Cuando estuvo en ventaja numérica, al equipo del "Memo" le resultó imposible aprovecharloJugar con uno más es una mala noticia para Peñarol

3 229

«Ahora hay que llevárselos puestos». Ese suele ser el primer pensamiento que brota en la mente de los hinchas cuando ven al árbitro mostrarle la roja a un rival.

Y es natural que así sea, pues quedar con un hombre más suele interpretarse como una ventaja inmediata, que genera varias situaciones. Los espacios aumentan, el adversario se repliega y las ocasiones de gol se multiplican. O deberían.

Sin embargo, no a todos los equipos les queda cómodo afrontar parte del partido con una ventaja numérica. Claro ejemplo de ello es Peñarol, que a lo largo del semestre ha padecido, más que aprovechado, las ocasiones en que tuvo un hombre de más.

Una historia repetida

Durante el último mes, el equipo de Diego López estuvo varias veces ante el escenario de tener que imponerse ante un rival disminuido, y nunca pudo aprovecharlo.

El último antecedente está bien fresco: fue en el clásico del domingo pasado, cuando Nacional jugó todo el segundo tiempo con 10 por la expulsión de Gonzalo Bergessio. Sin embargo, no pudo anotar en ese período, ni fue capaz de inclinar la balanza definitivamente en su favor abollando el arco albo.

Lo del fin de semana fue casi un deja vú del miércoles anterior, cuando estaba obligado a ganarle a Flamengo para asegurar su continuidad en la Copa Libertadores. Pero el imprescindible gol no llegó, ni siquiera después de que los cariocas quedaron uno menos porque Pará vio la roja a los 64′.

Remontarse unas pocas semanas más atrás basta para toparse con más antecedentes. El 20 de abril, el mal que aqueja a Peñarol se había presentado ante Cerro.

En ese partido, Pablo Giménez le mostró la roja a Kevin Moreira cuando el reloj marcaba 61′. A partir de entonces, los aurinegros no solo no pudieron marcar, sino que además recibieron un gol: el «Gato» Tancredi puso el 1-1 cuando los «villeros» estaban con 10.

Ante Plaza Colonia, en un partido de la novena fecha jugado el 13 de abril, hubo puntos de contacto con el problema mirasol que dio vida a estas líneas.

La diferencia fue que Peñarol ya estaba arriba en el tanteador cuando Facundo Cabrera fue expulsado a los 69′. La similitud, que el desarrollo del partido no se dio por enterado de la diferencia numérica.

Desde el arranque

El problema de Peñarol lo acompaña desde el comienzo mismo de la temporada. En el primer partido oficial de 2019, la definición de la Supercopa ante Nacional, es prueba de ello.

A los 88′ fue expulsado Santiago Rodríguez, por lo que jugó todo el alargue con un hombre más y, si bien hizo lucirse a Esteban Conde durante unos pocos minutos, luego perdió intensidad, y terminó perdiendo un partido en que tuvo todo para ganar.

Sin lugar a dudas, es un mal en el que Peñarol debe trabajar en lo que resta de la temporada.

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. Atilio dice
    El cuadro del sistema el cuadro que se fundo en 1913 1913 1913 a nivel continental sufre ( son las gallinas de america) porque no reciben los fabores de parte de los referis, es el unico cuadro del mundo que no juega de visitante.son la mentira mas grande,
  2. elcacho dice
    No llamarìa la atenciòn que un equipo juegue tanto partidos, contra equipos que siempre pierden un jugador…? Serà casualidad que el rival siempre tenga que terminar con un hombre de menos…? Que no pueda ganar, bueno, eso està en la capacidad de cada equipo. Pero…(ese pero absurdo) tanttos y tantos partidos con un hombre de mas…? Bueno, por lo menos da para pensar…
  3. alfredo alsamendi dice
    Sin ser manya, las expulsiones de Pará, Moreira y Bergessio fueron inobjetables. Y, es un karma de la mayoría de lo sequipos uruguayos: excusa si pierden en inferioridad numérica, no saben aprovechar la inferioridad numérica de los rivales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.