el bienestar de sus pueblos. La actividad económica completa no puede reanudarse a menos que tengamos el virus bajo control», afirmó por su parte la directora de la OPS, Carissa F. Etienne, presente también en el evento virtual.

De acuerdo al informe, antes de que el coronavirus llegara a América Latina, los sistemas de salud de muchos países ya sufrían la falta de financiamiento y la fragmentación, y, por lo tanto, están enfrentando “a la pandemia con debilidades”. Bárcena indicó que los países deben «invertir en salud pública hasta alcanzar al menos un 6 % del PIB, con particular énfasis en la atención primaria en salud». El gasto público en salud en la región es de 3,7% del producto interno bruto. “La disponibilidad promedio de médicos y de camas hospitalarias no llega ni a la mitad de la que tienen países más desarrollados”, agrega.

El reporte conjunto de ambos organismos «Salud y economía» alertó que a fines de 2020 habrá «más que una década perdida», con niveles de pobreza que retrocederán hasta niveles de 14 años atrás, y propone un enfoque de tres fases, que incluyen la adopción de políticas de salud, económicas, sociales y productivas dirigidas a controlar y mitigar los efectos de la pandemia; reactivar con protección, y prever la reconstrucción de manera sostenible e inclusiva. América Latina es en la actualidad el epicentro de la pandemia, con más de 4,5 millones de casos de COVID-19 y casi 190.000 muertes, mientras que en el plano social y económico la enfermedad ha desatado una inédita crisis económica y social que podría transformarse en una crisis alimentaria y humanitaria si no se toman medidas.

En cuanto a las dimensiones social y económica de la crisis, en el informe recomiendan acciones que respondan con rapidez a esta situación, como la creación de una renta básica de emergencia y medidas que protejan al sector productivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat