La ley que regula el cannabis medicinal «cambia los paradigmas del país»

Alejandro Zavala destacó su valía en diferentes tratamientos, y también que Uruguay podría «diversificar sus exportaciones».

1 485

El Senado aprobó ayer la ley para el fomento y acceso al cannabis medicinal y terapéutico, una iniciativa en la que tuvo mucho que ver el sector «Ir» del Frente Amplio. Alejandro Zavala, diputado de esa agrupación, explicó en República Radio las múltiples ventajas que supone la ley.

«Creemos que hemos avanzado bastante. Esto es un trípode: hay tres leyes aprobadas. La ley marco, la general, la que legalizó el cannabis recreativo. Esa da el marco y es muy importante, porque cambia el paradigma de cómo miramos el cannabis.

Después hay dos leyes que se aprobaron ahora, una ayer y la otra la semana pasada. La de la semana pasada promueve la investigación básica y tecnológica en cannabis, y la otra regula el cannabis medicinal. Son importantísimas porque le cambian el paradigma al país», indicó Zavala.

La importancia de conocer lo que se toma

Una de las principales patas de la ley es regular el mercado del cannabis medicinal y sus productos derivados, como el aceite y los extractos. Esto permitirá un cambio importante, según el diputado: conocer exactamente el contenido de cada cosa que se toma, en cuya prescripción será imprescindible la presencia de un médico.

«Con esta del cannabis medicinal nos preocupa una cosa muy importante, que es el acceso de la población. Como saben, hoy uno va a la feria o por mercado libre puede conseguir aceites o extractos que uno no sabe lo que tienen. Está el vecino que te dice ‘yo tomo estas gotitas, que me hacen muy bien para la rodilla’. Seguramente le hagan bien, pero el cannabis no es bueno para todo, funciona para algunas patologías, y para otras aún se está estudiando.

La gente compra estas cosas, que no saben que contiene, y lo toma. A veces les hace bien y otras no. Entonces nos pasa que recibimos personas mayores que llegan a urgencia con crisis de pánico porque tomaron una cosa con mucho THC y no están acostumbrados. De repente esa persona no tenía que tomar algo con tanto THC. El sistema de canabinol que tenemos los humanos es muy complejo, y el THC, la parte psicoactiva del cannabis, es uno de los componentes.

Por ejemplo, si uno quiere tratar cosas que tiene que ver con las convulsiones, como la epilepsia refractaria, hay un montón de dolencias relacionadas con esa clase de patologías que son ayudadas por otro componente del cannabis, no del THC», explicó.

Esto planteó el terreno para otra parte importante del asunto: las recetas magistrales. Dado que «las proporciones se modulan por una dolencia u otra, estamos utilizando un viejo recurso: las recetas magistrales. Estas implican que implican que los médicos, porque una cosa importante que plantea la ley es que haya un médico en el medio, te puedan hacer una cosa a medida.

De repente hay personas con varias patologías que pueden tomar un componente del cannabis, pero no otro, o necesita proporciones diferentes. Queremos que eso esté recetado por el médico, vaya a la farmacia y se lo hagan.

Si no hay alguien que te lo pueda dar, que te lo pueda indicar y te diga qué es lo mejor para vos de acuerdo a tu caso, y que además pueda seguir tu evolución, no tiene sentido».

Por eso mismo, Zavala valoró que «la ley estructura todo, porque va desde la regulación del mercado irregular que tenemos. La producción tendrá estándares de calidad que le permitirán al médico saber qué contiene lo indicado, y por otro lado es importante que el acceso a esto tenga un precio razonable. En la ley proponemos que la ley integral de salud lo integre, como ocurre con otras prestaciones.

Otra parte importante de la ley es la formación de recursos humanos. Queremos que haya una política activa en el ministerio de Salud Pública, para que los médicos puedan saber de lo que le están hablando».

Un mercado esperando ser explotado

Otro costado interesante que se abre con la búsqueda del acceso a diferentes alternativas del cannabis medicinal es el inmenso mercado que ese mundo ofrece.

«También hay un componente de industria, y no tiene sentido que Uruguay no pueda acceder a eso», indicó el diputado frenteamplista.

Continuó: «No puede ser que Uruguay, que tiene una marca registrada mundial con el tema del cannabis, por la legalización recreativa y demás, que genera una reacción simbólica para afuera, no tengo hoy lo que tiene Canadá, por ejemplo. Me refiero a un nicho de mercado del cannabis medicinal.

Hay mercados importantísimos en el mundo, en Alemania, en Holanda. Hay mucho dinero alrededor de esa industria. Queremos que eso involucre trabajo uruguayo.

Queremos una ley que los estimule y promueva. Acá se abre una venta de oportunidad para el Uruguay en la diversificación de sus exportaciones. Nos quejamos siempre de que tenemos pura exportación primaria. Está naciendo una industria muy importante en el mundo, que es el uso del cannabis en el mundo medicinal, y nosotros tenemos los científicos, el cannabis legalizado, tenemos pacientes para estudiar, tenemos producción. ¿Vamos a aportar la leche en polvo en lugar de exportar el queso? Tenemos que aprovechar esas ventajas».

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.