La formación e investigación astronómica en Uruguay

Desde la Facultad de Ciencias de la UdelaR

Al igual que sucede con otras ciencias naturales, la Astronomía es estudiada en Uruguay por personas apasionadas en la materia. Para conocer más sobre este tema, LA REPÚBLICA conversó con el doctor Carlos Tabaré Gallardo, director de la carrera que se dicta en la Facultad de Ciencias.

Al igual que la Física, la Química, la Geología y la Biología, la Astronomía es una ciencia natural que tiene como objetivo comprender el funcionamiento del universo y el mundo que nos rodea. Esta ciencia, que se estudia desde antigüedad, tiene dentro de sus principales referentes a Aristóteles, Tales de Mileto, Claudio Ptolomeo, Nicolás Copérnico, y Galileo Galilei, entre otros.

En Uruguay, existe una licenciatura en Astronomía que se dicta en la Facultad de Ciencias perteneciente a la Universidad de la República. Según su director, el doctor Carlos Tabaré Gallardo, esta carrera comparte muchas cosas con las de licenciado en Física, Ciencias de la Atmosfera, o ciencia médica.

Al igual que todas las licenciaturas, la carrera tiene una duración de cuatro años. En ella se desarrolla «una formación básica para poder entender los problemas que tienen que ver con la Astronomía», expresó Gallardo. Además, existe la posibilidad de realizar postgrados -maestrías y doctorados-, ya sea en Uruguay o en el extranjero, para especializarse en áreas como Ciencias Planetarias, Astrofísica Estelar o Dinámica Galáctica.

En lo que respecta a la formación que hay en Uruguay, Gallardo la calificó como muy buena. «La formación básica de física, matemáticas, ciencias de la computación, etc., que se dicta dentro de la Facultad de Ciencias es muy buena. Esto lo vemos cuando nuestros alumnos van al extranjero y son recibidos en otras universidades; nunca tienen problemas», comentó a LA REPÚBLICA.

En lo que específicamente se refiere a Astronomía, dijo que la Facultad ofrece una enseñanza básica porque cuatro años no dan para profundizar mucho. Esta enseñanza «es comparable a lo que se ofrece en cualquier lugar del mundo. Incluso, nuestra iniciativa tiene un nivel un poquito por encima de una carrera de grado en Astronomía en cualquier parte del mundo. Así que el nivel es bueno», sostuvo.

Una referencia importante sobre este tema para Gallardo tiene que ver con que en diferentes países del mundo se citan trabajos realizados en Uruguay. «Esa es la manera que tienen los científicos de calificarse, en función de la cantidad de veces que utilizan sus trabajos. En base a esto podemos decir que los docentes que estamos al frente de la carrera de Astronomía tenemos cierto prestigio internacional. Incluso, Julio Fernández, que es el más antiguo, ha sido premiado varias veces», comentó.

Fernández, quien ocupa la titularidad del departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias, es el segundo uruguayo en la historia en ingresar a la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos; el primero es Rafael Radi.

Sobre la investigación que se desarrolla en Uruguay, Gallardo expresó que se debe tratar de avanzar en lo que se pueda a la vez que se buscan nuevos recursos. Una de las áreas donde se puede trabajar es la teórica dado que las herramientas que se necesitan son computadoras en las cuales hacer las simulaciones numéricas.

«Recursos computacionales tenemos, hay bastantes en nuestro país. Entonces, en esa área siempre podemos avanzar. Pero a la vez, nos hemos presentado en distintos lugares para poder acceder a instrumental diferente: radiotelescopios, telescopios o cualquier otro tipo de sensor que permita medir o detectar algo que tenga que ver con lo astronómico», explicó.

Según narró Gallardo, el Observatorio Astronómico Los Molinos se construyó «a partir de diversas iniciativas, hasta que el proyecto prosperó y se pudo instalar allí un observatorio desde donde se ha trabajado».

Investigación

En la actualidad hay un par de proyectos de investigación en Uruguay liderados por el licenciado Gonzalo Tancredi. Uno de ellos consta en colocar una serie de cámaras en varios lugares del país que registran todo el cielo, y a partir de ellas poder detectar bólidos y así determinar sus direcciones y orbitas.

Por otro lado, se está trabajando en reciclar la vieja antena de Antel ubicada en Manga con el objetivo de convertirla en un radiotelescopio. «Antiguamente, ese tipo de antenas había en varios lugares del planeta. En algunos fue desmantelada y en otros se ha reciclado para utilizarla como radiotelescopio y así detectar ondas de radio. La de Manga está siendo reciclada para convertirlo en uno», explicó Gallardo.

1 comentario
  1. Osvaldo Viera dice
    Buena nota. Permítanme sumar mi homenaje a un antecesor: el Prof. José María Bergeiro, de quién fuí alumno, que a comienzo de la década del 50´dictaba cursos de Astronomía, por correspondencia, incentivando el estudio de la Astronomía, en Uruguay.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat