CULTURAJacobo Langsner, el adiós al dramaturgo de la observación social profunda

El creador de la mítica “Esperando la carroza” donde brilló la actriz uruguaya y su amiga, China Zorrilla.

Murió en Buenos Aires a los 93 años de edad un dramaturgo uruguayo que supo hacer brillar su escritura. Considerado una figura atípica del teatro rioplatense, distante de instituciones teatrales, cenáculos literarios o agrupaciones políticas, despreocupado de modas y corrientes estéticas, Langsner era el más “profesional” dramaturgo de la región que vivió de su trabajo como autor porque era el que mejor lo hacía en diálogo y acción dramática, con una visión mundana y certera, Al “ frígido intelectualismo” que se quiso ver en sus primeras piezas, sucedió una inserción cada vez más profunda en su entorno, al tiempo que afinaba sus medios expresivos, su habilidad para idear situaciones dramáticamente rendidoras, aplicando al máximo su oído al lenguaje de nuestras gentes.

De origen rumano, su familia emigró a Uruguay en 1930

Fue considerado uno de los mayores dramaturgos rioplatenses surgidos después de la década del 50. Estrenado tanto en Montevideo como en Buenos Aires, se ha destacado por su labor en teatro, así como por sus libretos para cine y televisión. Su nombre sorprende en 1951 con el estreno de El hombre incompleto (Sala Verdi, Compañía Mecha Bustos). Luego llegaron La rebelión de Galatea, Los ridículos y El juego de Ifigenia que supuso el primer reconocimiento de la crítica, que se ampliará en 1954 con Los artistas (Club de Teatro).
A fines de los 50 Langsner se traslada a Buenos Aires, período en el que trabaja en forma simultánea en ambos márgenes del Río de la Plata. Durante ese período, en 1962, la Comedia Nacional estrena uno de sus títulos más emblemáticos, Esperando la Carroza, en 1974 con dirección de Curi se instaló en el Teatro Circular.
Su consagración definitiva llegará cuando vuelva a Montevideo, con el estreno de El tobogán (Teatro Odeón, compañía China Zorrilla), La Gotera (El Galpón), Un agujero en la pared (Comedia Nacional) y Pater Noster (Teatro Alianza).
En 1975 debe emigrar a Madrid donde trabaja en la televisión española y sueca, hasta 1981 cuando regresa a Montevideo poco antes del retorno a la democracia. Posteriormente se radica en Buenos Aires donde reside hasta el presente. De sus libretos cinematográficos se filmaron Darse cuenta, Malayunta, Sofía, De mi barrio con amor, Besos en la frente y Esperando la carroza.
Para la televisión argentina escribe Obras maestras del terror, Alta comedia, Alguien como usted, Contracara, Atreverse.

Varios premios

La crítica nacional lo reconoció con el Premio Florencio en la Categoría Texto de Autor Nacional por la obra El Tobogán.
En Argentina obtuvo el Premio Argentores en varias oportunidades por su labor en teatro y en cine. Su trabajo como guionista de televisión también fue destacado por Aptra y Argentores.
Recientemente (2019) en Las XVII Regionales de Teatro del Interior se presentó su texto «Barbacoa», por Grupo Teatral El Garage con dirección de Lilette Charbonnier.
Sin dudas fue el dramaturgo que supo captar los entretelones de las familias de clase media con humor, sarcasmo y su proverbial toque dramático en ocasiones muy ajustado.
Observador y crítico de esta sociedad dio al Teatro las mejores pinturas de la decadencia humana.
¡Gracias por todo, gracias por tanto!!!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat