Un hombre muere luego de ser lamido por su perro a causa de una infecciónLa lengua de un perro puede transmitir una bacteria peligrosa

0 368

En Alemania un hombre de 63 años acudió a un hospital sintiéndose afiebrado. Dos semanas después el mismo hombre murió de un shock séptico tras haber fallado varios de sus órganos y haber sufrido una neumonía. Al  llegar al hospital, el paciente había presentado durante las 24 horas previas erupciones en su rostro y dolores musculares en sus piernas, dolores que un análisis médico más minucioso descubrió se debían a un sangrado subcutáneo. El paciente también presentaba lesiones renales, disfunción hepática, hipoxia, y una disminución aguda del flujo sanguíneo hacia los músculos. El hombre incluso se veía incapaz de orinar. Los síntomas mantuvieron largo tiempo absortos a los médicos, quienes no podían dilucidar a qué enfermedad se debían y a la forma en la que el paciente podría haberla contraído. Luego de que estos síntomas empeoraran hasta padecer el hombre un paro cardíaco que se logró  controlar, los médicos encontraron encontraron la raíz del problema: la bacteria Capnocytophaga canimorsus.

Esta bacteria reside en la saliva de los perros y los gatos ya que forma parte de la flora ginvival natural de estos animales, por lo que los médicos asociaron la enfermedad padecida por el hombre con un contacto directo con esta saliva. En otras palabras, la infección con esta bacteria probablemente se habría dado por una mordida o por dejarse lamer por un perro o un gato. Capnocytophaga se encuentra presente en las bocas del 74% de los perros y del 57% de los gatos, pero es menos probable que los felinos transmitan esta bacteria a humanos. En este caso particular, el hombre afectado no presentaba en su cuerpo ninguna marca de mordidas, por lo que los médicos atribuyeron la infección a una lamida de su perro.

Ante este panorama, se recomienda que quienes convivan con mascotas en su casa estén atentos a los casos de gripe que superan un cuadro viral normal, como en este caso en el que el paciente desarrolló disnea severa (es decir problemas respiratorios) y petequias (las erupciones rojas antes mencionadas). En ausencia de rastros de inmunodeficiencia o de contactos con personas infectadas de otras bacterias y virus conocidos, si los síntomas empeoran, los médicos deben comenzar inmediatamente un tratamiento combinado de penicilina e inhibidores de betalactámicos para prepararse para un caso de infección con Capnocytophaga. El riesgo de infección con esta bacteria se reduce en el caso de los jóvenes, pero aumenta para el caso de ancianos y de personas con su sistema inmune deprimido por consumo de alcohol u disfunciones en su bazo. Una infección de este tipo puede demorar dos semanas en mostrar síntomas visibles, y en un cuarto de los casos los pacientes empeoran con riesgo de muerte, por lo que se recomienda intentar evitar el contacto con las demostraciones de amor perruno, sobretodo en personas mayores.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.