El estudio muestra con claridad que el debilitamiento se extiende rápidamente a través de algunos de los glaciares más vulnerablesLa Antártida ha perdido 122 metros de grosor de hielo en 25 años

Desde 1992 el adelgazamiento se ha extendido por el 24% de la Antártida Occidental y en la mayoría de sus cuencas más grandes, los glaciares de las islas Pine y Thwaites.

0 231

El impacto del cambio climático en la Antártida ha sido tema de estudio y debate durante los últimos años, con algunos resultados aparentemente contradictorios sobre la pérdida de hielo en el conjunto del continente.

Ahora, después de analizar con detalles los datos acumulados durante 25 años por los satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA) y un modelo del clima regional, expertos del Centro del Reino Unido para la Observación y Modelación Polar (CPOM) y de la Universidad de Leeds han rastreado los cambios en la cobertura de nieve y hielo en todo el continente. El resultado más destacado del estudio es que el 24% del hielo de la Antártida Occidental se encuentra ahora en situación inestable, con pérdidas de grosor de hasta 122 metros en algunas zonas en sólo 25 años.

El equipo de investigadores dirigido por Andy Shepherd, de la Universidad de Leeds, concluye que el derretimiento del hielo oceánico -debido en parte por el calentamiento del agua marina- ha provocado un desequilibrio en los glaciares. Esto significa que las masas de hielo situadas sobre zona terrestre son ahora más inestables, ya que están perdiendo más masa a través de la fusión y el nacimiento del iceberg de lo que están ganando a través de las nevadas.

El equipo confirmó -como ya se había observado en estudios previos- que el patrón de adelgazamiento de glaciares no es uniforme en todo el continente. Desde 1992, el adelgazamiento se ha extendido por el 24% de la Antártida Occidental y en la mayoría de sus cuencas más grandes, los glaciares de las islas Pine y Thwaites, que ahora están perdiendo hielo cinco veces más rápido de lo que estaban al comienzo de la encuesta.

El nuevo estudio, publicado hoy 17 de mayo en la revista Geophysical Research Letters, utilizó más de 800 millones de mediciones de la altura de la capa de hielo de la Antártida registrada por las misiones de altímetro satelital ERS-1, ERS-2, Envisat y CryoSat-2 entre 1992 y 2017 y simulaciones de nevadas en El mismo periodo producido por el modelo de clima regional RACMO.

Al combinar 25 años de datos satelitales de la ESA, los científicos descubrieron que el calentamiento de las aguas oceánicas ha provocado que el hielo se adelgace tan rápidamente que el 24% de los glaciares en la Antártida occidental se ven afectados. En algunos lugares, el adelgazamiento del glaciar se ha extendido mucho hacia el interior durante el período de estudio.

El autor principal del estudio y director de la CPOM, el profesor Andy Shepherd, explica que las fluctuaciones en las nevadas tienden a provocar pequeños cambios en la altura en grandes áreas durante algunos años, pero los cambios más pronunciados en el espesor del hielo son señales de desequilibrio de glaciares que han persistido durante décadas.

Shepherd concluye que su estudio permite ver con claridad que el debilitamiento se ha extendido rápidamente a través de algunos de los glaciares más vulnerables de la Antártida, y la pérdida de estos hielos está provocando una elevación del nivel del mar en todo el planeta.

”En total, las pérdidas de hielo de la Antártida oriental y occidental han contribuido 4,6 mm al aumento del nivel del mar desde 1992”, indica el autor principal del estudio.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.