#Contraseña¿La otra agenda educativa del presidente Lacalle?

En la dinámica política, social y educativa es lógico que existan múltiples agendas en tanto impulsos de políticas que promueven determinados actores o stakeholders como tiende a definirse ahora.

1 317

Muchas de esas agendas son presiones de corto plazo y otras son de más largo aliento. Hay coyunturales y estructurales. Hay de los actores bajos, intermedios y altos, y existen agendas de los partidos políticos, y agendas de los políticos.

Agendas sindicales y agendas derivadas de las demandas sociales. De todo hay siempre, y sin duda las agendas finalmente reales serán las articulaciones, síntesis, consensos o imposiciones de unas agendas sobre otras. Y de los poderes en la capacidad de imponerlas, de ser interpretación de demandas y necesidades reales.

No es fácil. La agenda de la economía presiona sobre la agenda social e inclusive sobre la jurídica y muchas veces es superada por la política. Los académicos incluso han analizado largamente las agendas inerciales del pasado, la «path dependency» que hace que poco cambie. El gatopardismo, todo cambia y todo se mantiene igual, es también una agenda.

Y esto lo decimos por la irrupción de una nueva agenda que no estaba en la mesa. Como en su momento fue el Plan Ceibal. En esta campaña electoral, la agenda de los partidos fue una. La agenda de la coalición de gobierno en el documento que se estructuró en la base de la elección en la segunda vuelta fue otra, más allá de provenir fuertemente de la agenda del Partido Nacional.

La agenda propuesta en la LUC fue otra agenda que impulsaba llevar a marcos específicos las agendas, más allá de que en ningún momento se planteó que la casi totalidad de la agenda fuera modificar la Ley General de Educación. En ellas, lo único era el poder y la gobernanza.

Pero irrumpió, con asombro y gusto para mí, una agenda diferenciada en el Discurso de la Asamblea Nacional por parte del presidente Luis Lacalle, en una entonación diferenciada de varias de las agendas educativas planteadas en toda la cadena de pequeñas y grandes agendas presentadas en los últimos meses.

Es la agenda de la educación a distancia y de finalmente incorporar la innovación tecnológica en las políticas y acciones en educación y concretamente en educación superior. En las propuestas de campaña electoral Julio María Sanguinetti tocó el tema de la educación a distancia y la presentó en la campaña pero con escasa intensidad. En ese tiempo escribimos y promovimos ese enfoque y le reconocimos al expresidente su impulso.

Lamentablemente, las propuestas no fueron incluidas ni desarrolladas en el Programa del Partido Colorado, que quedó casi exclusivamente pintado de la problemática de deserción en la educación media, la gobernanza corporativa, la escasa titularidad de bachilleres en Uruguay y la propuesta de creación de 138 Liceos Pilotos.

Finalmente la distribución del gobierno entre un Ministerio con entonación blanca y una ANEP con entonación colorada derivaron en la construcción de una nueva agenda, con riesgo de ser bicéfala, pero centrada en los temas de poder y gobernanza: un poco más centralista en el MEC y un poco más autonomista en la ANEP, pero siempre manteniendo una visión tradicional centrada en los modelos de tiza, lengua y pizarrón que caracteriza totalmente la educación uruguaya y la coloca bien atrás ante el mundo y a la región.

El presidente Lacalle planteó un discurso en materia de educación con dos orientaciones. Sin duda, por un lado, el tema de la gobernanza y la eficiencia en la gestión, y sin referirse buscando reducir las miradas corporativistas y priorizando la ejecución y los resultados.

Pero por el otro lado, y en forma más destacada para mí, planteó el tema de nuevas modalidades de la educación y el desarrollo de la educación a distancia. No fue una mirada marginal ni tangencial, ni es un tema que estuviera en el Programa, el acuerdo de los partidos coaligados, la LUC, ni tampoco en las posiciones que han sostenido en estos meses las autoridades designadas.

Fue claro y explícito, como segundo punto luego de la gobernanza, el tema de la innovación tecnológica de la educación y vale releerlo para tener claro, cuál es, si busca cumplir sus palabras en su primer discurso que se lo repetirán machaconamente en los próximos cinco, su agenda personal. Dijo, y subrayo algunas partes:

«Relacionado con el tema educativo Uruguay tiene un enorme desafío en lo que refiere a innovación, tanto el Estado como el sector privado han hecho un camino interesante. Estamos necesitando un salto cualitativo y cuantitativo en este tema.

Las tecnologías de la información y la comunicación están presentes en cualquier actividad de nuestras vidas…. Tenemos un sueño que no está lejos de convertirse en realidad, que es convertir a nuestro país en un centro internacional de formación e inversión en las TICS.

En ese sentido debemos (…) modificar la currícula educativa con la introducción fundamental de habilidades y conocimientos en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Y al mismo tiempo aún más impulsar las carreras terciarias relacionadas a la ciencia, la investigación y la tecnología.

Sabemos que hay una posibilidad inminente que universidades del mundo vengan a complementar el sistema educativo en esta materia. Tecnología, información y comunicación que pueden significar un fuerte apoyo para la necesaria descentralización demográfica y económica de nuestro país.

Uruguay padece un desequilibrio poblacional entre las zonas metropolitanas y el resto del país agravándose este mismo en otros lugares. Claramente esta migración tiene un contenido económico, un componente educativo y sanitario sumado al confort necesario para esta época.

Nuestro gobierno va a potenciar todos los instrumentos que tenga al alcance para estimular la radicación de inversiones en el interior del país. Al mismo tiempo tenemos un compromiso de fortalecer la red educativa, contando para ello con las formas tradicionales y con la herramienta de la educación a distancia».

También podría gustarte
1 comentario
  1. Pepe Le Pu dice
    Venia interesante hasta la repeticion numero 27 de la palabra agenda, parece un articulo en joda jaa jaa…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.