NO SE QUISO ENTREGAR / LA PRECARIA VIVIENDA DONDE ESTABA "FONDEADO" ESTABA RODEADA POR LA POLICÍA“Kiki” intentó autoeliminarse; se pegó un tiro en la cabeza y tiene muerte cerebral

0 36

Christian Damián Pastorino Pimentel, alias “Kiki”, se disparó en la cabeza este martes de tarde cuando se encontraba rodeado por la Policía en la zona del kilómetro 21,700 de la ruta 8. Estaba escondido en una vivienda precaria, debajo de una cama, con un arma en cada mano. Cuando sintió que la Policía abría la puerta de la habitación, se disparó en la cabeza. En un principio los policías que lo encontraron creyeron que estaba muerto, pero al ser trasladado a la Policlínica de Malinas se constató que aún respiraba. Los médicos confirmaron luego que tenía muerte cerebral, según informó el fiscal del caso Juan Gómez. Todo ocurrió en Camino del Oriente esquina calle 6, del barrio Don Márques. En el lugar, los efectivos incautaron tres armas de fuego calibre 32, mismo calibre del arma con que fue ultimada la cajera del súper de La Blanqueada. Una de ellas también fue la que utilizó en su intento de autoeliminarse. Al cierre de esta edición, el asesino se debatía entre la vida y la muerta en el hospital de Clínicas. En la precaria vivienda donde estaba “fondeado” desde la madrugada de este martes, según indicó el fiscal Gómez, había un menor, que está detenido. El mismo será sujeto a la Justicia de Adolescentes. Puntualizó además “no existe un joven que actuara con él en el lugar de la rapiña. Actuó solo”. El más buscado El delincuente de 22 años venía siendo buscado intensamente por la Policía desde diciembre, cuando asesinó de cuatro tiros a su expareja, Alison Pachón, en el barrio Tres Ombúes, pero el pasado sábado volvió a actuar, y asesinó a sangre fría a una cajera durante una rapiña a un supermercado en La Blanqueada. También le disparó al guardia de seguridad del lugar, que está internado con la bala alojada en la médula, y corre riesgo de muerte. La madre del “Kiki” había asegurado en diálogo con Telenoche que su hijo prefería “que lo maten a ir a la cárcel, él se va a enfrentar con la policía. Está armado, tiene chaleco antibalas”. Una mente criminal El psicólogo forense e integrante de la Asociación Latinoamericana de Psicología Jurídica y Forense, Gustavo Álvarez, y con el psiquiatra forense y ex perito Roberto Mosera, explicaron en radio Carve cómo se comporta una mente criminal como la de este joven. Los expertos aclararon que se basaban en información de prensa porque ninguno de los dos había estado en contacto con el caso. Álvarez dijo que se podría estar ante “una estructura de personalidad bastante particular” para la cual este caso “no es un hecho puntual ni un quiebre en la historia vital”. Mosera agregó que el homicida con estas características “no tiene remordimiento porque sabe que está haciendo mal y no [le] importa” ya que para él “la vida de los otros, afectivamente no vale, y la de él tampoco vale demasiado”. “La falta de aspecto empático puede hacer que el delincuente no tenga ningún tipo de remordimiento en dar un disparo por la espalda”, expresó. Para desarrollar este tipo de personalidades, Álvarez dijo que influyen varios factores como el biológico y genético pero también la “falta de apego” en la niñez, “el hacinamiento y la pobreza”. Además, Mosera subrayó que una vez que se cristaliza el tipo de conducta “es muy difícil que exista un tratamiento eficaz” y dijo que “después de muchos años de trabajar estas situaciones” es “medio pesimista de la verdadera rehabilitación de estos individuos”, a lo que Álvarez sentenció: “¿qué es lo que ofrece a la cárcel para la rehabilitación? Es un elemento a tener en cuenta e importante”. Estable, pero con lesión en la médula José Enrique Sánchez tiene 59 años y llegó de Venezuela hace solo tres meses, impulsado por su hija, que vive en Uruguay hace tres años. Aquí ya estaba su esposa, que había llegado hace un año, y sus nietos, de 11 y 7 años. Hace poco más de un mes, Sánchez consiguió su primer trabajo en Uruguay como guardia de seguridad en el local de Súper Vero en Luis Alberto de Herrera y Urquiza. El sábado, “Kiki” lo golpeó y le disparó en el tórax cuando ya estaba en el piso. Esa bala se alojó en la médula. Fue internado en el Círculo Católico, donde está internado y permanece estable en CTI. Según el sindicato de trabajadores de seguridad privada, debido a la lesión en la médula, José Sánchez corre riesgo de perder la movilidad en las piernas. Charles Carrera pide “confiar en las instituciones” Horas antes de que “Kiki” se disparara, el senador del MPP-FA, Charles Carrera- quien fue director general en el Ministerio del Interior- pidió confiar en los investigadores que tratan el homicidio de la cajera del supermercado de La Blanqueada. “Es un momento de mucho dolor social. Es difícil hablar de situaciones cuando suceden estos hechos. Creo que lo primero que hay que hacer es confiar en las instituciones, el trabajo policial, de la Fiscalía y el Poder Judicial para que la persona que cometió este delito sea juzgado. Debemos pensar en las víctimas de estos delitos. Hoy hay institucionalidad para que las atiendan”. El legislador consideró que un patrullaje con militares no solucionará el problema de seguridad. “No va a ser de utilidad para la problemática existente. No están preparados para atender estos cometidos de seguridad interna. Que no vaya a ser que el remedio es peor que la enfermedad”, agregó. Carrera recordó que el ministro del Interior Eduardo Bonomi ya tiene una fecha de comparecencia ante la Comisión de Seguridad del Senado el 6 de marzo. “Si el allanamiento hubiera sido fructífero se habría evitado este horror” La fiscal Diana Salvo señaló en la mañana de este martes a radio Carve que si el pasado jueves, en el allanamiento realizado por la Policía, lo hubieran detenido al “Kiki” se habría evitado la muerte de la cajera Florencia Cabrera, que tuvo lugar el pasado sábado. “Lo que me dejó mal cuando supe (del asesinato) es que si el jueves hubiera sido fructífero el resultado del allanamiento se hubiera evitado esto tan horroroso que ocurrió el sábado siguiente”, señaló Salvo. La fiscal agregó que no buscó nunca criticar a la Policía, porque no le corresponde. “Hay más conmoción, el femicidio no era menor como para que no hubiera preocupación de la Policía para trabajar. Ahora aumentó porque hay otro delito aberrante, ahora son dos divisiones policiales que lo están buscando”, señaló. La fiscal dijo que “Kiki” “actuaba solo” y no en un esquema preparado como una asociación para delinquir.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.