Brian y Santiago hablaron de sus inicios y de la ilusión de brillar en PoloniaLa otra cara de «Los Rodríguez», esperanzas de Uruguay en el Mundial

0 399

La ilusión aumenta a medida que se aproxima el viernes, cuando Uruguay debutará en el Mundial Sub 20 ante Noruega.

Aunque deberá demostrarlo en la cancha, La Celeste parece tener un potencial que le permite aspirar a realizar un buen papel en la trascendente cita.

Dos de los máximos exponentes de la Sub 20 son pibes que comparten apellido: Brian y Santiago Rodríguez. Ambos estallaron recientemente en Primera División vistiendo las camisetas de Peñarol y Nacional, respectivamente, y sus cualidades futbolísticas prometen ser una de las principales armas del equipo que comanda Gustavo Ferreyra.

Los Rodríguez charlaron con AUF TV, en una amena conversación en que mostraron una faceta más personal. Contaron de sus primeros años, sus primeras experiencias en la selección y sus esperanzas de hacer las cosas bien en Polonia.

La primera vez

El primero en contar el nacimiento de su relación con la selección fue Santiago, quien relató: «Mi primera citación fue con la Sub 15, que estaba el pelado Garay de técnico. La verdad que vine re asustado, porque había estado charlando con Juanma Sanabria y me comentó que los habían hecho hacer unos juegos de hacer avioncitos y tirarlos en un canasto. Yo estaba preocupado porque no sabía hacer un avioncito (risas)».

Mientras tanto, Brian dijo: «Arranque en la Sub 17, también con Garay. Hacía dos meses que había llegado a Montevideo, y prácticamente no entendía nada. Todo era nuevo para mí, así que estaba con un poco de miedo».

Luego, el pibe de Nacional contó en que espejos futbolísticos se mira: «Riquelme, y de la actualidad Cristiano. Me atrae el tema de su cabeza, que siempre quiere ir por más. En el mejor momento de Messi, decía que él era el mejor. Ganó varios Balones de Oro. Me parece que es un gran referente».

Una oportunidad de oro

Respecto a la chance que significa participar de la Copa del Mundo, Brian sostuvo: «Lo tomo como una revancha. Pero siento mucha felicidad, orgullo de uno mismo. Trabajando y haciendo bien las cosas, se dio la oportunidad. Voy a trabajar al máximo para aprovecharlo».

En cuanto a «Santi», contó que «Lo primero que sentí fue felicidad, y también orgullo. Pensé en todos los sacrificios que hicimos con mi familia, y bueno, me parece que es una oportunidad muy linda. Es la vitrina más grande para nosotros jugar en la selección y poder defenderla haciendo lo que mejor hacemos, que es jugar al fútbol. El Mundial es una oportunidad inmejorable».

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.