Italia reabre sus fronteras y OMS retoma ensayos clínicos

«El país está volviendo a la vida», expresó el ministro de Asuntos Regionales italiano, Francesco Boccia.

Italia reabrió sus fronteras a los europeos este miércoles en un crucial paso hacia la normalidad tras el vendaval sanitario y económico del coronavirus, informó AFP.

En el terreno científico, la polémica volvió a surgir con el anuncio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que los ensayos clínicos del fármaco hidroxicloroquina se reanudarán, tras haber sido suspendidos para efectuar una revisión de seguridad.

Ese fármaco, derivado de la cloroquina, es objeto de un enconado debate entre los médicos que lo utilizan y que aseguran que ayuda a mejorar el estado de salud de los infectados, y los que señalan que puede tener efectos secundarios graves.

La prestigiosa revista médica The Lancet, que había publicado un estudio de dimensiones mundiales, que desaconsejaba enérgicamente el uso del fármaco, se vio obligada a tomar distancias y admitió que deberá revisarlo, ya que el informe plantea «serias cuestiones científicas».

La pandemia ya ha causado más de 382.000 muertos y ha contagiado a cerca de 6,5 millones de personas en el mundo, según un recuento de la AFP hasta este miércoles.

Italia, primer epicentro de la pandemia en Europa, permite a sus ciudadanos desplazarse libremente entre regiones a partir de este miércoles, y reanudó los vuelos internacionales en al menos tres ciudades importantes: Roma, Milán y Nápoles.

«El país está volviendo a la vida», expresó el ministro de Asuntos Regionales, Francesco Boccia.

Sin embargo, todavía continúan cerradas las fronteras de otros países europeos, un tema que aún debaten los gobiernos.

Italia volvió a pedir el miércoles «reciprocidad» a sus socios.

Los otros socios también reabren

Alemania anunció que pondrá fin a partir del 15 de junio a las restricciones para los viajes turísticos en Europa.

España, con casi 28.000 muertos, levantará la cuarentena para los extranjeros el 1 de julio, y Reino Unido, el más enlutado de Europa con unas 40.000 muertes, se plantea recibir turistas de algunos países considerados como seguros.

En Francia, donde el virus causó más de 29.000 muertos, cafés y restaurantes ya reabrieron y se permite ya viajar a cualquier punto del país.

Pero el rastro de dolor y de crisis económica sin precedentes sigue generando polémicas en Europa.

El gobierno español logró la aprobación de la que será su última prolongación del estado de alarma, hasta el 21 de junio, tras un duro debate en el parlamento.

«No ha sido capaz de salvar vidas, ni ha defendido la economía, ha dejado atrás a miles de personas», le reprochó al gobierno Pablo Casado, líder del opositor Partido Popular.

El caso sueco

El principal responsable de la política de lucha contra el coronavirus en Suecia, el epidemiólogo Anders Tegnell, reconoció que quizás podían haber adoptado una política más estricta.

Suecia no impuso un confinamiento a su población, y hasta ahora ha contabilizado cerca de 4.500 muertos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat