Katoen Natie denunció campaña mediática en contra suya y del gobierno

La empresa belga se pronunció por primera vez sobre la polémica concesión por 50 años de la Terminal Cuenca del Plata (TCP).

Este martes la empresa de origen belga, Katoen Natie, se pronunció al respecto de la polémica que envuelve al decreto del Ejecutivo que le otorga a la operativa portuaria la extensión de la concesión sobre la Terminal Cuenca del Plata (TCP). Al respecto, al empresa denunció una «fuerte campaña mediática» en la que se realizaron «afirmaciones enteramente erróneas tergiversadas y agraviantes» contra ella y el gobierno.

La empresa sostiene que el acuerdo con el Ejecutivo es transparente y sus detalles son públicos. «No existen en ningún caso, documentos o clausulas reservadas y se ha transparentado todo el proceso», indica el comunicado.

Transparencia y legalidad

Katoen Natie insiste en que de parte del ejecutivo se dieron a conocer «todos los documentos que forman parte del acuerdo entre nuestra empresa y el Estado Uruguayo, así como los decretos que instrumentan los acuerdos» que se alcanzaron.

Asimismo, la compañía denuncia «una fuerte campaña mediática y de entrevistas, realizando afirmaciones enteramente erróneas, tergiversadas y agraviantes para con nuestra empresa como también para las autoridades de gobierno».

En el comunicado se asegura que el acuerdo no solamente puso fin al reclamo «de restablecer la legalidad en los términos del ofrecimiento internacional de Uruguay del año 2001». Además «incluyó importantes nuevas obligaciones de inversión para Katoen Natie, a instancias de una clara posición del Uruguay».

Esta inversión de parte de la empresa es en «aras de consolidar un desarrollo que permita posicionar al Puerto de Montevideo como referente regional en la captación de cargas de trasbordos». Asimismo, este pacto obliga «a una rebaja de tarifas en favor del comercio exterior del país».

«El Acuerdo se inscribe así en la tradición del Uruguay de ser un Estado de derecho y respetuoso del derecho internacional», indica el comunicado. Luego insiste en que «tiene un contenido de alto interés general» dado a que significa «competitividad del puerto y la generación de nuevos puestos de trabajo».

Además, la compañía enfatiza que se trata de «uno de los mayores inversores extranjeros en el Uruguay», sobre todo en el Puerto de Montevideo. Al respecto, asegura que invirtió incluso más dinero por el que se obligó y que esta fue la mayor inversión que recibió el puerto nunca.

Resistencia está en contra del interés social

Por otro lado, en el documento indican que quienes se oponen al acuerdo se oponen «al interés de la sociedad que el propio Estado integra». Y que además lo hacen «en favor de un operador puramente privado (ausente de intereses nacionales)» que no aportó en nada al Puerto.

A su vez, Katoen Natie acusa que dicho operador incurrió en graves conductas que no recibieron sanción aún y que deben investigarse. Resalta que tales conductas violan el régimen portuario general y la ley  general de puertos, así como otras normas que regulan tal actividad.

Asimismo la compañía indica que promueve el diálogo pero se reserva el derecho de actuar legalmente «para defender sus derechos». También exhorta el «cese de agravios, provengan de donde provengan»; los cuales «se vienen registrando de forma reiterada por diferentes actores» que tratan de «instalar un relato apartado de la realidad».

«Por último, queremos reafirmar nuevamente nuestro fuerte compromiso con el Uruguay, con el Puerto de Montevideo, con el Proyecto TCP, con su objetivo de ser centro regional de los trasbordos de la región, en la realización de la inversión más grande de la historia del puerto que ya comenzó y que generará más empleo de calidad y mejor remunerado para todos los trabajadores portuarios y el resto de las actividades formales del puerto de Montevideo», concluye el comunicado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat