#OpiniónLa Inclusión Financiera y el mundo que se viene

2 458

Hay consenso generalizado en el país que éste necesita imperiosamente una nueva agenda. Una agenda que sea capaz de interpretar el mundo que se viene y resolver los nuevos problemas emergentes.

No se trata de renegar de la vieja agenda. Ella cumplió su función y lo realizó con éxito, se trata de entender el nuevo mundo, sus nuevos paradigmas y adaptar una nueva agenda a las nuevas realidades. Si no entendés lo que está pasando, mal podés diseñar una solución adecuada.

Eso le pasa a la oposición cuando critica la Ley de Inclusión Financiera, que además deliran cuando afirman que la van a derogar. Prefiero pensar que es un delirio ya que la enfermedad con un buen tratamiento tiene cura. Lo que no tiene cura es el Uruguay si ellos hacen algunas de las cosas que dicen.

El mundo es otro muy diferente al de hace apenas 15, 20 años. El cambio tecnológico nos permea en todos los órdenes y palabras como robótica, inteligencia artificial, Internet de las cosas, tecnología Blockchain, vehículos sin chofer, impresión 3D, almacenamiento de energía, biotecnología, nanotecnología, etc., irrumpieron en nuestro vocabulario de manera intempestiva.

El cambio en el mundo tiene algunas características particulares: 1- Velocidad exponencial, viviremos en 15 años cambios más rápidos y más profundos que los vividos en los últimos 30. 2- Cambios de paradigmas sin precedentes en la historia de la humanidad, en la forma de comunicación de las personas, economía, formatos de negocios, provocado por la combinación de tecnologías. 3- Impacto parecido a un tsunami, visto en términos de tiempo, en las empresas, en el empleo, en lo social, en lo educativo, en la salud, en todo.

Si hay una ley que interpreta este nuevo mundo que se viene y se adapta a él, es la Ley de Inclusión Financiera. Agiliza las transacciones, las hace más accesibles, rápidas y seguras, incluye un montón de personas que hoy están fuera del sistema y que mañana si no los ingresamos serán «marginados informáticos» o «pobres digitales» que se constituirán en una nueva categoría social emergente.

Acompaña el proceso natural de la desaparición de los medios de pago físicos a los medios de pago digitales, en los que se reducen costos -a los que algunos dicen querer reducir pero luego no son coherentes en la práctica- es un proceso más eficiente sobre todo por los cambios importantes en la logística.

En esa línea, esta ley tiene puntos de contacto con el Plan Ceibal en tanto se adelanta y acompaña las nuevas realidades.

Quienes pretenden derogar esta ley no entienden nada o entienden poco el mundo en el que van a tener que gobernar. Entender resulta algo básico.

Es preocupante.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. horacio ortega garcía dice
    Si concuerdo absolutamente con el autor del artículo, creo que se capta la inteligencia de nuestro gobierno y asesores, parlamentarios, por suerte todavía en mayoría, felicito esta manera de encarar la realidad, para hacernos vivir una sociedad más desarrollada y segura.
  2. David Monge dice
    La inclusion financiera esta bien, pero debe ser a voluntad no una imposicion como varias cosas de este gobierno, como el corralito mutual, que una persona no puede cambiar de mutualista libremente. Ya el gobierno sabe cuando vamos al baño, con la inclusion , saben lo que hacemos dentro.La democracia como queda ante estos gobiernos de izquierda totalitaria y no soy «facho» pues los vote, aclaro porque todo el que critica al gobierno es facho para el FA.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.