La nueva modalidad de la educación virtual: los MOOCs

0 309

La revolución tecnológica digital en curso se ha expresado en una sucesión continua de innovaciones técnicas  que están transformando radicalmente la educación presencial y creando una nueva fase de la educación a distancia. En sus inicios ello se expresó en la irrupción de los computadores personales, y posteriormente en múltiples aplicaciones informáticas tales como los powert point o software de aplicativos laborales de uso en el aprendizaje, que revolucionaron las aulas y crearon los laboratorios informáticos. En una segunda instancia irrumpió internet 1.0, y se conformaron redes de aprendizaje y modalidades de enseñanza virtual asociadas a plataformas y aulas de aprendizaje. El tercer momento con la conformación de Internet 2.0 se expandieron las redes sociales y se democratizó internet al ampliarse la posibilidad de subir materiales a las redes, con un aumento de sus potenciales usos educativo.

Las instituciones educativas iniciaron llevaron sus procesos de virtualización a través de portales web como conectores de redes externas e internas, para dar soportes a aulas virtuales de tipo LMS. Los periféricos que se fueron creando tales como  mouse, laser, impresoras, escaners, lápiz óptico, routers, etc., también fueron transformando las formas de enseñanza y jalonaron la transformación digital en curso, ayudando a generalizar el nuevo paradigma digital y la transformación de la educación, permitiendo además el acceso de personas con discapacidad, privados de la libertad o personas con otras limitaciones y demandas.

Ha sido esta una dinámica acelerada que se ha retroalimentado entre   desarrollos de hardware, software y redes y que han transformado la educación superior a escala global. Las redes submarinas, los sistemas inalámbricos, la miniaturización de los equipamientos, la compresión digital y los enormes centros de datos alrededor del mundo apoyaron la expansión de la economía digital y colaborativa que dio lugar a enormes empresas desintermediadas con nuevos productos y servicios como Uber, Netfrix, Airbnb y Wesura asi como decenas más como Pedidos ya, Mercado Libre o Despegar.com.

A medida que la infraestructura tecnológica ha cambiado, que las instituciones educativas formaron nuevos especialistas y que las políticas públicas apoyaron esos procesos, en la mayor parte de los países se fueron sentando las bases de una nueva economía digital a escala global. La educación virtual ha ido acompañando estos procesos a escala global, pero no en el Uruguay

En el sector educativo el e-learning muestra enormes ventanas de oportunidades de formar, actualizar y certificar. Nuevos enfoques teóricos del aprendizaje como el conectivismo de  Siemmens dan soporte y legitimación a estos nuevos escenarios que no son tecnológicos sino educativos y epistemológicos de nuevas formas de accede al conocimiento. En Estados Unidos, el 31% de los estudiantes tomaba cursos a distancia y fundamentalmente virtuales y en América Latina ya estamos en el 15% de la cobertura de la educación superior insertos en estas dinámicas. En Uruguay brilla por su ausencia.

Pero, no sólo estamos retrasados a las cambios y la irrupción de la educación virtual, sino que además está irrumpiendo una nueva fase de la educación virtual con la profundización de las innovaciones digitales y la automatización gracias a la programación avanzada. Son los cursos masivos abiertos y en línea (MOOCs por sus siglas en inglés), que incluyen además el seguimiento automatizado de los estudiantes gracias a una atención individualizada de la enseñanza y la personalización de los recursos de aprendizaje de acuerdo a sus demandas de competencias especificas.

Así, de una primera fase digital caracterizada por el uso de LMS como aulas virtuales, muchas veces limitadas por enfoques semivirtuales de enseñanza – aprendizaje, se pasó a aulas virtuales con profesores ineractuando en plataformas y actualmente a dinámicas educativas caracterizadas por la  automatización de los procesos educativos, tanto en los aspectos administrativos como académicos.

Se inició como una modalidad educativa de educación continua pero que ya se ha incorporado a la enseñanza formal en educación superior con sistemas de  reconocimiento de créditos o incluso de cursos enteros. Ella hasta incluye un modelo de negocios novedoso donde se paga por la certificación y no por el acceso a la información.

Es este un camino previsto por Vilches quien sostenía anticipadamente que el uso frecuente y constantemente actualizado de hardware y software iba a suponer una nueva economía basada en la educación en red.  Los MOOCs son la 4º generación de la educación a distancia, mediante una educación automática y empaquetada, siendo una evolución de la digitalización gracias a la diversidad y convergencia de recursos de aprendizajes digitales en red, plataformas digitales y sistemas de evaluación automatizadas de los aprendizajes. Es una educación en plataformas, sin tutores directos, con dinámicas educativas programadas a partir de software con tareas, recursos de aprendizaje y evaluaciones programados.

Ya son millones de estudiantes en el mundo insertos en estos sistemas educativos. En Uruguay algunas universidades como ORT y UDELAR están intentando investigar y explorar estos caminos. Está muy bien. Pero es tiempo de superar su carácter marginal y académico, habilitando mecanismos para su reconocimiento y uso, superando las limitaciones que imponen las estructuras tradicionales,  los marcos de regulación burocráticos y algunos paradigmas intelectuales periclitados.

La gente tiene derecho a estudiar y el país a beneficiarse de las oportunidades tecnológicas y estar más cerca de las fronteras de la innovación. Como siempre digo, repitiendo, no importa si el gato es blanco o negro, sino si caza ratones, o sea, si crea aprendizajes. En educación corresponde innovar. claudiorama@gmail.com

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.