ENTREVISTAS EN TIEMPOS DE COVID-19Juan Antonio Saraví: “Al momento de jugar el oficio, comedia y drama me seducen por igual”

Un primer actor de la Comedia Nacional se hizo un tiempo para responder a las preguntas de LA REPÚBLICA en el ciclo “Resistencia en el teatro”.

0 244

Un hombre integral de teatro que ha incursionado tanto en Teatro Independiente como hoy, y hace y unos cuantos años, en el elenco oficial de la Comedia Nacional. Poseedor de una vasta cultura y de un gusto por hacer del trabajo de actor, el mejor trabajo. Se sube el telón y le damos paso a Juan Antonio Saraví.

Hay dos facetas no difundidas lo suficiente en tu carrera artística: músico y titiritero. Hablemos de estas dos disciplinas en tu vida

Músico por pasión, pero diletante. Hay que dedicarse mucho para que “rinda” … Piano –las mismas cinco o seis piezas aprendidas a fuego, de memoria, desde hace mucho- guitarra un poco más; pero solfeo incompleto, acordeón de oído, coreuta cada vez que pude. Toco poco. Música de tocadiscos en casa, de chico. Clásica y folclórica. Poco jazz. Conservo piano y guitarra. Mi mejor rato es mirar un concierto en la computadora. Tengo varios links, pero me alcanza y me sobra con Youtube.
Titiritero fue el inicio, liceal, con un compañero de clase que me invitó a unirme. Eran de guante y fabricación propia, al igual que el retablo. “Festival” en Artigas, con el San Martín y otros grandes. Técnica con Mane Bernardo. Inicio “laboral” en cumpleaños infantiles, hasta el 12 de mayo de 1979 que debuté con ellos en un espectáculo con Hugo Blandamuro, que se había enterado de mi (nuestra, con Guillermo Bernengo) actividad por una llamada telefónica ligada. Me sirvió mucho, después entendí (manejo de la voz, el gesto y la palabra, limpieza en el diálogo, malabarismo con las emociones, trabajo de equipo… tanta cosa).

Co-fundador con varios compañeros del Grupo Aquelarre -y destaco en ese grupo a la recientemente fallecida Mariana Trujillo-, cuéntanos el significado de este grupo en tu carrera

Otro “inicio”. Compañeros de EMAD durante 3 años (duración en esa época ’84 a ‘86) creamos inmediata química. Hermanos desde entonces. Igual de viejos que Italia Fausta, el nuestro fue un grupo muy permisivo con los derroteros personales, y no duramos tanto como ellos. Pero fue un semillero de nuestras carreras todas. Actuamos, escribimos, dirigimos, bailamos y cantamos, produjimos, cargamos trastos y cosas, Seguimos juntos.

La Comedia Nacional, Institución a la que perteneces, genera en sus integrantes una seguridad económica diferente a lo que ocurre con el teatro independiente, ¿cómo vives más allá de esto, tu trabajo como integrante de este elenco?

La seguridad económica permite una dedicación total al oficio con la que siempre soñé durante 33 años de Teatro Independiente, pero nunca creí viable hasta alcanzar la jubilación. Me cambió, claro está, la vida. Nos obliga moralmente, ante nuestra propia Ciudad, al propiciarlo con sus privilegios, al mayor rendimiento posible de un creador, en cantidad y calidad. Tengo en el alma, en cada ensayo y cada función, a mis Maestros de la EMAD; todos me precedieron allí. También por eso debería estar a la altura. Así lo vivo.

¿En qué género te sientes más a gusto, drama o comedia? La pregunta viene a cuento porque posees una gracia natural para la Comedia, ¿eso lo sabes verdad?

Seguramente la extroversión del Actor (para cubrir su timidez, muchas veces), trae al payaso consigo. En cada grupo que formé parte. Pero dos cosas me seducen. La risa como respuesta a la comedia es tan palpable en escena como el compenetrado silencio ante la tragedia, pero tal vez la fiesta teatral y su encuentro con el público son más evidentes en la comedia… Me vienen al alma con igual calor las risas con el Marqués de El Misántropo como la energía para con Zoilo en Barranca Abajo. Cada día es más difícil elegir. La comedia es más bienvenida, siempre, pero el público aprecia una buena catarsis con un gran drama, aunque a priori se resista.

¿Hay algún personaje que hayas querido hacer y aún no se te ha dado la oportunidad?

Todos los que puedan tener entre 45 y 60. Con buen maquillaje me atrevo a menos y a más.

La dirección la has ejercido en ocasiones, ¿es una de las vetas del teatro que te gustaría profundizar?

Siempre. En la Comedia somos varios, así que es difícil que me toque seguido… Afuera es difícil por los tiempos extra que requiere. Sigo intentando.

En esta crisis sanitaria que estamos atravesando, el teatro debe reinventarse para seguir funcionando desde otro lugar. Cuéntanos como encaró la CN este desafío

Inmediatamente. Con las herramientas técnicas por suerte disponibles, aún en forma despareja para los integrantes, de acuerdo a la familiaridad de cada uno con la tecnología, ayudados por los traspuntes, con contenidos acordes con nuestra actividad. Como elenco de la Ciudad, además de marcar la presencia de nuestros integrantes artistas en las actuales circunstancias, el objetivo es acompañar el desastre que implica para el movimiento todo del Arte Independiente, manteniendo el vínculo con nuestro público teatrero, alentando el buen uso del tiempo libre, mostrando espectáculos de archivo en las emisiones por Youtube del Teatro Solís, acompañando acciones de la Orquesta Filarmónica y la Banda Municipales.

¿Cómo va a continuar la programación de la Comedia, al momento de retomar las funciones?

Cuando suceda, el plan es retomar inmediatamente con la primera franja del año, que implicó la reposición de La ternura en el Solís, el estreno de Pájaro estúpido, una especie de adaptación de La gaviota de Chéjov de Aarón Posner (sólo estrenó) en la sala Zavala Muniz, y el suspendido estreno de Círculos/Ficciones en Sala Verdi. También esperan tener lugar un espectáculo sobre Mario Benedetti, pronto para giras por los barrios, y Noche de Reyes, adaptada para niños, aunque no habrá temporada especial de vacaciones de Julio.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.